Clasificación del entorno

3.- Criterio de la tasa interna de rentabilidad (TIR) La TIR es aquella tasa de actualización que hace que el VAN de un proyecto sea cero. Se incluye dentro de la TIR toda ganancia del proyecto Es una rentabilidad relativa bruta, es una medida relativa por definirse en tanto por cierto o en tanto por uno; y bruta porque de la misma falta por descontar el coste de la financiación de los capitales invertidos en el proyecto o coste medio ponderado de capital La TIR que nos aporta es la rentabilidad obtenida, para saber si el proyecto es rentable se tiene que conseguir el valor de “K”: • Si r > K se acepta, RN > 0 • Si r = K indiferencia, RN = 0 • Si r < K no se acepta, RN < 0 RN = r - K • El VAN y el TIR expresan lo mismo solo que el VAN en unidades monetarias y el TIR en porcentajes • La rentabilidad neta solo se calcula con la formula RN = r – K, ”r” si se tiene que calcular con la TIR, pero la rn solo con la formula • Para calcular la TIR se pueden presentar tres situaciones: o Flujo neto de caja diferente:  Q1 ǂ Q2 … ǂ Qn o Flujo de caja igual pero de duración limitada:  Q1 = Q2 … = Qn o Flujos de caja iguales de duración infinita  Q1 = Q2 … = Qn n es indefinida • El VAN indica que existe ganancia extra y la TIR r > K y VAN > 0: rn > 0 a) Ventajas e inconvenientes de la TIR: • Ventajas: o Como es un criterio dinámico considera el diferente momento temporal en el que se general los flujos de caja o Es una medida que visualiza mejor la rentabilidad del proyecto • Inconvenientes: o Dificultad para su cálculo o Inconsistencia de la TIR El valor de la TIR puede variar en el tiempo La regla de signos de Descartes establece que en toda ecuación de grado “n” pueden existir tantas soluciones positivas como cambios de signo existen en los valores de A y Qj o r > K  VAN > 0 o r < K  VAN < 0 o r = K  VAN = 0 a) Métodos de cálculo de la TIR: • Aproximación de Schneider (rs): o La aproximación de Schneider (rs) es siempre menor a la TIR (rs < r) • Aproximación multiplicadora (r*) y divisora (r**): o Tiene una serie de condiciones:  Solo se puede aplicar a proyectos de inversión simples  Se consiguen una aproximación de exceso y defecto: r* < r < r** o La aproximación de Schneider da un valor lejano a la TIR (r) o La aproximación multiplicadora y divisora da valores mucho más cercanos, son mucho más reales o Aproximación multiplicadora: Siendo: o Aproximación divisora: Siendo: • Interpolación lineal: o Para poder aplicar la interpolación lineal se tienen que cumplir dos requisitos:  La relación que se dan entre las variables tiene que ser lineal: Para esta relación se tiene que elegir dos puntos muy próximos a la TIR (r), por lo quedan valores del VAN muy próximos a cero pero uno negativo y otro positivo o Pasos a dar:  Primero se realiza la aproximación multiplicadora  Segundo se realiza la aproximación divisora  Como máximo la aproximación maximizadora y la divisora puede tener una diferencia de un 1% • Hipótesis de reinversión de los flujos de caja o En primer lugar, y al igual que en el VAN, no es lógico pensar que una vez reinvertidos los flujos netos de caja van a permanecer inmovilizados en los mismos activos o En segundo lugar, presupone a priori que la empresa puede obtener de los activos que constituyen el soporte físico de la reinversión la misma rentabilidad “r” que se obtienen del proyecto originario. Supuesto poco realista porque los activos que constituyen el soporte físico de la reinversión pueden proporcionar una rentabilidad que no tiene por qué ser necesariamente igual a la TIR del proyecto o En tercer lugar, se trata de una hipótesis pesimista en lo que respecta a que la financiación de los flujos netos de caja negativos se efectuaran a un coste “r” superior a lo que cuesta a la empresas financiar, en términos de promedios, el resto de su actividad productiva “K” o En cuarto lugar, para calcular la rentabilidad relativa bruta es necesario tener en cuenta el rendimiento que la empresa puede obtener de la reinversión de los flujos netos de caja a una tasa r´ = r. Esto implica suponer conocido a lo largo de la vida de la inversión un dato, la tasa de reinversión, que no se sabrá hasta finalizada la vida útil de la misma, puesto que se trata de la propia tasa interna de rendimiento del proyecto. Valor que está condicionado por el rendimiento obtenido de los flujos netos de caja intermedios, es decir, por la tasa de reinversión


Compartir

Sobre el autor

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.