La empresa pública

2.- Hipótesis de partida y limitaciones al análisis En lo que sigue se asumirá una serie de hipótesis que, a su vez, son el origen de una serie de limitaciones del análisis coste-volumen-beneficio. En concreto: • Los costes en la empresa son perfectamente medibles y catalogables como fijos o variables: o No es tan fácil medir los costes en la empresa o Que los costes tengan que ser necesariamente fijos o variables no tener en cuenta la realidad, pues existen categorías de costes que se comportan como costes semifijos o semivariables (sueldo base del persona, incentivos por productividad…) o Existen costes fijos, esto significa que se trata de un análisis valido solo a corto plazo (a largo plazo todos los costes son variables) • El precio de venta y la estructura de costes se mantienen constantes en el periodo de referencia: o Que el precio de venta sea constante implica que no tenemos discrecionalidad para alterarlo, es decir, que es una variable que viene impuesta por el mercado (trabajamos bajo un modelo de competencia perfecta, cosa poco realista) o La constancia en precio y estructura de costes implica que manejamos funciones de ingresos y costes que tipo lineal. Esta asunción también es irrealista, pues significa obviar realidades como el hecho de que mayores niveles de venta implican un menor precio de venta, o que existe una ley de rendimientos decrecientes que supone funciones de costes no lineales • En el contexto en que nos movemos, producción y venta son sinónimos. Toda la producción del periodo se vende, lo que significa que no existen variaciones de existencias


Compartir

Sobre el autor

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.