Efecto de las variaciones de la renta en el precio

Efecto de las variaciones de la renta en el precio

Los efectos de las variaciones de la renta y de los precios Hemos visto que la recta presupuestaria depende tanto de la renta como de los precios de los bienes PA y PV. Sin embargo, naturalmente los precios y la renta suelen variar. Veamos cómo afectan esas variaciones a la recta presupuestaria. Las variaciones de la renta ¿Qué ocurre con la recta presupuestaria cuando varía la renta? En la ecuación correspondiente a la línea recta (3.2), vemos que una variación de la renta altera la ordenada en el origen de la recta presupues- taria, pero no altera la pendiente (ya que no varía el precio de ninguno de los dos bienes). La Figura 3.11 muestra que si se duplica la renta (de 80 dólares a 160), la recta presupuestaria se desplaza hacia fuera de L1 a L2. Obsérvese, sin embargo, que L2 sigue siendo paralela a L1. Si el consumidor lo desea, ahora pue- de duplicar sus compras tanto de alimentos como de vestido. Asimismo, si se reduce su renta a la mitad (de 80 dólares a 40), la recta presupuestaria se despla- za hacia dentro de L1 a L3. Las variaciones de los precios ¿Qué ocurre con la recta presupuestaria si varía el precio de uno de los bienes, pero no el del otro? Podemos utilizar la ecuación V  (I/PV) – (PA/PV)A para describir el efecto que produce una variación del pre- cio de los alimentos en la recta presupuestaria. Supongamos que el precio de los alimentos baja la mitad, es decir, de 1 dólar a 0,50. En ese caso, la ordenada en el origen de la recta presupuestaria no varía, aunque la pendiente varía de –PA/PV  –1$/2$  –1/2$ a –0,50$/2$  –1/4$. En la Figura 3.12, obtenemos la nueva rec- ta presupuestaria L2 haciendo girar la recta presupuestaria inicial L1 hacia fuera, en torno a la ordenada en el origen. Este giro tiene sentido, ya que la variación del precio no afecta a una persona que solo consuma vestido y ningún alimento. Sin embargo, una persona que consuma una gran cantidad de alimentos verá aumen- tar su poder adquisitivo. Como el precio de los alimentos ha descendido, la can- tidad máxima de alimentos que puede comprar se ha duplicado. Una variación de la renta (sin que varíen los precios) provoca un desplazamiento de la recta presupuestaria paralelo a la recta inicial (L1). Cuando se incrementa la renta de 80 dólares (situada en L1) a 160, la recta presupuestaria se desplaza hacia fuera a L2. Si la renta desciende a 40 dólares, la recta se desplaza hacia dentro a L3. En cambio, cuando se duplica el precio de los alimentos de 1 dólar a 2, la rec- ta presupuestaria gira hacia dentro a L3, ya que el poder adquisitivo de la perso- na ha disminuido. Una vez más, la subida del precio de los alimentos no afecta- rá a la persona que solo consuma vestido. ¿Qué ocurre si varía tanto el precio de los alimentos como el del vestido, pero de tal forma que no varía la relación entre los dos? Como la pendiente de la recta presupuestaria es igual a la relación entre los dos precios, seguirá siendo igual. La ordenada en el origen de la recta presupuestaria debe desplazarse de tal ma- nera que la nueva sea paralela a la antigua. Por ejemplo, si los precios de los dos bienes bajan a la mitad, la pendiente de la recta presupuestaria no varía. Sin em- bargo, ambas coordenadas en el origen se duplican y la recta presupuestaria se desplaza hacia fuera. Este ejercicio nos indica algo sobre los determinantes del poder adquisitivo del consumidor, es decir, sobre su capacidad para generar utilidad comprando bie- nes y servicios. El poder adquisitivo depende no solo de la renta, sino también de los precios. Por ejemplo, el poder adquisitivo de un consumidor puede duplicar- se, bien porque se duplique su renta, bien porque bajen a la mitad los precios de todos los bienes que compra. Veamos, finalmente, qué ocurre si se duplica todo: tanto el precio de los alimen- tos como el del vestido y la renta del consumidor (esto puede ocurrir en una eco- nomía inflacionista). Como se han duplicado los dos precios, la relación de pre- cios no ha variado y, por tanto, tampoco la pendiente de la recta presupuestaria. Como se ha duplicado el precio del vestido, al igual que la renta, la cantidad má- xima de vestido que puede comprarse (representada por la ordenada en el origen de la recta presupuestaria) no varía. Lo mismo ocurre con los alimentos. Por tan- to, una situación inflacionista en la que todos los precios y los niveles de renta aumenten proporcionalmente no afecta a la recta presupuestaria y, por tanto, tam- poco al poder adquisitivo del consumidor.


Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Efecto de las variaciones de la renta en el precio. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/microeconomia/efecto_variaciones_renta_precio.html

         

Experts Training (2017)