Elementos formales del contrato de seguro

Elementos formales del contrato de seguro

4.1.1. Elementos Formales del Contrato de Seguros. Como ya se ha visto el contrato de seguro es un contrato formal por lo que se precisa el cumplimiento o la existencia de ciertas formas, para tener existencia válida. O lo que es igual obliga a las partes que en él han intervenido. Dichos elementos formales son: ➢ La Solicitud de Seguro. ➢ La Proposición de Seguro. ➢ La Póliza. En la Ley de Contrato del Seguro, se dice que el contrato de seguro y sus modificaciones deberán ser formalizados por escrito. La compañía está obligada a expedir una póliza y entregarla al tomador del seguro, o al menos un documento de cobertura provisional. 4.1.1.1. La Solicitud de Seguro. Es una declaración formal de la voluntad de contratar, que el presunto tomador del seguro dirige al asegurador, especificando simultáneamente las circunstancias del riesgo que pretende asegurar y sobre el que, en consecuencia, habrá de recaer en su día el contrato. Es un documento impreso, editado por el propio asegurador (compañía) para cada uno de los diferentes seguros de venta, que contiene un cuestionario. El cuestionario facilita una vez cumplimentado por el tomador, toda la información necesaria para que la entidad aseguradora pueda decidir si el riesgo que se quiere asegurar es aceptable y calcular la prima. En cuanto al cuestionario de la solicitud, según la Ley de Contrato de Seguro, el tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que pueden influir en la valoración del riesgo. Quiere decir que si el asegurador no establece dicho cuestionario, o haciéndolo, se olvida preguntas importantes en relación con la valoración del riesgo, el tomador del seguro no tendrá la menor responsabilidad y el seguro será válido. Por lo que debemos tener muy en cuenta que el cuestionario es una pieza sumamente importante, porque de ella nace la configuración de las garantías y sus condiciones, y a través de él le llega la materia prima informativa a la Entidad Aseguradora. Si el Tomador es diferente del Asegurado, la solicitud tiene que ser cumplimentada por ambos de forma que el Asegurado acepte la formalización del seguro sin cuyo consentimiento no sería posible ni válido el contrato. De todos los datos que hay que mencionar, en primer lugar están aquellos que personalizan el Contrato (datos particulares del Tomador y del Asegurado): Nombre y apellidos. Domicilio. Localidad. N.I.F. Fecha de Nacimiento. Sexo. Actividad Profesional. Etc. Los datos relativos al riesgo a asegurar, siendo los más comunes la profesión, aficiones y hobbies, deportes practicados, medios de locomoción utilizados, etc. En segundo término, hay que mencionar expresamente la modalidad de seguro que se desea contratar, especificando la duración, capital, forma de pago y prima inicial. Por último hay que rellenar un cuestionario de salud del asegurado, donde éste declara cuál es en la actualidad y cuál ha sido en el pasado su estado de salud. Cualquier inexactitud en la declaración producirá efectos contrarios a la cobertura del seguro. Así se expresa en la solicitud a tenor del artículo 10 de la L.C.S., comunicándose al asegurado que ocultaciones sobre su estado de salud e inexactitudes en las respuestas originarían la pérdida de todos los derechos otorgados por el seguro. Por ejemplo, si hay un error en la edad del asegurado, el asegurador cambiará la prestación o capital asegurado por un capital igual al que se habría contratado si la edad del asegurado hubiera sido declarada correctamente en la solicitud. Si el asegurado era más joven que lo que indicaba en la solicitud, el Asegurador devolverá el exceso cobrado sin interés. Si el asegurado era mayor, la prestación se reducirá en proporción a la prima percibida. La Cía. puede impugnar el contrato, si la verdadera edad del asegurado, en el momento de la perfección del mismo, excede de los límites de admisión establecidos. La solicitud, conjuntamente con el reconocimiento médico si fuera preciso, es el paso previo para la aceptación y emisión del contrato. La solicitud de seguro no vincula al solicitante (art. 6 de la L.C.S.). 4.1.1.2. La Proposición de Seguro. Es la oferta escrita de una determinada garantía, que el asegurador realiza al posible tomador del seguro, precisando en dicho documento la cobertura que se ofrece y el precio de la misma. La proposición de seguro deberá contener las características y condiciones de la cobertura del riesgo, y el precio o prima de la misma. La Ley de Contrato del Seguro, en su Artículo 6º, dictamina que dicha proposición de seguro realizada por el asegurador, vinculará al proponente por el plazo de quince días, siempre que el posible tomador decida aceptar dicho plazo. 4.1.1.3. La Póliza. Es el documento probatorio de la existencia del contrato de seguro, en cuyo contenido se recogen los pactos y condiciones por los que se regirá la relación entre las partes. La póliza por lo tanto, es el documento mediante el cual se perfecciona el contrato de seguro y contiene los derechos y obligaciones de ambas partes. La póliza debe de estar firmada por el tomador y la entidad aseguradora, entregándose una copia al tomador. Necesariamente, este contrato estará en función de las declaraciones realizadas en la propuesta y/o solicitud de seguro.


Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Elementos formales del contrato de seguro. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/financiero/elementos_formales_contrato_seguro.html

         

Experts Training (2017)