Programación de costes.

3.- El beneficio de la empresa Aunque es usual utilizar los términos “beneficio” o “resultado” empresarial, debemos ser cautelosos en el uso de los mismos, pues en la práctica podemos encontrar diversos enfoques a la hora de definir el beneficio o resultado de la empresa. Aunque el beneficio se determina por la diferencia entre los ingresos y los costes de un periodo, a la hora de calcularlo se pueden distinguir distintos niveles: • El beneficio de la explotación (BE) es el beneficio o renta generada por los activos de la empresa durante el periodo de tiempo de referencia una vez efectuadas las correspondientes dotaciones a los fondos de amortización y provisión, pero antes de deducir los gastos financieros o costes del pasivo (intereses, corretajes, quebrantos en emisión de obligaciones, etc). Al no depender de la estructura financiera que adopte la empresa, el beneficio de explotación se puede considerar como una medida de la eficiencia de los activos productivos El cálculo del beneficio de explotación se llevará a cabo restando de los ingresos de explotación de un periodo los costes de explotación, fijos y variables, en los que se ha incurrido para obtener estos ingresos (incluyendo CAT y dotaciones a provisiones). De esta forma, la fórmula analítica que nos permite determinar la cuantía del beneficio económico en un periodo i seria BE = Ingresosi - Costesi Y al ser: Ingresos = V * PV Costes = V * CV + CF Siendo: Vi = Número de unidades físicas vendidas en el periodo i Pv= Precio de venta unitario del producto CVi = Costes variables unitarios en el periodo i CF = Costes fijos de la explotación en el periodo i Se tendría: BEI = VI * (PVI – CVI) – CFI Y siendo el margen bruto unitario (m) la diferencia entre el precio de venta y los costes variables unitarios, se puede poner: BEI = VI * m – CF, o, BEI = MVT –CFI Donde MBT representa el margen bruto total que, para un determinado nivel de ventas, se obtiene multiplicando el margen bruto unitario (m) por las unidades vendidas (VI) • El beneficio neto (BN): Se obtiene deduciendo el beneficio de la explotación los gastos financieros o coste del pasivo (FI), por lo tanto: BNI = BEI – FI Fi = K% s/ RA, sobre los recursos ajenos siendo k el coste medio del pasivo y RA el montante total de recursos ajenos utilizados por la empresa para financiera sus inversiones. Como se deduce de la anterior expresión, a diferencia del beneficio económico el beneficio neto depende de la estructura financiera de la empresa (composición del pasivo) • Los rendimientos de la empresa están sujetos al impuesto de sociedades. Bajo el supuesto de que el tipo de gravamen del impuesto de sociedades sea el t% y que todas las cuotas de amortización sean fiscalmente deducibles, el beneficio liquido (BL) o beneficio a repartir entre dividendos y reservas seria: BL = BN – t Debemos hacer notar que estamos considerando que los impuestos se pagan sobre el beneficio neto, que hacemos coincidir con el beneficio fiscal o base imponible aunque en la realidad el beneficio contable debe ajustarse para llegar al beneficio fiscal. Además, consideramos que la empresa no obtiene beneficios derivados de operaciones de naturaleza atípica o extraordinaria Otra forma de expresar BL sería (t se expresa en tanto por uno): BL = BN – T = BN – T*BN = BN (1-T) Aparte de los anteriores enfoques para el cálculo del beneficio, es posible definir lo que se denomina beneficio económico después de impuestos como sigue BE´ = BE –impuestos


Compartir

Sobre el autor

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.