El culto a los craneos

El culto a los cráneos

En 1939 se hizo un descubrimiento sorprendente: en una cueva del mote Nirceo se encontró un cráneo colocado dentro de un círculo de piedra. Esta disposición hace suponer que se trataba de un enemigo cuya cabeza cortada se exhibía como trofeo. La posibilidad de que el cerebro fuese extraído y comido para absorber sus cualidades no sería demasiado extraña. No es la única muestra, la afición a conservar cráneos se extiende desde china hasta Europa, hay cultos similares entre muchas de las tribus polinésicas, por no hablar de pueblos precolombinos o Africanos verían hacerse trabajos una vez que se domina el temario del programa. Y siempre deberán hacerse ateniéndose a una metodología correcta que, se supone, el alumno ya conoce.



Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.