Técnica legislativa y metodológica de estudio del IVA


La técnica legislativa empleada en el IVA lo hace un impuesto complejo para su comprensión y estudio.
Dispone de un régimen general y ocho regímenes especiales, de los cuales cinco son voluntarios (Simplificado; agricultura, ganadería y pesca; bienes usados, antigüedades, objetos de arte y de colección; servicios prestados vía electrónica; y grupos de entidades) y tres obligatorios (oro de inversión; agencias de viaje, recargo de equivalencia).
Sin embargo, su complejidad no radica exclusivamente en este amalgama de regímenes existentes. El IVA, a diferencia de otros grandes impuestos como el IRPF o el Impuesto sobre Sociedades, no es un impuesto lineal, que pueda ser estudiado y comprendido con facilidad siguiendo artículo por artículo su regulación; mas al contrario, su dificultad se agudiza si pretendemos abordarlo de esta forma.
La técnica legislativa utilizada en el régimen general del IVA expone de forma singular y consecutiva cada uno de los elementos del tributo, de forma similar a como ocurre con el resto de figuras tributarias vigentes. No obstante, la diferencia radica en que establece tres hechos imponibles diferenciados, con una regulación distinta en gran parte de sus elementos configuradores, lo que convierte el método anterior en su sistema poco recomendable para el estudio del impuesto.
Para facilitar la comprensión del IVA, vamos a realizar un exposición independiente de cada hecho imponible, -entregas de bienes y prestaciones de servicios, adquisiciones intracomunitarias e importaciones-, para posteriormente tratar los elementos comunes del régimen general del tributo.
Ahora bien, la complejidad de este impuesto se agrava aún más debido al mecanismo plurifásico de liquidación, basado en la técnica de repercusión-deducción. Esta configuración del IVA provoca que algunas partes solo pueden ser entendidas si quien se enfrenta a ellas conoce los aspectos esenciales del marco regulador de las deducciones. Nos referimos a las exenciones y a los autoconsumos u operaciones asimiladas a las entregas de bienes y a las prestaciones de servicios.
Por ello, y sin perjuicio del estudio en profundidad que realizaremos en el capítulo cuarto, hemos considerado oportuno tratar los aspectos esenciales del régimen de las deducciones en este capítulo introductorio.
También hemos creído adecuado exponer en éste las distintas modalidades de exenciones en el IVA atendiendo a los efectos que provocan en el régimen de deducciones del sujeto pasivo que las aplica, analizando su impacto final sobre el precio final que pagará el consumidor por el producto según la fase del proceso de distribución en la que se presenten. Este enfoque analítico se complementa con el estudio pormenorizado de los supuestos exentos previstos para cada hecho imponible y tratados en los capítulos segundo y tercero, centrados en los requisitos necesarios para que resulte aplicable.
De igual modo, hemos abandonado el criterio clásico de tratar los autoconsumos al estudiar el hecho imponible de las entregas de bienes y de las prestaciones de servicios. A nuestro juicio, la correcta comprensión de esta parte del impuesto no solo requiere conocer previamente los principios inspiradores del régimen de las deducciones, circunstancia que podría considerarse cumplida a tenor de lo expuesto sobre las mismas en este capítulo introductorio, sino que además, debido a que afecta a múltiples elementos del tributo (hecho imponible, supuestos de no sujeción, devengo, base imponible y las propias deducciones), se hace recomendable tratar su regulación unitariamente.
Por este motivo hemos considerado pertinente posponer su estudio al último tramo del impuesto.


Filosofía

Inicio

Descartes





Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.