Proceso de dirección estratégica.

2.- Criterios del Valor Actual Neto (VAN) Permite calcular el valor presente de un determinado número de flujos de caja futuros, originado por una inversión Consiste en restar el desembolso inicial a la suma debidamente actualizada de los cobros y pagos de cada periodo Nos aporta la ganancia total neta en unidades monetarias del momento inicial • Fórmula general (“Q” no constante y “K” constante): • Fórmula para k no constante y q no constante; Normas de decisión: Todo proyecto de inversión con VAN positivo es conveniente realizarlo Entre varios proyectos de inversión con VAN diferentes el mejor de ellos será el de máximo VAN Si el VAN es cero indica indiferencia Ventajas e inconvenientes del VAN: Ventajas: La sencillez de su aplicación, por implicar la realización de operaciones matemáticas elementales Respecto de los criterios de evaluación estáticos o aproximados, presenta la ventaja de considerar el diferente valor del dinero en el tiempo Inconvenientes: Dificultad para establecer el valor óptimo de la tasa de actualización: Coste del dinero a largo plazo: Criterio que en el mercado existe un coste del dinero “K” único (K son las rentas mínimas exigidas). Exigir a un proyecto, como mínimo, una rentabilidad igual a ese supuesto tipo de interés El problema surge al contemplar que el mercado financiero es uno de los más imperfectos que existen, de modo que no es posible encontrar un único valor de “K” Además por la inflación el cálculo de “K” puede ser inexacto y poco fiable La tasa de rentabilidad a largo plazo de la empresa: Con este criterio exigiríamos a un proyecto de inversión una rentabilidad que, como mínimo, debería igualarse a la rentabilidad que la empresa está obteniendo actualmente con otros proyectos. En el caso de una empresa de nueva creación, el mínimo se igualaría a la tasa media de rentabilidad del sector Si la empresa obtiene actualmente una elevada rentabilidad cualquier proyecto que aporte una rentabilidad inferior sería rechazado. Por otro lado, una rentabilidad actual baja conduciría a aceptar proyectos poco rentables con lo que, al comprometer fondos a largo plazo se condena a la empresa a obtener bajas rentabilidades en el tiempo El coste de capital de la empresa: Sugiere este criterio que una empresa debe exigir a sus proyectos, como mínimo, el coste que está asumiendo por el mantenimiento de una estructura determinada de pasivo. Es normal que la empresa, para realizar proyectos de inversión combine recursos de diferente naturaleza (propia y ajena, con carácter general) por lo que se hace necesario proceder a calcular la media del coste de estos recursos. La media utilizada es una media ponderada de los diferentes costes particulares K= (r1k1+r2k2+⋯+rnkn)/(r1+r2+⋯+rn) “K” como un valor subjetivo: El propio sujeto decisor fija una tasa o exigencia mínima de rentabilidad por debajo de la cual no está dispuesto a emprender ningún proyecto Es necesario darle una pauta para elegir de una forma racional una tasa de actualización. Posteriormente, puede alterarse hacia arriba o hacia abajo, según estime conveniente el que se juega el dinero, incorporando así argumentos objetivos las circunstancias subjetivas del propio decisor “K” como un coste de oportunidad: Se plantea la cuestión de cómo fijar el valor de ”K” Si se considera que “K” es la tasa de rentabilidad a la que se está renunciando por emprender el proyecto, al calcular el VAN lo que se está implícitamente exigiendo a la inversión para que sea aconsejable, es que sea capaz de producir, como mínimo, el importe de capital que se necesita vincular producirá en el mejor de los usos alternativos al que debemos renunciar La hipótesis de reinversión de los flujos netos de caja: Una vez que calculados los flujos netos de caja la utilización que se da a ese dinero es otro de los inconvenientes del criterio del Valor Actual Neto. El criterio del VAN supone que los flujos de caja positivos son reinvertidos inmediatamente a un tipo tr, que coincide con el tipo de descuento y que los flujos de caja negativos son financiados a un coste que también es tr = K Puede comprobarse que da lo mismo de proceder al cálculo del VAN teniendo en cuenta que los beneficios obtenidos son reinvertidos o También se puede suponer que todos los flujos de caja se generan al final de la vida del proyecto debidamente capitalizados, siendo K´= K • Comparación entre proyectos de inversión independientes y mutuamente excluyentes o Si suponemos ahora que VAN1 = VAN2, el criterio no distinguirá entre ambos proyectos, pero en la práctica esta decisión es errónea puesto que cualquier inversor racional preferirá el proyecto con menor inmovilización financiera inicial, ya que, para el mismo tiempo, proporciona igual ganancia a menor coste Si ahora suponemos dos proyectos con idénticas inversiones iniciales (A 01 = A 02), igual Valor Actual Neto (VAN1 = VAN2), pero distintas duraciones (n1 = n2), el método volvería a propugnar la indiferencia entre el uno y el otro. No obstante, es preferible elegir el proyecto de menor duración por proporcionar idéntica ganancia neta ante igual inmovilización financiera inicial y en menor tiempo


Compartir

Sobre el autor

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.