Elementos reales del contrato de seguro

Elementos reales del contrato de seguro

4.1.1. Elementos Reales del Contrato de Seguro. 4.1.1.1. La Base Técnica. Los elementos básicos que conforman los principios técnicos del seguro tienen sus fundamentos en las matemáticas estadísticas: • Probabilidad: cuantifica la posibilidad que se produzca el suceso asegurado. Ante mayor posibilidad y por tanto mayor probabilidad que redundará en mayor prima. • Intensidad del riesgo: es la cuantificación del siniestro. No siempre la ocurrencia del hecho daña en su totalidad a todo el bien, sino que puede dañar en parte. En general a mayor intensidad mayor prima, por tanto el valor calculado de la prima en cuanto a su probabilidad se ve modificado por la estimación del valor de la intensidad. • Duración del seguro: conforme a lo anterior el riesgo que corre la entidad aseguradora al cubrir una contingencia varía también con la duración del seguro. Generalmente cuando la cobertura del riesgo es superior a un año el tomador puede optar por el pago de primas calculadas anualmente. • Interés: Dado que el asegurador cobra anticipadamente las primas y después genera el pago de los siniestros. Por tanto al percibir el pago de las primas las aseguradora, en función del nivel de tipos de interés y periodo de diferimiento entre cobro – pago, percibe intereses que son mayores beneficios. En los seguros de vida, una parte de los citados intereses (el denominado interés técnico), revierte en la póliza siendo tenidos en cuenta para el propio cálculo de las primas. • Bases técnicas: las tarifas de prima deben responder al régimen de libertad de competencia en el mercado de seguros y respetar los principios de equidad y suficiencia. Las bases técnicas comprenderán, en cuanto proceda, los siguientes apartados: o Información Genérica del Riesgo: conforme a la póliza, factores del mismo y sistema de tarificación. o Información Estadística sobre el Riesgo. o Recargo de Seguridad: estimado sobre la prima al objeto de cubrir desviaciones de la siniestralidad. o Recargo de Gestión: importes que cubren los gastos de administración y mantenimiento de la Aseguradora. o Recargo de Beneficio: destinado al lucro de los propietarios de la Compañía Aseguradora. o Sistema del cálculo de las Provisiones Técnica: contienen información sobre tablas estadísticas utililizadas y el interés técnico. 4.1.1.2. La Prima. El contrato de seguros tiene, entre otras, la característica de que es oneroso. Es decir que una de las partes contratantes, el tomador del seguro, debe pagar un precio por la cobertura del riesgo, asumida por el asegurador. La Prima, pues, constituye el precio percibido por el asegurador por la cobertura del riesgo que asume. Es la parte más importante de los ingresos básicos de una Compañía. El Asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, a las prestaciones que se determinan en una póliza. El pago de la Prima es la obligación principal del tomador del seguro. Hasta que no se haya realizado el pago de la primera prima el asegurador está libre de cualquier obligación que se haya contemplado en el contrato. Si las primas son periódicas, la primera de ellas será exigible una vez firmado el contrato del seguro. Si la primera prima no ha sido pagada por culpa del tomador, el Asegurador podrá resolver el contrato, o exigir el pago de la misma incluso por vía judicial (Art. 15, pfo. 1º, L.C.S.). Como nota muy importante hay que reflejar que la inexistencia del pago de la primera prima antes de que ocurra un siniestro posibilita al Asegurador la liberación de su obligación y al rechazo del siniestro. En caso de falta de pago de las primas siguientes al primer vencimiento, la cobertura del Asegurador se prorrogará durante un mes más (mes de gracia). Transcurrido éste sin que se haya efectuado dicho pago, facilitará al Asegurador la anulación del contrato, salvo que éste reclame el pago de dicha póliza durante los seis meses posteriores al vencimiento (Art. 15, pfo.2º, L.C.S.) durante los cuales se suspenderán las garantías contratadas. Si el asegurado paga la prima, el contrato vuelve a tener efecto a las veinticuatro horas de la ocurrencia de dicho pago. Esto tiene su razón de ser, a fin de evitar la picaresca de que una póliza se deje de pagar y por motivo de un siniestro se intente rehabilitar pagando la prima en el momento dado. La prima debe pagarse por anticipado. Este pago anticipado tiene razones técnicas para exigirse tan rigurosamente. El asegurador así puede constituir el fondo con el que indemnizar en caso de siniestro, ocurra éste cuando sea. La prima debe satisfacerse en dinero o con un documento bancario equivalente. Por comodidad lo mejor es domiciliar el pago por banco. Ejemplo: Supongamos que tenemos un colectivo de 300 hombres de la misma edad y con hábitos similares (no fumadores, sanos, etc...). Todos ellos desean asegurar la cantidad de 100.000 euros para que en el caso de fallecimiento, sus herederos percibieran este capital. • Primeramente estudiamos la posibilidad de que cada una de estas personas fallezca en el año y vemos que esta probabilidad se cifra en el 2.0 %. Por tanto, como nuestro colectivo es de 300, las expectativas de fallecimiento en el colectivo se cifra en 6 personas muestras (2.0 % de un colectivo de 300). • Seguidamente estudiamos el desembolso al que la compañía se enfrentaría en materia de siniestros. Como el fallecimiento esperado es de 6 y cada siniestro generaría una indemnización de 100.000 euros, el monto total a la que la compañía de seguros se enfrenta es de 600.000 euros. • Por último debemos individualizar el precio de cada póliza, es decir calcular la prima. Tal y como vimos al principio el total de siniestros a de ser igual a las primas recaudadas, por tanto la totalidad de las primas ha de ser de 600.000 euros. Dado que todos los hombres tienen la misma exposición al riesgo, 2.0 % de fallecimiento, y la indemnización es homogénea 100.000 euros, cada uno de ellos presenta la misma proporción y cuantificación de exposición al riesgo, por lo que la prima individualizada es dividir la totalidad de primas a recaudar, 600.000 entre el número de personas 300, con lo que la prima por persona es de 2.000 euros. En el Ejemplo anterior hemos visto como se calcula básicamente una prima, sin embargo el importe de la prima debe tener en cuenta los siguientes conceptos: 1. Prima Pura: no es más que el coste que representa el valor técnico del riesgo, conforme al cálculo previo realizado anteriormente. Es evidente que cuanto mayor sea la posibilidad de que el siniestro se materialice y cuanto mayor sea la indemnización a la que dará lugar mayor prima habrá que satisfacer. Técnicamente si la entidad aseguradora sólo cobrar esta prima, sólo podría atender a los siniestros. 2. Gastos de Gestión Interna de la propia empresa y que son necesarios para el desarrollo de su actividad tales como: salarios, seguridad social, inmuebles, mobiliario y equipos, consumibles, etc. Si a la prima pura le sumamos los gastos de gestión interna, obtenemos la prima de inventario. 3. Los Gastos de Gestión Externa para la comercialización son bastante considerables en este tipo de negocio. Este tipo de gasto es propio de la actividad comercial y es necesario para hacer llegar al cliente las pólizas. Si a la prima de inventario, anterior le sumamos los Gastos de Gestión Externa, obtenemos la Prima Neta o de Tarifa. 4. La Prima Total estaría formada por la Prima de Tarifa más los Recargos Complementarios. Estos recargos son: impuestos, recargo del Consorcio de Compensación de Seguros, Comisión Liquidadora de Entidades Aseguradoras, etc... Formación de la primas. Esquema de partidas a agregar Coste individualizado del riesgo soportado conforme a la intensidad y características económicas Prima pura Prima pura + gastos de gestión interna de la aseguradora (gastos fijos, variables, beneficio) Prima de inventario Prima de inventario + gastos externos de comercialización Prima netao de tarifa Prima neta o de tarifa + recargos complementarios (impuestos, C.C.S., C.L.E.A.) Prima total Ejemplo: Partiendo del ejercicio anterior y teniendo en cuenta que la empresa paga un 1 % a sus agentes comercializadores sobre la prima inventariada, el beneficio de la empresa lo tiene establecido con un 0.75 % por volumen de prima pura y la base estadístico-contable manifiesta un total de gastos fijos-variable por póliza 150 o euros. Por otra parte la estimación de gastos externos, impuestos, etc... Es de un 0.65 % por prima neta. • Hemos calculado anteriormente la prima pura y que la habíamos cifrado en 2.000 euros. • Dado que la prima de inventario hay que sumarle los gastos internos de la Cía. de seguros, tendremos que contemplar los gastos de explotación más el beneficio en este sentido tendríamos: 2000 + (0.75% x 2000) + 150 = 2165. Por tanto la prima de inventario es de 2165 • A esto hay que añadirle los gastos externos o de comercialización, 2165 + (1% x 2165) = 2186.65 sería la prima de tarifa • Por ultima y teniendo en cuanta los gastos externos y la prima de tarifa 2186.65 + (2000 x 0.65) = 2199.65 euros como prima total a satisfacer por cada uno Para finalizar con la Prima, es necesario distinguir en las mismas las formas de pago, así tenemos: ➢ Prima Única y prima Periódica: Prima Única es aquélla cuyo pago se realiza de forma única. Prima Periódica es la que satisface periódicamente dentro de los plazos previstos para la duración del seguro, generalmente por anualidades. ➢ Prima Fraccionada y Prima Fraccionaria: estos dos tipos surgen de cara a la mayor facilidad en el pago, pero sin embargo son distintas. La Prima Fraccionada es aquella que estando calculada en períodos anuales, es liquidada mediante pagos periódicos más reducidos. Sin embargo la Prima Fraccionaria es aquella que se calcula para periodos inferiores el año, durante el cual y sólo el cual tiene vigencia el seguro. En el primer caso, la Prima Fraccionada, si el siniestro se produce durante la vigencia del seguro, un año, la entidad aseguradora puede exigir al tomador el abono de las restantes fracciones o bien descontárselo de la cantidad que en virtud del siniestro deba pagar. En el segundo caso la Prima Fraccionaria, si el siniestro se produce la indemnización por siniestro deberá ser abonada en su totalidad, sin poder reclamar o detraer las restantes fracciones que faltan por vencer hasta completar una anualidad. ➢ Prima Fija y Variable: la Prima Fija es aquella correspondiente a un seguro, se establece por anticipado para el periodo de tiempo pactado, con independencia de los resultados desfavorables de cada ejercicio. Por el contrario la Prima Variable es aquella correspondiente a una póliza que se materializa mediante el pago de derramas con posterioridad a la ocurrencia de los siniestros, de forma que si éstos son inferiores se abarata la cobertura del seguro al ser las derramas positivas, sin embargo si el resultado de los siniestros es mayor se exige el pago de derramas, encareciendo por tanto el precio del seguro. Es muy importante señalar que ninguna póliza de seguros, salvo los del ramo de vida, pueden contratarse con una duración superior a diez años, siendo sólo posibles las prórrogas tácitas de contrato de carácter anual. Tanto el Asegurador como el Asegurado podrán oponerse a la prórroga mediante una comunicación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de dos meses de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso. A pesar de que la prima puede fraccionarse, jurídicamente, la prima es indivisible; esto significa que el tomador del seguro está obligado al pago de la prima correspondiente a todo el período, aunque durante el mismo cese la cobertura. Esto está basado en la equidad, la indivisibilidad del riesgo y en que dicha prima está calculada a través de la explotación técnica de acuerdo con cálculos estadísticos. 4.1.1.1. Siniestro. El Siniestro es la ocurrencia de lo previsto en la póliza y que da lugar al cumplimiento de las obligaciones contraídas en el contrato por parte del Asegurador. Como normas genéricas, para que un evento dañoso que haya afectado al Asegurado esté cubierto por una póliza de seguro, podemos anotar las siguientes: Que las circunstancias y hechos acaecidos estén expresamente relacionados en la póliza como indemnizables y no existan limitaciones a los mismos. Que sean consecuencia de las causas relacionadas e indicadas en la Póliza. Que se ocasionen dentro del lugar especificado en la póliza y en los plazos previstos, como son la duración del contrato y la localización geográfica. La ocurrencia del siniestro es lo que produce la indemnización que se puede definir, en un sentido amplio, como el importe que debe pagar el asegurador en caso de ocurrir un siniestro. En el ámbito asegurador, es el montante que la entidad aseguradora debe pagar al asegurado para resarcirle de los daños causados por un siniestro y hasta el límite que haya sido previsto en el contrato de seguro. Es, por tanto, la contraprestación al pago de las primas por parte del asegurado a la Compañía. Valoración de Daños: Peritación Todo siniestro ha de ser estudiado y valorado. La peritación es la forma de determinar el valor de los bienes susceptibles a indemnizar por parte de las entidades aseguradoras. Generalmente es efectuada la peritación por Peritos Tasadores de daños, Comisarios de averías y Liquidadores de averías. Estos profesionales, generalmente independientes de las compañías de seguros, facilitan a cualquiera de las partes (asegurado y/o asegurador) informes sobre la valoración de bienes o circunstancias que se les proponen. Será con esta propuesta de valoración con la que el asegurador conozca el importe a indemnizar y pueda proceder a la liquidación del siniestro con unas bases técnicas fiables de las incidencias de los daños. La estimación de los daños puede realizarse por vía amistosa y, de común acuerdo entre las partes, previo informe pericial y aceptación del mismo por el asegurado. Pero tan importante como la valoración de los propios daños es la búsqueda por parte de los peritos de las causas del siniestro, puesto que para que realmente un daño tenga cobertura es necesario que coincida su causa determinante con la contenida en la póliza contratada. Esta faceta del trabajo pericial conlleva en muchas ocasiones una verdadera labor investigadora. La Ley de Contrato de Seguro, en su Art. 38, establece que en caso de no lograrse acuerdo sobre el importe de la indemnización, la facultad por parte del asegurado del nombramiento de otro perito para que realice acta de peritación, independiente a la que realizó el perito de la compañía, siendo los honorarios de este último a cargo del asegurado. Si existe acuerdo entre las dos peritaciones se procederá a la indemnización de los daños. Si persistiese la disparidad, se designaría un tercer perito de conformidad con las dos partes o, en su caso, por el Juez de 1ª instancia del lugar en que se hallaran los bienes. Elegido éste, los tres peritos dictan una resolución, ya sea por unanimidad o mayoría, constituyendo dictamen de carácter vinculante para las partes salvo que se impugne judicialmente por una de éstas (en el plazo de 30 días por el asegurador, o en el plazo de 180 días por el asegurado). De no ser impugnado, el asegurador deberá hacer efectivo la indemnización en un plazo de 5 días. En cualquier caso, e independientemente de la impugnación, el Asegurador está obligado por la Ley a hacer efectivo el importe mínimo de lo que pueda deber, según los datos de que dispone, en el plazo establecido por la Ley (40 días a partir de la recepción de la declaración de siniestro). El asegurado, ni persona alguna en su nombre (Tomador, Beneficiario, etc.), podrá negociar, admitir o rechazar ninguna reclamación sin la autorización previa del asegurador, pudiendo éste reclamar al asegurado los daños y perjuicios resultantes en tal caso. Ejercicios:


Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Elementos reales del contrato de seguro. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/financiero/elementos_reales_contrato_seguro.html

         

Experts Training (2017)