Relaciones interreligiosas

Relaciones interreligiosas.

Son numerosos los intentos de unir las religiones sea para dar un mensaje común, sea en congresos o foros que intentan seguir el modelo de las Naciones Unidos, en cuya órbita de influencia varias de ellas se mueven. En la mayoría de los casos, se está más bien ante reuniones de figuras de mayor o menor relevancia que como representaciones institucionales de las grandes iglesias y confesiones. Citamos entre estas iniciativas al Parlamento Mundial de las Religiones, reunido por primera vez en Chicago en 1893, United Religions, Temple of Understanding (creado en 1960 por iniciativa de Julliet Hollister, alentada por Albert Schweizer y Eleonor Roosevelt, que se define como “una organización interfe global” y aspira a ser “una ONU espiritual”). En 1968 se reunió la Conferencia Mundial sobre Religión y Paz en Nueva Delhi, con motivo del centenario del nacimiento de Mahatma Gandhi, a la que siguieron otras similares periódicamente. Con motivo del milenio, se intentó realizar una cumbre interreligiosa en Nueva York auspiciada por la ONU, con resultados modestos porque difícilmente se escapa a la política: la participación del Dalai Lama fue prácticamente vetada por la República Popular China. En estas conferencias tienen activa participación representantes de otras religiones, además de las monoteístas, el budismo, el shintoismo, la Fe Baha´i, el zoroastrismo, entre otras. La Iglesia Católica, sin integrar estas organizaciones, suele tener presencia en sus encuentros.
De los encuentros de Asís, recordamos el impacto que tuvo el primero de ellos como testimonio de oración por la paz, y del llevado a cabo el 24 de enero de este año 2002, el decálogo elaborado por los dirigentes religiosos allí reunidos. Los encuentros “Hombres y Religiones” de la Comunidad de Sant´Egidio, constituyen un seguimiento de Asís. Puedo aportar mi propia experiencia en los realizados en Florencia y Roma, en los que estuvieron personalidades tales como los cardenales Cassidy, Glemp, Martini y Echegaray, el rabino francés Samuel Sirat, los ex presidentes Lech Walesa, Mario Soares y Corazón Aquino, el historiador Jean Daniel, entre muchos otros de pareja importancia. Como culminación de estas jornadas, cada confesión se reúne a orar en un recinto diferente y luego todos confluyen a un lugar central de cada ciudad para un llamamiento por la paz8. Ciertamente es destacada la acción del movimiento de los Focolares, con su promoción del “diálogo de la vida”. Chiara Lubich ha sido distinguida en numerosos ámbitos y ha sido escuchada en lugares como la mezquita de Harlem, en los Estados Unidos o en nuestra Universidad de Buenos Aires.



Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.