Facores determinantes del precio

Facores determinantes del precio

2.- LA FIJACIÓN DEL PRECIO Las extensiones que el marketing ha incorporado al entendimiento del precio, se traducen en la práctica en tres orientaciones que, normalmente de forma conjunta, rigen la fijación del precio del producto. Estas son: 1. La competencia, la situación en el merado y las actuaciones o reacciones de los competidores reales y posibles 2. Los costes, que en la práctica son tomados como referencia para fijar el precio mínimo al que se ha de vender el producto, y muchas veces como base para el cálculo del mismo 3. La demanda, entendida en el sentido amplio que el comportamiento del consumidor utiliza Teniendo en cuenta estas orientaciones, la empresa adoptará una determinada estrategia en cuyo marco fijará los precios. De hecho, las decisiones sobre precios vienen cuando ocurre algún hecho relativo a la competencia, a los costes o a la demanda. También influye el lanzamiento de un nuevo producto, y aunque en la práctica las tres orientaciones influyen conjuntamente en el marco de fijación de precios, una de ellas suele ser predominante en cada caso. La situación competitiva, en conjunción con los planes estratégicos de la empresa señala en muchos casos la fijación de precios, pero tendrán que tomarse entonces en consideración todas las ventajas competitivas de la empresa. Si existen tales ventajas competitivas, el oferente fijará precios más altos que los de la competencia (precios primados), pero a veces fijan precios más bajos precisamente porque una ventaja competitiva en costes de producción lo permite. Cuando no existen esas ventajas y la competencia en el mercado es fuerte, o numerosos los competidores, lo usual es que los precios fijados sean similares a los vigentes en el mercado, es decir, aquellos que se hacen iguales a los costes marginales de los oferentes. No obstante, a veces las estrategias generales de la empresa se alejan de las de maximización del beneficio: se decide bajar el precio por debajo del de mercado con el fin de aumentar las ventas, bien para ganar cuota de mercado a corto plazo, bien para aprovechar mejor la capacidad productiva instalada, y si el resto de los competidores reaccionan con reducciones en el precio la situación final es una guerra de precios. Hay situaciones competitivas marginales, en los que hay que ofrecer el mejor precio con respecto a la competencia para ganar cierto concurso o licitación, normalmente en la contratación pública. Son situaciones relativamente simples en las que los factores a tener en cuenta son solo dos: el precio ofrecido y los costes de producción.

1. MÉTODOS DE DETERMINACIÓN DEL PRECIO A la hora de fijar el precio, las empresas han de hacerlo estratégicamente, coordinando las actividades financieras, de marketing y de mercado de tal manera que los precios sean fijados de forma rentable. Cobrar demasiado, puede suponer la pérdida de compradores potenciales y cobrar poco, en algunos casos supondrá la pérdida de los beneficios necesarios para poder mantener correctamente su actividad productiva. 3.1 EN FUNCIÓN DE LOS COSTES Consiste en sumar al coste de cada producto un margen de beneficio. El principal problema es la dificultad de calcular el coste unitario del producto antes de establecer su precio, ya que los costes unitarios cambian dependiendo del volumen producido. Lo correcto no es fijar los precios en función de los costes, sino del valor, de una manera activa. El precio se fijará en función de las estimaciones del valor del producto y de la cuota de mercado que la empresa espere obtener, teniendo en cuenta al resto de los competidores. De esta manera la empresa incurrirá en costes para desarrollar productos cuyos precios puedan fijarse de forma rentable, dado el valor considerado por los clientes (el método más utilizado). 3.2 EN FUNCIÓN DE LA DEMANDA En ocasiones las empresas cometen el error de fijar el precio del producto en función de lo que los consumidores están dispuestos a pagar, lo cual permite cumplir los objetivos de ventas, pero reduce la rentabilidad a largo plazo. Además hay que tener en cuenta que pocas veces los compradores son sinceros respecto a lo que están dispuestos a pagar, y si se trata de un producto innovador estos no conocen el valor del producto, por lo tanto ni el precio del mismo. 3.3 EN FUNCIÓN DE OBJETIVOS DE VENTAS El precio se fijará para alcanzar unos determinados objetivos de ventas, ya que cuanto mayor sea la cuota de mercado, mayores serán los beneficios. El error está en reducir el precio para poder alcanzar una cuota de mercado sin tener en cuenta la valoración del producto por parte de los clientes. Además la reducción de precios permite obtener a corto plazo cierta ventaja competitiva, pero a costa de perder permanentemente rentabilidad. El precio se fijará para alcanzar unos determinados objetivos de ventas, ya que cuanto mayor sea la cuota de mercado, mayores serán los beneficios. El error está en reducir el precio para poder alcanzar una cuota de mercado sin tener en cuenta la valoración del producto por parte de los clientes. Además la reducción de precios permite obtener a corto plazo cierta ventaja competitiva, pero a costa de perder permanentemente rentabilidad. La fijación de precios ha de encontrar la combinación de cuotas de mercado y márgenes que maximicen la rentabilidad a largo plazo. Puede ocurrir que el precio que más rentabilidad proporciona es el que limita en gran parte la cuota de mercado respeto a los competidores (por ejemplo, si Rolls Roice redujeran el precio obtendrían mayor cuota de mercado, pero perderían la rentabilidad y posición de éxito de marca) 1.4 FIJACIÓN ESTRATÉGICA DEL PRECIO La búsqueda y aprovechamiento de las sinergias entre las necesidades del consumidor y las capacidades de la empresa, se denomina fijación estratégica de precios, y es la que proporciona mayor valor. Una empresa ha de fijar el precio de sus productos para conseguir beneficios. La Sección I engloba a todos los factores que forman puntos de partida para la fijación estratégica de los precios. Las tres flechas que se dirigen de la Sección I a la Sección II constituyen información de partida para seleccionar los segmenos obtetivo y los objetivos de precios establecidos previamente en la Sección II. La Sección III muestra la aplicación táctica de las decisiones de la fijación de precios y conlleva la coordinación de la distribución y la comunicación al mercado, con el fin de respaldar los objetivos de precios establecidos en la Sección II (por ejemplo, si el objetivo es fijar y mantener precios reducidos, la distribución no debe causar costes excesivos, y la comunicación al mercado debe restar importancia a todo excepto al precio) La fijación de precios obliga a la empresa a establecer una disciplina financiera sobre las decisiones tanto de marketing como de ventas, una empresa debe tener los consumidores satisfechos siempre y cuando sea coherente con su posición competitiva en el mercado y sea complementaria con sus objetivos.

Condicionantes de la fijación de precios - Marco legal. - Mercado y competencia. - Objetivos de la empresa. - Múltiples partes interesadas. • Intermediarios. • Accionistas. • Trabajadores. • Proveedores. • Acreedores. • Organizaciones de consumidores. - Elasticidad cruzada. - Interacción entre los instrumentos comerciales. - Costes y curva de experiencia del producto. • Ciclo de vida del producto.

Métodos de fijación de precios - Basados en los costes. • Método del coste más margen. • Método del precio objetivo. (Punto muerto). - Basados en la competencia. - Basados en el mercado.

2. PRECIOS Y COSTE Fijar los precios no tiene relación directa con los costes. Los costes nos sirven para ver la probabilidad de futuro de nuestro negocio, si el precio es el adecuado para cubrir esos costes. Los tipos de costes son: 1. Costes directos. 2. Costes indirectos: tiene la problemática de que cantidad de coste asignamos a cada producto. 3. Costes generales: deja de ser en su totalidad obetivo y pasa a ser meramente subjetivo. 4. Costes fijos. 5. Costes variables. Existe también diferencia entre los costes que representa desembolso y los que no. Planteamientos: 1. Precio que maximiza el beneficio. B= I – CT = x * Px – (Cf + Cv) - Vendiendo al máximo precio posible - Intentar el mínimo costes Existen dos problemas, que se explota al consumidor y no hace caso a otras variables que pueden influir en el mercado. Muy pocas empresas conocen su función de costes. 2.Precio para Recuperar costes Objetivo del precio: cada producto debe soportar la parte de coste que le corresponda. La empresa estará dispuesta a vender a partir del precio que cubre los costes variables El precio al que podemos vender dependerá de los precios de la competencia, no podemos alejarnos del precio de la competencia, de los consumidores, del precio al que estén dispuestos a comprar. Por tanto, el precio de venta será una mezcla de los dos precios, un precio que este de acuerdo con la competencia y que los consumidores estén dispuestos a comprar. La contribución de los beneficios es la diferencia entre los ingresos y los costes variables. Nos sirve para cubrir gastos fijos y obtener beneficios. 3. Punto de equilibrio. El punto de equilibrio se alcanza cuando la contribución a los beneficios permite pagar los costes fijos. Contribución unitaria a los beneficios = precio- costes variables totales. Punto de equilibrio = costes fijos / contribución unitaria. ( numero de unidades que tengo que fabricar y vender) 4. Beneficios y punto de equilibrio Las empresas grandes suelen marcar beneficios sobre capital o inversión, para calcular el punto de equilibrio añaden los dividendos o remuneración a los costes fijos. Las pequeñas empresas suelen establecer los beneficios sobre ventas, para calcular el punto de equilibrio añaden al coste variable la remuneración por unidad, incorporan ese beneficio que quieren dar a los costes variables. 5. Punto de equilibrio varios productos Empresa multiproducto: existen procedimientos para establecer un punto de equilibrio equilibrado, que será la unión de los distintos puntos de equilibrio de los distintos productos. Curva de experiencia, los costes disminuyen en un tanto por ciento cuando se dobla el producto aumentando la producción. 3. PRECIOS Y DISCRIMINACION Un porcentaje de los beneficios van a parar a fabrica y el resto se dividirá entre los diversos canales de distribución. Si una empresa opta por no utilizar los canales y suministra al publico ella misma sus productos se incrementaran los costes. - El canal de distribución financia los productos - La tienda vende nuestro producto y los de la competencia - Si no usamos canales de distribución habrá que llegar a los consumidores y no te ahorras costes porque necesitas agentes distribuidores. 4. PRECIOS Y DEMANDA El precio máximo será el precio que el consumidor esta dispuesto a pagar. El precio mínimo será aquel que cubra costes, márgenes de beneficios, etc. Percepción del consumidor. Esta se basa en los gustos, deseos y motivaciones del consumidor. La percepción del valor se divide entre la satisfacción recibida y el sacrificio Esfuerzo de Marketing Tratar de desplazar la curva de demanda hacia la derecha, incrementar la demanda conservando el precio. Demanda real: - A medida que baja el precio aumenta la demanda hasta que llega a un punto que empieza a disminuir la demanda. - En la curva de demanda escalonada podemos comprobar que necesariamente un incremento brusco del precio produce un incremento de la demanda. Cuando aumenta el esfuerzo del marketing, aumenta la curva de demanda pero llega un momento en que por mas que aumentemos el esfuerzo la demanda no aumenta porque ya hemos convencido a todos los consumidores. Si seguimos gastando mas en esfuerzos conseguiremos hasta disminuir la demanda porque nos convertimos en pesados y emocionalmente modifica al sentimiento del consumidor cuando esto sucede la gente adopta una reacción negativa. Esta curva no arranca del origen porque una empresa sin hacer gasto tiene una demanda. Métodos de investigación Investigamos por 3 métodos básicos: 1. Encuestas. El precio no es una pregunta valida porque es un dato relativo. Obtener información sobre cantidades que el consumidor compraría a distintos precios. El problema es la representatividad. 2. Experimentación. En las compras reales inciden otros factores. 3. Mercado piloto. Hacer una prueba en el mercado con un precio.

2.- LA FIJACIÓN DEL PRECIO Las extensiones que el marketing ha incorporado al entendimiento del precio, se traducen en la práctica en tres orientaciones que, normalmente de forma conjunta, rigen la fijación del precio del producto. Estas son: 1. La competencia, la situación en el merado y las actuaciones o reacciones de los competidores reales y posibles 2. Los costes, que en la práctica son tomados como referencia para fijar el precio mínimo al que se ha de vender el producto, y muchas veces como base para el cálculo del mismo 3. La demanda, entendida en el sentido amplio que el comportamiento del consumidor utiliza Teniendo en cuenta estas orientaciones, la empresa adoptará una determinada estrategia en cuyo marco fijará los precios. De hecho, las decisiones sobre precios vienen cuando ocurre algún hecho relativo a la competencia, a los costes o a la demanda. También influye el lanzamiento de un nuevo producto, y aunque en la práctica las tres orientaciones influyen conjuntamente en el marco de fijación de precios, una de ellas suele ser predominante en cada caso. La situación competitiva, en conjunción con los planes estratégicos de la empresa señalan en muchos casos la fijación de precios, pero tendrán que tomarse entonces en consideración todas las ventajas competitivas de la empresa. Si existen tales ventajas competitivas, el oferente fijará precios más altos que los de la competencia (precios primados), pero a veces fijan precios más bajos precisamente porque una ventaja competitiva en costes de producción lo permite. Cuando no existen esas ventajas y la competencia en el mercado es fuerte o numerosos los competidores, lo usual es que los precios fijados sean similares a los vigentes en el mercado, es decir, aquellos que se hacen iguales a los costes marginales de los oferentes. No obstante, a veces las estrategias generales de la empresa se alejan de las de maximización del beneficio: se decide bajar el precio por debajo del de mercado con el fin de aumentar las ventas, bien para ganar cuota de mercado a corto plazo, bien para aprovechar mejor la capacidad productiva instalada, y si el resto de los competidores reaccionan con reducciones en el precio la situación final es una guerra de precios. Hay situaciones competitivas marginales, en los que hay que ofrecer el mejor precio con respecto a la competencia para ganar cierto concurso o licitación, normalmente en la contratación pública. Son situaciones relativamente simples en las que los factores a tener en cuenta son solo dos: el precio ofrecido y los costes de producción.

1.1. Las consideraciones adicionales sobre los costes. Con mucha frecuencia se fija el precio tomando como base el coste total del producto expresado en términos unitarios: precio por unidad de producto. A ese coste se le añade el beneficio unitario que se quiere obtener obteniéndose el precio final. Fijar el precio por este método supone obviar las relación microeconómica entre precio y demanda, en el equilibrio que se da cuando ingresos marginales se igualan a costes marginales. Otro método que no tiene en cuenta las condiciones de equilibrio es el de “punto muerto” o “umbral de rentabilidad”. Consiste en calcular el volumen de ventas necesario para que, dada la función de costes totales, los ingresos derivados de las mismas igualen los costes totales correspondientes.--> “volumen de punto muerto”. P x Xpm = CF + Cv* x Xpm Donde: P = precio Xpm = volumen de ventas del punto muerto CF= costes fijos Cv* = costes variables unitarios. El método del “punto muerto” supone asumir que los costes variables con constantes, cosa que no siempre es así  Ignora la función de demanda de la empresa o supone que el mercado en el que actúa es de competencia perfecta y por tanto la función de demanda para cualquier oferente es una recta con valor constante igual al precio. El método del “punto muerto” sirve también para calcular el precio al que se debe vender una cantidad prefijada X de producto si se quiere tener un determinado beneficio B. Pe x X = CF + Cv* x X + B Despejando Pe = Cv* + (CF+B)/X 1.1. Las consideraciones adicionales sobre la competencia Lo usual es que las empresas a la hora de fijar precios tengan también en cuenta las decisiones de los demás sobre los precios para fijar el del propio producto. Existe cierta interdependencia estratégica entre los concurrentes en un mercado. La reacción ante las estrategias de los otros tiene lugar sobre todo en la competencia monopolística y en el monopolio, siendo ajena a la competencia perfecta. • En competencia monopolista las estrategias de precios de cada competidor afectan siempre al resto de los oferentes. Por tanto, el poder de mercado de cada competidor monopolista es muy sensible a las estrategias de precios seguidas por los demás; y más sensible cuanto más próximos sean los posicionamientos de los competidores en el mercado. Cualquier estrategia de la competencia que intente alterar dicho estado de cosas originará reacciones por parte de aquella empresa que observa una alteración negativa de su demanda. • En mercados ologopolistas hay diferentes situaciones posibles: o A) Cada oligopolista maximiza sus beneficios sobre la decisión de producción sobre el resto de las empresas, eligiendo cada empresa el nivel óptimo de producción que las otras esperan que produzca. En este caso a ninguno de los oligopolistas le interesa variar su producción una vez que descubre la decisión que han tomado lo otros. A esta solución se le llama equilibrio de Cournot. Se da en industrias en las que ajustar la cantidad producida y ofrecida es difícil a corto plazo, y es más conveniente decidir primero la cantidad a ofrecer y dejar que la demanda fije el precio para ese total de oferta producido. o B) Los oligopolistas fijan el precio (que ha de ser único, ya que no hay estrategias de diferenciación del producto) y dejan que los demandantes determinen la cantidad total ofrecida por los oferentes. Cada oligopolista para tomar sus decisiones, supone que los demás no van a variar a su vez las suyas una vez adoptadas. Se demuestra entonces que todos y cada uno de los oligopolistas terminará fijando el precio que será de equilibrio igual a su coste marginal. Se da en industrias en las que es fácil ajustar las cantidades ofrecidas y producidas. A esta solución se le llama equilibrio de Bertrand. o C) Otra solución del oligopolio se obtiene suponiendo que la situación de la industria oligopolista es tal que uno de los competidores se ha convertido en líder de la misma, de modo que sus estrategias de precios son tomadas como guía por el resto de las empresas del oligopolio (seguidores). En este caso el precio surge como consecuencia directa de la actuación del líder en combinación con la demanda agregada, pero ha de incluir en la planificación de su decisión lo que harán los seguidores. o D) Los oligopolistas forman un cartel o acuerdo para fijar precios o lo niveles de producción conjuntamente, de modo que se maximice el beneficio total de la industria, repartiéndose entre los miembros del cartel. El problema del oligopolio se reduce a uno de monopolio. En este caso el incumplidor que baje el precio o oferte más cantidad de la de su cuota aumenta los sus beneficios. Los beneficios acaban siendo menores cuando se traiciona el acuerdo. Las estrategias de precios en oligopolio dependen de la situación presente y de las de largo plazo. Las estrategias de precios a la baja tienen como fin el disuadir de la entrada a nuevos competidores en el mercado. 1.2. Las consideraciones adicionales sobre la influencia del precio en la demanda 1.2.1. Consideraciones sobre los precios y la renta Tras una variación en la demanda debido a un cambio en el precio se producen dos efectos. • Efecto sustitución. Del producto que ha variado su precio en relación con el resto de las mercancías. • Efecto renta. Debido a que la renta real de que dispone el sujeto también varía cuando cambia el precio del producto. Hay que destacar la utilidad que en Marketing tiene el conocimiento de que tras la medida convencional de la elasticidad demanda-precio hay la agregación de los dos efectos, renta y sustitución. En ocasiones la demanda de una de las marcas concurrentes en un mercado desciende cuando decide disminuir su precio, esto se puede explicar porque segmentos del mercado no aprecien que es un buen sustituto de otras o porque se considere como un bien inferior. Esta última situación puede producirse, por ejemplo en situaciones de competencia monopolística en que exista una fuerte diferenciación del producto entre las diversas marcas. En un bien normal (o de lujo) el descenso del precio en el producto puede ser percibido por los compradores como pérdida de significado del precio como indicador de nivel social (efecto Veblen), o como indicador de la calidad del producto. 1.2.2. Consideraciones sobre las relaciones con las otras variables comerciales. Una elevación del precio puede inducir cambios en las preferencias de todos los compradores, o de segmentos del mercado importantes, que se traduzcan a su vez en un cambio (desplazamiento de la curva) de la función de demanda-precio. Puede, pongamos por caso, ocurrir que los segmentos del mercado formados por individuos con rentas superiores a cierto nivel sean especialmente sensibles al precio como indicador de la calidad del producto y que por tanto perciban el aumento del precio como un indicador de una mayor calidad del producto. En tal caso, y en contra del comportamiento estándar, el aumento del precio causaría un aumento a corto plazo de la demanda en dichos segmentos. El efecto será más apreciable cuanto: • Mayor sea el valor del precio como indicador de la calidad. • Mayor sea la elasticidad de la demanda con respecto a la calidad. • Mayor sea la demanda potencial del segmento o segmentos en los que el mecanismo inducido a través de la calidad se produce. A estos comportamientos atípicos, desde el punto de vista del análisis microeconómico básico, suelen denominarse efectos psicológicos del precio. Así, una elevación del precio puede provocar, a corto plazo, un incremento de la demanda si un gran número de individuos o segmentos del mercado la interpreta como indicio o antecedente de un proceso alcista con posteriores subidas adicionales. En Marketing, han de conocerse las funciones de respuesta de la demanda al precio (es decir las correspondientes funciones de demanda-precio y las elasticidades demanda-precio), y al resto de las variables comerciales, en cada uno de los segmentos relevantes del mercado. La segmentación será tanto más eficaz cuanto más intensamente se recurra, en la elección de los criterios básicos de segmentación, a criterios específicos del comportamiento de compra, antes que a criterios generales. 15.1. Factores que influyen en la fijación de precios La fijación de precios lleva consigo el deseo de obtener beneficios por parte de la empresa, cuyos ingresos vienen determinados por la cantidad de ventas realizadas, aunque no guarde una relación directa con los beneficios que obtiene, ya que si los precios son elevados, los ingresos totales pueden ser altos, pero que esto repercuta en los beneficios dependerá de la adecuada determinación y equilibrio entre las denominadas «áreas de beneficios». Por tanto, una política de precios racional debe ceñirse a las diferentes circunstancias del momento, sin considerar únicamente el sistema de cálculo utilizado, combinada con las áreas de beneficio indicadas. Para una más fácil comprensión indicaremos que estas áreas quedan dentro de un contexto de fuerzas resumidas en: • Objetivos de la empresa. • Costes. • Elasticidad de la demanda. • Valor del producto ante los clientes. • La competencia. 15.1.1. Objetivos de la empresa Normalmente, la fijación de los precios está en interacción con otros elementos del marketing mix, tales como objetivos de distribución, de publicidad, financieros, y que son: • ¿Se persigue un incremento a corto plazo a costa de la tasa de penetración? • ¿Se desea dar prioridad a un producto concreto de la gama y provocar la obsolescencia de otros? • ¿Se quiere una penetración rápida en el mercado y frenar posibles competidores? 15.1.2. Costes Suponen la determinación de unos límites inferiores por debajo de los cuales no se debe descender, so pena de poner en peligro la rentabilidad del negocio. A no ser que, perjudicando esta rentabilidad, la empresa desee que el precio juegue un papel estratégico, y ¿cómo? A través de: • Penetración rápida en el mercado. • Conseguir establecer relaciones con un nuevo cliente o nuevos segmentos. • Conseguir experiencia atendiendo a la demanda y capacidad de producción, en relación con la competencia. 15.1.3. Elasticidad de la demanda Es el conocimiento del grado de sensibilidad de la venta de un producto, entre cambios experimentados por alguno de los distintos factores internos que actúan sobre ella. Su análisis aportará información sobre posibles oscilaciones en el volumen de ventas de un producto, cuando el precio varía en un determinado porcentaje o cuando se incrementa un presupuesto como, por ejemplo, el de publicidad. 15.1.4. Valor del producto en los clientes Para establecer una política de precios es preciso un buen conocimiento de los comportamientos de compra de los clientes, del valor que para ellos representa el producto vendido y su traducción en el «precio», así como la imagen que se tenga de ellos. No se venden productos, sino «contribuciones a la actividad del cliente». Esta percepción depende, como hemos dicho anteriormente, de factores objetivos y subjetivos y permite la práctica de precios diferenciados, atendiendo al valor atribuido al producto por los diferentes segmentos del mercado. 15.1.5. Competencia Las empresas, además de considerar otros factores, establecen sus precios en función de las acciones o reacciones de la competencia. Temas como el alza o baja de precios alcanzan su importancia estratégica en función de las posibles reacciones de los competidores y productos sustitutivos y de la elasticidad de la demanda. Se puede señalar, por tanto, que los factores de fijación de precios pueden clasificarse de la siguiente forma: • Factores internos: – Costes de fabricación más costes. – Cálculo del punto muerto. – Rentabilidad capitales invertidos. • Factores externos: – Elasticidad demanda/precio. – Valor percibido por el cliente. – Competencia.
    • El marco legal:
      Se tiene que tener en cuenta que el Estado puede influir o incluso determinar el precio de un determinado producto
    • La estructura competitiva del mercado
      • Los objetivos de la empresa:
        Dependiendo de si la empresa pretende situarse en el mercado mucho o poco tiempo puede determinar los precios
    • El programa de marketing mix
    • Múltiples partes interesadas:
      • Competidores:
        Si se suben los precios la competencia reaccionaría a las variaciones de los precios
      • Intermediarios:
        Si se aumenta el precio los intermediarios querrán aumentar sus beneficios
      • Accionistas y trabajadores:
        Si se aumentan los precio los accionistas querrán aumentar sus dividendos
        Trabajadores:
        Si se aumenta el precio los trabajadores querrán mejoras salariales
      • Proveedores:
        Si se suben los precios también quieren que aumenten sus beneficios
        Si se bajan los precios estos se preocuparan por la situación de la empresa por una posible insolvencia
      • Acreedores:
        Si se suben los precios también quieren que aumenten sus beneficios
        Si se bajan los precios estos se preocuparan por la situación de la empresa
      • Directores departamentales
      • Organizaciones de consumidores y usuarios
      • Sociedad en general
        La demanda
        Interdependencia de la demanda de los productos
      • Los costes:
        Estructura de costes
        • Conceptos de coste:
        • Coste y nivel de producción:
        • Coste y producción acumulada:
        • El ciclo de vida del producto




Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Facores determinantes del precio. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/marketing_operativo/factores_determinantes_del_precio.html

         

Experts Training (2017)