Descartes

Descartes

Definición de términos y expresiones de Descartes:

  • Claridad:
    Uno de los rasgos de la evidencia, junto con la distinción. Claro es aquello que se percibe sin oscuridad en sus detalles
  • Dios (sustancia infinita / ser perfecto):
    Es la sustancia infinita, la única a la que conviene del todo la definición de sustancia. Es la garantía del criterio de verdad, es la evidencia, pues tal criterio de verdad funciona porque Dios, que es bueno y veraz y omnipotente no puede permitir que yo permanezca en el error. Además, Dios crea continuamente el mundo que se mueve gracias al primer impulso recibido de Dios
  • Distinción:
    Uno de los rasgos de la evidencia, junto con la claridad. Distinto es aquello que no se confunde con otra cosa
  • Duda:
    La duda de Descartes es metódica, un camino para llegar a la verdad no ha de confundirse con la duda escéptica que es un estado en vez de un camino, un fin en vez de un medio
  • Escépticos:
    El escepticismo es la doctrina del conocimiento según la cual no hay ningún saber firme, ni puede encontrarse nunca ninguna opinión absolutamente segura. En la época de Descartes el escepticismo francés estaba representado por Montaigne
  • Evidencia:
    Carácter de lo que arrastra el asentamiento inmediato de la mente. Para Descartes es el criterio de la verdad. Sus rasgos son la claridad y la distinción. Algo es evidente cuando es indudable. Constituye la primera regla del todo de Descartes
  • Idea (pensamientos):
    Es lo que hay en la mente, lo que piensa el pensamiento. Es importante subrayar que para Descartes el pensamiento no recae directamente sobre las cosas sino sobre las ideas. Con en la filosofía escolástica, distingue un doble aspecto en la Idea:
    • La Idea como acto mental o modo de pensamiento, en este sentido todas la ideas tienen la misma realidad
    • La Idea como contenido objetivo; las ideas tienen distinta realidad y distintos grados de ser, Descartes las divide en las innatas, adventicias y facticias
  • Paralogismo:
    Razonamiento incorrecto. Se diferencia del sofisma en que en este hay una finalidad de engañar o convencer al interlocutor, mientras que en el paralogismo no existe tal intención
  • Pensamiento:
    Atributo
  • Pienso luego existo:
    Conocida como el “cogito”, es la primera verdad del sistema filosófico cartesiano, el punto de partida de su filosofía. Pese al “luego”, esta proposición se capta de un modo intuitivo y no deductivo, pues el mero hecho de que pienso implica por si mismo mi existencia
  • Razón:
    Facultad que permite al ser humano establecer juicios correctos y distinguir la verdad del error. Es sinónimo de buen sentido, sentido común, luz natural del entendimiento. Recordemos que una característica de la filosofía moderna es la afirmación de la autonomía de la razón y que en el racionalismo la razón es entendida como autosuficiente y con capacidad de conocerlo todo
  • Res cogitans (alma / yo / pensamiento):
    Sustancia finita cuyo atributo o esencia es el pensamiento. Los modos del pensamiento son múltiples: juzgar, razonar, querer, imaginar, sentir, etc; todos ellos actos conscientes. Es independiente del cuerpo, se conoce mejor que él y no necesita de él para existir. Esto lleva a una concepción dualista del hombre y al problema de la comunicación de las sustancias
  • Res extensa (cuerpo / extensión / naturaleza corporal):
    Sustancia finita cuyo atributo o esencia es la extensión y la naturaleza corporal. Los modos propios del cuerpo son la figura y el movimiento (y reposo). Las cualidades secundarias (sabor, color, sonido…) son subjetivas. Descartes geometriza el mundo corpóreo, ya que lo reduce a extensión
  • Sustancia (cosa):
    Descartes la define como “una cosa que existe de tal modo que no necesita de otra cosa para existir”. Mientras que para la escolástica la independencia de la sustancia se subraya respecto a los accidentes, Descartes acentúa el carácter independiente de la sustancia respecto a las otras sustancias. La sustancia tiene un atributo, es su esencia, y unos modos, o formas de manifestarse. Descartes afirma que hay tres sustancias, una infinita (Dios), y dos finitas (la res cogitans y la res extensa). Solo la primera lo es propiamente, aunque, como se ven en el texto, llama así al alma y al cuerpo para destacar la independencia de la primera respecto de la segunda


Tema del texto y teoría de Descartes:

La existencia del yo, Dios y el mundo:

Existencia del yo, Dios y el mundo

Duda metódica:

El entendimiento ha de encontrar en si mismo las verdades básicas a partir de las cuales sea posible deducir nuestros conocimientos. Este punto de partida ha de ser una verdad absolutamente cierta, de la que no sea posible dudar, para que el conjunto del sistema quedará firmemente fundamentado
Para esto hay que eliminar todo aquello de lo que sea posible dudar. De ahí que Descartes comience con la duda metódica que es una exigencia del método en su momento analítico
Descartes propone escalonadamente tres razones para dudar:
  • La primera razón para dudar de nuestros conocimientos se halla en las falacias de los sentidos, que a veces nos inducen al error
  • La segunda razón para dudar de nuestros conocimientos es la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño
    La vigilia del sueño permite dudar de la existencia de las cosas y del mundo. Pero esto no afecta a ciertas verdades como las matemáticas estemos dormidos o despiertos. Hay dos motivos para dudar de ellas, la primera es la existencia de paralogismos y la segunda es porque sencillamente nos equivocamos
  • La tercera razón para dudar de nuestro conocimiento es que tal vez exista algún espíritu maligno, de extremado poder e inteligencia que pone todo su empeño a inducirnos al error
    Esta hipótesis del genio maligno equivale a suponer que tal vez el entendimiento humano sea de tal naturaleza que se equivoca siempre y necesariamente cuando piensa captar la verdad


Pienso, luego existo:

La duda lleva hasta este extremo parece evocar irremisiblemente al escepticismo. Descartes durante algún tiempo mantuvo esta postura hasta que encontró una verdad absoluta, la existencia del propio sujeto que piensa y duda
De ahí Descartes deduce su criterio de certeza y estableció como regla que todo lo que percibe clara y distintamente es verdadero

Yo:

Tenemos una verdad absolutamente cierta, la existencia del yo como sujeto pensante. Esta existencia del yo no parece implicar la existencia de la realidad
  • Descartes para deducir la existencia de la realidad tiene que deducirla a partir de la existencia del pensamiento. De la primera verdad (yo pienso) ha de extraerse todos nuestros conocimientos, incluido el conocimiento de que existen realidades extramentales. Los elementos para llevar a cavo deducción es el pensamiento y las ideas. En el ejemplo (yo pienso que el mundo existe), aparecen tres factores, el yo que piensa, cuya existencia es indudable; el mundo como realidad exterior al pensamiento, cuya existencia es dudosa y problemáticas y las ideas del mundo y existencia que indudablemente poseo. De este análisis Descartes , concluye que el pensamiento siempre piensa ideas
  • La noción de idea cambia en Descartes con respecto a la filosofía anterior
    En la filosofía anterior el pensamiento no recae sobre las ideas, sino directamente sobre las cosas. Para Descartes el pensamiento no recae sobre las cosas sino sobre las ideas


Clases de ideas:

La afirmación de que el objeto del pensamiento son las ideas lleva a Descartes a distinguir cuidadosamente dos aspectos en ellas:
La ideas en cuanto son actos mentales (modos de pensamiento en Descartes) y la ideas que poseen un contenido objetivo
Descartes distingue tres tipos de ideas:
  • Ideas adventicias:
    Las que parecen provenir de nuestra experiencia exterior. Estas parecen “provenir” y no “provienen” porque todavía no nos consta la existencia de una realidad exterior
  • Ideas facticias:
    Las que construye la mente a partir de otras ideas
    Ninguna de estas ideas puede servirnos como punto de partida para la demostración de la existencia de la realidad extramental. Las facticias, al ser construidas por el pensamiento, su validez es cuestionable
    Existen ideas que no pueden provenir de la experiencia externa ni ser construidas a partir de otras, el porqué el pensamiento las posee en sí mismo, son innatas


La existencia de Dios:

Entre las ideas innatas Descartes descubre la idea de infinito que identifica con la idea de Dios. Descartes demuestra con argumentos convenientes que la idea de Dios no es adventicia, y con argumentos menos convincentes intenta demostrar que tampoco es facticia
Una vez que la idea de Dios es innata, el camino de la deducción queda sin obstáculos
La existencia de Dios es demostrada a partir de la idea de Dios, merece destacarse el argumento ontológico utilizado por san Anselmo. Además Descartes utiliza un argumento basado en la casualidad aplicado a la idea de Dios

La existencia del mundo:

La existencia del mundo es demostrada por Descartes a partir de la existencia de Dios
Dios aparece así como garantía de que a mis ideas les corresponde una realidad extramental. Descartes niega que existan las cualidades secundarias. Dios solo garantiza la existencia de un mundo constituido exclusivamente por la extensión y el movimiento, a partir de esas puede deducirse la física, y las leyes generales del movimiento

La unidad de la razón y el método:

La unidad del saber y de la razón:

En la primera de sus “reglas para la dirección del espíritu”, Descartes afirma que las distintas y los diversos saberes son manifestaciones de un saber único
Esta concepción unitaria del saber proviene de una concepción unitaria de la razón. La sabiduría (“bona mens”) es única porque la razón es única
La estructura de la razón y el método:
Puesto que la razón es única, interesa de manera prioritaria conocer su estructura y su funcionamiento, para poder aplicarla correctamente y alcanzar conocimientos verdaderos y provechosos. De acuerdo con la estructura de la razón, hay dos modos de conocimiento: la intuición y la deducción
La intuición es una especie de “luz o instinto natural” que tiene por objeto las naturalezas simples; por medio de ellas captamos inmediatamente
conceptos simples emanados de la razón misma, sin posibilidad alguna de duda o error
Todo el conocimiento intelectual se despliega a partir de la intuición de naturalezas simples. Entre unas naturalezas simples y otras aparecen conexiones que la inteligencia descubre y recorre por medio de la deducción. La deducción no es sino una sucesión de intuiciones de naturalezas simples y de las conexiones entre ellas
Como la intuición y la deducción constituyen el dinamismo interno y específico del conocimiento, este ha de aplicarse en un proceso de dos pasos. El primero un proceso de analisis hasta llegar a los elementos o naturales simples y un segundo paso de proceso de síntesis de reconstruccion deductiva de lo complejo a partir de lo simple
A estos momentos se refieren las reglas segunda y tercera del “Discurso del método”
Esta forma de proceder no es arbitraria: es el único método que responde a la dinámica interna de una razón única. Hasta ahora, piensa Descartes, la razón ha sido utilizada de este modo solo en el ámbito de las matemáticas produciendo resultados admirables. Nada impide que su utilización se extienda a todos los campos del saber, para que produzca unos frutos igualmente admirables

La estructura de la realidad:

La estructura de la realidadDescartes distingue tres ámbitos de la realidad: Dios o sustancia infinita, el yo o sustancia pensante, y los cuerpos o sustancia extensa
El concepto de sustancia:
El concepto de sustancia es fundamental en Descartes y en todos los filósofos racionalistas. La sustancia es toda cosa que existe de tal modo que no necesita de ninguna otra cosa para existir
Tomada esta definición de un modo muy literal, es evidente que solo podría existir la sustancia infinita, ya que los seres finitos son creado y conservados por él. Descartes reconoce que tal definición solo puede aplicarse de modo absoluto a Dios, si bien la mantiene por la independencia mutua entre la sustancia pensante y la sustancia extensa, que no necesitan la una de la otra para existir
Alma y cuerpo:
El objetivo último de Descartes al afirmar que alma y cuerpo, pensamiento y extensión, constituyen sustancias distintas, es salvaguardar la autonomía del alma con respecto a la materia
La ciencia clásica imponía una concepción mecanicista y determinista del mundo material, en el que no queda lugar alguno para la libertad. La libertad solo podía salvaguardarse sustrayendo el alma de la necesidad mecanicista, lo que exigía situarla como una esfera de la realidad autónoma e independiente de la materia. Esta independencia del alma y del cuerpo es la idea central aportada por el concepto cartesiano de sustancia
La autonomía del alma con respecto a la materia se justifica en la claridad y la distinción con que el entendimiento percibe la independencia de ambas


Contexto histórico, cultural y filosófico de Descartes:


En la Edad Media la sociedad se organizaba de acuerdo con una visión teocentrista del mundo. El humanismo renacentista, en los siglos XV y XVI, protagoniza un giro antropocéntrico y naturalista que considera al hombre como el centro del interés intelectual. Este cambio provoca la “crisis de la conciencia europea”
Al mismo tiempo se producen grandes cambios:

En los social y económico:


Crecen las ciudades, se desarrolla la burguesía, se funda la nación-Estado

En lo religioso:


Reforma, Contrarreforma y guerras de religión. La unidad de la verdad religiosa se resquebraja
Culturalmente, el sistema aristotélico sobre el que se cimentaba la visión medieval del mundo cae estrepitosamente. La visión geocéntrica del universo (aristotélico-ptolemaica) da paso al heliocentrismo. Descubrimientos geográficos cambian la concepción de la tierra. Comienza el desarrollo de la ciencia moderna, a la que el propio Descartes contribuirá
La filosofía de Descartes aparece como un intento teórico de respuesta a esta crisis. Por ello se entiende que sea cautelosa hasta apartarse del sentido común y que preste tanta atención al método y a una teoría del conocimiento que nos garantice que las proposiciones admitidas son realmente verdaderas. Descartes aparece así como el fundador de la Modernidad, basada en el concepto de sujeto, del hombre entendido como ser que piensa
Descartes nace en 1596 y muere en 1650. Educado en el colegio jesuita de la Flèche, obtiene la licenciatura de derecho en Poitiers en 1616. Queda desencantado de la educación recibida, basada en la obras de Aristóteles, y decide viajar y ver “cortes y ejércitos” en “el gran libro del mundo”. En 1628 se retira a Holanda, donde permanecerá hasta 1649 dedicado a su tarea filosófica
La vida de Descartes coincide con el periodo conocido en el arte como Barroco. El tema del sueño, presente en el “Discurso del método” (1637), era un tema de la época, como puede verse en la obra de Calderón “La vida es sueño”
"El discurso del método” tiene dos rasgos más que vinculan a Descartes a su época:
  • Está escrito en primera persona, en estilo autobiográfico, lo que indica la importancia del yo en esta nueva filosófica
  • Está escrito en francés en vez de en latín, que era la lengua culta de la época, lo que indica que rechaza la tradición
    Descartes inaugura una segunda etapa de la filosofía, conocida con el nombre de filosofía moderna. Frente a la antigua y a la medieval, tiene las siguientes características:
    • Si la antigua era ingenua, la moderna es cautelosa, prudentísima
    • Si la antigua no chocaba con el sentido común, la moderna es extravagante, rara
    • Si la antigua creía que conocemos la realidad directamente, la moderna piensa que la conocemos indirectamente a través de nuestras representaciones (Ideas en Descartes)
En cuanto al lugar de Descartes en la historia de la filosofía, coincide con Platón en la concepción dualista de la realidad y del hombre, en el rechazo a los sentidos y en la idea de que solo la razón puede conocer la verdad. Respecto a Aristóteles, Descartes piensa frente a él en la unidad del método, además, no está de acuerdo con la teoría aristotélica del conocimiento, que considera que este comienza con la información de los sentidos. Se ha señalado la presencia de tema de san Agustín de la interioridad en el “cogito” cartesiano.
Descartes pertenece a la corriente de la filosofía moderna llamada racionalismo, a la que se opone el empirismo (el punto fundamental de desacuerdo entre ambas estriba en que la primera creen en la existencia de ideas innatas en nuestra mente y la segunda no: para el empirismo el origen y el límite del conocimiento está en la experiencia). Ambas corrientes serán superadas por Kant, Espinoza y Leibniz
Otra influencia en Descartes es el movimiento del escepticismo representado en Francia por Michell de Montaigné. Sin embargo, Descartes en vez de instalarse en la duda como los escépticos la utiliza para llegar a la verdad, en la que cree
Por otro lado, Descartes dejó planteado a sus continuadores el problema de la comunicación de las sustancias, al no explicar satisfactoriamente el hecho de la relación entre el cuerpo y el alma


Relación del tema con otro autor, actualidad de los textos de Descartes:

Relación del tema con otro autor:

La realidad (ontología):

Dualismo ontológico semejante al platónico: la realidad se divide en mundo físico (las sustancias extensas) e inteligible (las sustancias pensantes). Sin embargo, Descartes reconoce al mundo físico una realidad no reconocida por Platón. Todo lo matematizable, en cuanto que puede ser objeto de conocimiento cierto, es real. El mundo real de Descartes no es el mundo físico, sino el “mundo de la ciencia física”. También se distancia de Platón en la relación entre ambos mundos. Platón estableció la participación en imitación, para Descartes extensión y pensamiento son dos mundos completamente separados que solo en el hombre entran en contacto

El conocimiento (gnoseología):

Posición platónica:
Del mundo sensible solo es posible una opinión, conocimiento no verdadero. Esto solo es útil como medio para recordar las ideas que el alma racional ya había conocido. La verdad del conocimiento depende de la verdad de los seres, a cuyo conocimiento solo se llega a través del alma racional; los sentidos muestran una realidad falsa

Posición cartesiana:
Coincide con Platón al afirmar que el conocimiento mas elevado es el inteligible, la ciencia. Igual que en Platón, las creencias y opiniones carecen de valor. También desconfía de los sentidos como fuente valida de conocimiento. Solo la razón lo es. Descartes también acepta la existencias de ideas innatas, pero reconoce que hay otras con orígenes (adventicias y facticias)
Probablemente el punto de mayor distancia entre ambos y que sitúa a Descartes como un filosofo de la edad moderna sea su apuesta por un enfoque subjetivista de la verdad, heredero del humanismo y antropocentrismo. El criterio de verdad cartesiano es la certeza: será verdadero lo que la razón perciba con claridad y distinción. Es el sujeto quien determina cuando estamos ante un conocimiento verdadero. Sin embargo, en Platón, el enfoque el objetivista el conocimiento es verdadero si es conocimiento de Ideas, es decir, de seres verdaderos. Entre el sujeto que se quiere conocer y el objeto conocido, en Platón el elemento clave es el objeto conocido. En Descartes lo es el sujeto

El conocimiento de Dios:

Posición cartesiana:
Gracias a los argumentos racionales el ser humano puede llegar a conocer la existencia de Dios y su naturaleza

Posición empirista de Hume:
La crítica empirista al concepto de causa lleva a criticar la validez de los dos argumentos causales cartesianos para probar la existencia de Dios. El argumento ontológico, que parte de las características de ser perfecto, también es criticado porque la idea también es ilegitima, no proviene de ninguna impresión, es una creencia

El ser humano (antropología):

Posición platónica:

Dualismo antropológico. La verdadera identidad del hombre es su alma, de estructura tripartita. El alma racional, que es inmortal, es la fuente del verdadero conocimiento. Para alcanzarlo tiene que luchar contra el cuerpo y sus sentidos. La vida se convierte así en un camino de separación de lo sensible

Posición cartesiana:

Asume desde otros supuestos un dualismo antropológico cercano al platónico. El hombre es un compuesto de dos sustancias completamente separadas (pensante y extensa) que solo interaccionan a través de la glándula pineal. Como en Platón el alma racional, la sustancia pensante es inmortal y la que define esencialmente al hombre. Descartes no establece una estructura tripartita del alma, pero identifica el yo con el alma racional platónica. Como en Platón, el método cartesiano exige un “entrenamiento” de la razón para seguirlo y su separación de la influencia de los sentidos

Actualidad:

Últimamente, se han publicado varios libros en Estados Unidos, sobre la unión entre inteligencia y emoción. Uno de ellos es el de D. Goleman, “Inteligencia emocional”, que sostiene que la emoción es uno de los componentes de la inteligencia humana
Como sabemos, el cociente intelectual se calcula a partir de test que miden ciertas capacidades y destrezas intelectuales. Pero se ha comprobado que individuos con pobres resultados en la cuantificación de su cociente intelectual han obtenido grandes éxitos en su vida profesional y afectiva. La explicación está en que estos individuos tienen una inteligencia mas vinculada con la emoción. Así, la “inteligencia emocional” sería algo muy importante.
Por su parte, el neurólogo A. R. Damasio cree que el olvido de la emoción en el estudio de la inteligencia se debe a la filosofía. Ya desde Platón pero, sobre todo, desde Descartes, la filosofía separa la razón del sentimiento. Para Damaiso, la inteligencia racional no funciona correctamente sin el soporte de la emoción (de ahí que ciertos psicóticos realicen crímenes sin perder la lucidez racional, pero sin sentir emoción alguna ante la visión de sus actos)




Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Descartes. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/filosofia/descartes.html

         

Experts Training (2017)