Planificación de los recursos humanos

La planificación de los recursos humanos forma parte de la planificación general de la empresa, teniendo como objetivo la asignación del número de operarios requeridos en cada momento a los puestos de trabajo adecuados
Según los objetivos establecidos por la planificación general se realizará u inventario de los puestos de trabajo con unas características determinadas, y a partir de aquí se tienen establecer cuantas personas se necesitan y las características que deben poseer para comparar estas necesidades con sus disponibilidades
La planificación de los recursos humanos consta de las siguientes etapas:
  • Diagnóstico de la situación actual del personal de la empresa:
    Se realiza con un organigrama representativo de la estructura de la organización, y se realiza un catálogo de puestos de trabajo de la empresa con la ubicación, características y funciones de cada uno de ellos
    Realizar otro catálogo de las personas que componen la plantilla
    El objetivo de este catálogo es poner de manifiesto si el número total de personas disponibles, su composición por categorías y su distribución entre los distintos departamentos es la más adecuada
  • Establecimiento de los objetivos que constituyan la base de la política de recursos humanos:
    Teniendo en cuenta los desajustes actuales representados por el paso anterior, como los objetivos de la empresa, se pueden formular objetivos concretos relativos a la política de personal, y en estos se determinan las futuras necesidades de plantilla, aumentando o disminuyéndola; mejorar la calidad del personal contratado, reestructurar la plantilla actual
  • Previsión de la evolución probable de los trabajadores:
    Se debe de realizar el límite temporal durante es que se desea ajustar la plantilla actual da los objetivos previstos
    Entre los determinantes a considerar se distinguen:
    • Los que se derivan de la evolución normal de la plantilla; bajas voluntarias, excedencias, jubilaciones,…
    • Los que se fuerzan desde la dirección por factores externos, variación de la demanda, o por causas internas a la empresa, política de crecimiento,…
  • Ejecución de la política y los planes elaborados:
    Implica llevar a la práctica acciones concretas previstas para alcanzar los objetivos de personal perseguidos. Supone reclutar y seleccionar el nuevo personal, y poner en prácticas las medidas de promoción, rotación del personal, perfeccionamiento, formación y reciclaje
  • Integración en la empresa del personal contratado:
    La acogida del candidato debe orientarse a procurarle un recibimiento adecuado que contribuya a una primera motivación del trabajador, informándole de los aspectos de la empresa que desconozca y de las características de sus puestos de trabajo
  • La incorporación no es inmediata y definitiva, tiene que pasar por un periodo de prueba



    Compartir

    Sobre el autor

    Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.