Objetivos empresariales

Aparecen una serie de objetivos según los diferentes niveles o jerarquía de objetivos:
  • La misión u objetivo supremo:
    Es la expresión de lo que quiere ser la empresa
  • Objetivos generales:
    Las metas que se propone alcanzar la empresa a nivel global y a largo plazo, en función tanto de su misión, como de la situación actual y futura del entorno y de las amenazas y oportunidades que este presenta, así como de la situación interna de la empresa, de sus fuerzas y debilidades. Son objetivos de carácter estratégico
  • Subjetivos o metas (llamados objetivos operacionales):
    Se fijan a todos los niveles de decisión, en las distintas unidades que configuran la empresa
  • Representan la máxima concreción de los objetivos
  • Acciones:
    Representan el último nivel de concreción y hacen referencia al conjunto de reglas, pautas, recomendaciones o procedimientos que se definen para que la “base operativa” de la organización cumpla con lo pretendido
  • Objetivos individuales:
    Se entiende por objetivo individual el que pretenden alcanzar las personas o grupos componentes de la organización
    Se pueden establecer los siguientes grupos objetivos básicos:
    • Propietarios del capital:
      • Con ánimo de control:
        Maximizar el valor de la empresa
      • Simples inversionistas:
        Maximizar la rentabilidad de su capital
    • Empleados:
      Maximizar su remuneración y expectativas de promoción profesional
    • Directivos:
      Maximizar el crecimiento de la empresa, como medio de valoración profesional, prestigio social y defender su poder interno
  • Objetivos del sistema:
    Aquellos que responden a la visión de la empresa como un sistema o un todo
    • Objetivo de eficiencia:
      Obtener la máxima producción y el máximo beneficio o excedente
    • Objetivo de crecimiento:
      Procurar un desarrollo económico y crecimiento armónico de la empresa. Seria este un objetivo de crecimiento
    • Objetivo de control:
      Persecución del dominio y regulación de la actividad económica de la organización, tanto desde la perspectiva interna como externa
    • Objetivo de supervivencia:
      Es el objetivo primario de toda organización. Se requiere a la voluntad de seguir operando en el mercado


    Compartir

    Sobre el autor

    Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.