Doctrina del Budismo

"Las cuatro nobles verdades"

Buda es hijo de su tiempo y de su cultura. En el "Sermón de las Cuatro Verdades" (centro del Budismo) usa la metodología tradicional de un médico indio. Diagnóstico, busca del origen de la enfermedad, curación y terapia que debe seguir el paciente. Buda se presenta así como un médico universal para curar la enfermedad que aqueja a la humanidad:
Parte doctrinal:
  • El dolor y el sufrimiento (primera verdad)
  • Cuya causa es el "ansia de vivir" y de gozar (segunda verdad)
  • La curación consiste en el cese de esta ansia (tercera verdad)

  • Parte práctica:
    La terapia a seguir será el "óctuplo camino" (cuarta verdad).
    Primera verdad: "DUKKA" (Todo es dolor...)
    El dolor, el sufrimiento, la imperfección es "Dukka". El dolor lo invade todo y es universal. No niega la existencia de felicidad sino que ella es impermanente y por lo tanto está incluida en el dolor ("Dukka"). El hombre en este estado de sufrimiento debe liberarse de dicho dolor (del dolor físico, vejez, enfermedad, preocupaciones de la vida...; del dolor del cambio: la felicidad pasajera...; del dolor del egoísmo...)
    El dolor minimiza al hombre y lo destruye. Es la causa de toda la infelicidad. Ahí radica la fuente. Quien se da cuenta de todo eso se da cuenta de que todo le habla de frustración, todo es "Dukka".
    "Ahora, ¡oh, bhikkhus!, esta es la noble verdad que se refiere al sufrimiento: el nacimiento va acompañado de dolor, la destrucción es dolorosa, la enfermedad es dolorosa, la muerte es dolorosa.
    La unión con el desagradable es dolorosa, dolorosa la separación del agradable; y cualquier deseo ardiente que no ha sido satisfecho, también es doloroso. En suma, las condiciones corporales que surgen de la adhesión, son dolorosas.
    Esta es pues, ¡oh bhikkhus!, la noble verdad respecto al sufrimiento" (Mahavagga I ,449)
    Segunda verdad: "TAÑHA" (El ansia o sed de vivir...)
    "Tañha" es el ansia de vivir (el deseo, el apego por los placeres de los sentidos, la codicia de riqueza y de poder, las ideas e ideales...) Es la auténtica causa del dolor. Todo es sed, todo es "Tañha".
    Esa ansia nos induce a actuar, acumulando "karman" que nos arrastrará al devenir de la rueda de las reencarnaciones ("samsara").Esa imprevisión o ignorancia debe desaparecer. Hay que atacar el mal en la propia raíz para verse libre del insoportable ciclo de la transmigración del alma. Si no se logra hacer desaparecer la causa, la enfermedad durará y aun más, crecerá. El dolor ("dukka") será potenciado por esa ansia ignorante, ese espejismo que es "tañha".
    "Ahora esta, ¡oh bhikkhus!, es la noble verdad respecto del origen del sufrimiento: Verdaderamente, es aquel deseo que causa la renovación de la existencia, acompañado por el goce sensual, buscando la satisfacción ora allí, ora allá, el deseo por la satisfacción de las pasiones, el deseo por una vida futura, y el deseo por la felicidad en esta vida.
    Esta, pues, ¡oh bhikkhus!, es la noble verdad concerniente al origen del sufrimiento" (Mahavagga I ,449)
    Tercera verdad: "NIRODHA" (El cese del dolor, la libertad)
    ¿El dolor ("dukka") puede dejar de existir? ¿El hombre se puede liberar de esa realidad?. "Nirodha" significa cese y a la vez conquista de la libertad. Es como un fuego que llega a extinguirse cuando los carbones se extinguen.
    "Ahora ésta, ¡oh bhikkhus!, es la noble verdad respecto de la destrucción del sufrimiento: Verdaderamente, es la destrucción de las pasiones, de esta sed tan real; es el apartarse, el estar libre, el no detenerse por más tiempo cerca de la sed.
    Esta, entonces, ¡oh bhikkhus!, es la noble verdad respecto de la destrucción del sufrimiento" ((Mahavagga I ,449))
    El estado de cesación de esta llama o dolor es el "nirvana" o estado de cesación del dolor. Tiene dos estadios: la cesación del dolor en esta vida o "nirvana" y la fase definitiva después de la muerte física que es la fase de "paranirvana".
    Para llegar a esa situación de felicidad permanente hay que pasar por la lucha del "Nirodha" o cesación del dolor por rompimiento de la concatenación causal: Tañha-Dukka- Nirhoda-Nirvana.
    Pero hay que precisar que el Nirhora no es nihilismo sino autocontrol interno, serenidad y ascesis.
    Cuarta verdad: "MAGGA" (El óctuple sendero...)
    "Magga" es el camino para llegar al "nirvana". El camino posee ocho sendas (el "óctuple camino") y no es más que una ética de la liberación, un proceder para llegar al "nirvana". Es un camino lleno de exigencia y moderación. Buda huye de las mortificaciones y penitencias exageradas, que nada logran, y de la vida "instalada" y muelle que te embota y destruye. Entre ambas se abre la alternativa equilibrada que se formula así:
    "Esta es, ¡oh bhikkhus!, la noble verdad respecto al camino que guía a la destrucción de la pena. Verdaderamente, este es el noble camino óctuple, es decir:
    La verdadera opinión; la verdadera aspiración; el verdadero lenguaje; el verdadero comportamiento; la verdadera subsistencia; el verdadero esfuerzo; los verdaderos pensamientos y la verdadera contemplación.
    Esta, entonces, ¡oh bhikkhus!, es la noble verdad respecto de la destitución de las tristezas'. ((Mahavagga I ,449))

    "Tri-Sikkha" (o Triple Ejercicio u Óctuple Camino)

    Ejercicio 1º : Conducta ética ("Sila") : El respeto a los seres vivos (mandamiento "Ahimsa"), a la propiedad de otros, a su dignidad humana y un comportamiento de dominio de sí mismo es básico en el budista. La ética budista es un comportamiento social basado en la finura y la delicadeza, en el respeto al otro y al pacifismo.
  • (1)-Rectas palabras
  • (2)-Recta acción
  • (3)-Rectos medios de vida
  • Ejercicio 2º: Disciplina mental ("Samadhi"). Este estrato toca más de lleno a la interioridad individual de la persona. Es la lucha del corazón, la lucha por la serenidad interior y la concentración religiosa. Es un instrumento para elevarse a la perfección del nirvana.
  • (4)-Recto esfuerzo
  • (5)-Recta atención
  • (6)-Recta concentración
  • Ejercicio 3º : Introspección ("Pañña"). Es la adquisición de la más alta sabiduría y de la emancipación espiritual. Culmina en la extinción completa de las causa de la transmigración (la rueda de las reencarnaciones) y nos lanza a la inmortalidad o "nirvana". Este estrato sólo es posible cuando dominamos toda ignorancia, fuente de todo dolor.
  • (7)-Recto pensamiento
  • (8)-Recta comprensión
  • Este Óctuple Camino, brindado por Buda a toda persona que quiera seguirlo (disciplina corporal, verbal y mental) es capaz de autodesarrollar y purificar al hombre.

    El "Nirvana"

    Toda la doctrina de Buda está identificada con este problema. Este constituye el centro donde conectan todas las demás explicaciones. Así pues estudiar el "nirvana" es estudiar el budismo.
    Pero es un término difícil de explicar con claridad. El mismo Buda tuvo que recurrir a parábolas sibilinas para intentar explicarlo.
    La palabra proviene del brahmanismo hindú y significa "extinción". Al igual que se extingue una lámpara al faltarle el aceite, el hombre que no alienta sus deseos apaga la causa de sus males y estos se apagan definitivamente. Entonces el hombre logra librarse de las reencarnacione (entra en un estado de "nirvana").
    La liberación se puede obtener aquí en la tierra, en vida ("Nirvana") y se puede obtener más allá de la muerte física del cuerpo una vez alcanzado el primero ("Paranirvana"). Son como dos fases de un mismo proceso, una provisional y otra definitiva.
    De todas formas más que entender qué es el "nirvana" lo que importa es buscarlo. Por eso el budismo es más una concepción fenomenológica , una disciplina ética para alcanzar la suprema serenidad.
    Muchos han llegado a la conclusión de que el Nirvana es la nada. Pero esta conclusión es falsa. El Nirvana no es de la tierra; por esa razón fallan todos lo conceptos terrenales que intentan describirlo. Del nirvana sólo podemos saber una cosa:
    "Quien consigue el nirvana, lo experimenta como una felicidad indescriptible. Pero si en la hora de la muerte el deseo todavía influye sobre el hombre, éste no consigue llegar al Nirvana, sino que los elementos agregados que constituyen su cuerpo pasan a formar otro cuerpo que ha de vivir nuevamente y volver a sufrir"
    Todo esto entendió Gautama en la iluminación recibida bajo el árbol Pippala. Al principio guardó para sí estos conocimientos, pero más tarde sintió el impulso de compartir con otros hombres la verdad salvadora. Pasados unos días después de la iluminación Gautama se fue a Benarés. En un parque de la ciudad santa encontró a aquellos cinco.



    Compartir

    Sobre el autor

    Agustín Burgos Baena

    Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.