San Pablo

1.1 San Pablo Principal punto de ruptura: Idea de reconciliación con Dios. Los rabinos no hacían concesiones a Dios, en el día de la salvación, pero los seguidores de JC interpretaron que esta redención era una suerte de "purga" algo que exigía un sacrificio a cambio. La doctrina de redención fue sistematizada por Saulo de Tarso. Saulo gozaba de la ciudadanía romana. Tarso era una ciudad de intercambio cultural por lo que se supone que conoció en los círculos intelectuales los cultos histéricos relacionados con la inmortalidad personal por medio de un dios muerto y resucitado, aunque no hay pruebas de su iniciación. Saulo viaja a Jerusalén con ánimo de formarse en el fariseísmo más rígido de la escuela de Gamaliel. Como buen ortodoxo farisaico emprendió una batalla muy dura contra los "cristianos" (todavía en su fase primitiva3) de Palestina. Se suele decir que Saulo, había perseguido de forma más cruel y determinada a los cristianos de los que estos lo serían después (claro que en este dicho olvidamos a Nerón, Calígula, Marco Aurelio...etc.). Los cristianos predicaban a diestro y siniestro la resurrección de Cristo. Esta doctrina era el tema principal de la predicación. Se les acusó de intentar cambiar la ley de Moisés y se ajustició a Esteban (converso judío griego) que se convirtió así en el primer mártir. Saulo aprobó esta muerte. Su conversión al cristianismo ocurrió durante un viaje a Damasco, que emprendió para capturar cristianos. Saulo mantuvo que su conocimiento de la fe cristiana le fue revelado por el mismo Jesucristo (anécdota de la ceguera), que tras su conversión se fue a predicar a Arabia. De este modo el más encarnizado enemigo del cristianismo pasó a convertirse en su mayor difusor.


Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.