Insolvencia del empresario


El concepto de obligación implica:
o Deuda o Responsabilidad
En el derecho antiguo, la obligación proviene de los delitos
En esta época se tenía esta distinción muy clara:
o Deuda (deudor): deber de agredir al causante del delito o Responsabilidad: derecho de agredir al causante del delito
La responsabilidad es personal. Surge como consecuencia del incumplimiento de deudas, este tipo de incumplimiento puede surgir por la insolvencia, que es una situación económica que tiene trascendencia económica ya que no permite cumplir con la deuda y determina la imposibilidad de responder con el patrimonio
Si como consecuencia de la insolvencia, el acreedor reclama a la justicia para que cumpla con la responsabilidad, se puede hacer de dos formas:
o De manera aislada: Cuando solo afecta a un solo crédito lo hace efectivo con un bien determinado o Ejecución con carácter universal: Afecta a todo el patrimonio. Se produce cuando hay una pluralidad de los acreedores
El principio de responsabilidad del deudor no es suficiente para satisfacer sus deudas
En los supuestos de insolvencia se determina que no se puede utilizar la responsabilidad para realizar sus créditos
Para ellos se usa el principio de condición paritaria (“per conditio creditorum”): Supone que todos los créditos tienen el mismo carácter igualitario, es decir, su condición paritaria
Se plantea otro problema, permitir que cada crédito se ejecute aisladamente, pero esto hace que se cumpla el anterior principio


Derecho concursal:


El procedimiento de ejecución universal, recibe el nombre de “concurso” (“con currere”) ya que permite colocar a todos los acreedores en la misma posición
El sistema actual existente en España para ejecutar a los insolventes, es el sistema concursal, que es muy novedoso
Anteriormente sus características eran:
o Legislativamente disperso Se caracterizaba por el distinto tratamiento que se le daba a comerciantes y civiles
Por estos problemas del sistema anterior, se produce la modificación del derecho concursal: ley concursal 2003
Esta ley son dos leyes en realidad, ya que hay una ley orgánica complementaria. Entro en vigor en septiembre del 2004, por que dicha ley conociera se crearon los juzgados mercantiles
Las características fundamentales del nuevo sistema son:
o Hay una sola ley (unidad legislativa) ya que la Ley concursal regula todas las materias relacionadas o Hay una unidad de disciplina, porque se trata igual al deudor civil y al deudor mercantil o Existe una unidad de procedimiento, que es muy flexible y que tiene la idea de salvar la situación intentando mantener el patrimonio y recurriendo a la liquidación como último recurso

Procedimiento que sigue el concurso:


Se inicia mediante un auto de apertura de concurso que firma el juez de lo mercantil, bien porque lo pide el propio deudor (voluntario) o bien lo declara a instancia de los acreedores fundamentándose en algún dato objetivo que se concreta en el presupuesto
Se nombra el órgano de administración del concurso
Se procede a:
o Determinación de la masa activa, para ello se recurre a la separación (de lo que no esté incluido en el patrimonio) y reintegración (de lo que si esta dentro del patrimonio, inventario) o Determinación de la masa pasiva, viendo cuáles son sus acreedores. Para ello se recurre a la comunicación, reconocimiento y clasificación de créditos (lista de acreedores, créditos privilegiados, créditos subordinados) o Una vez hecho esto, se puede dar:  Que se consiga un acuerdo entre los acreedores, que es el fin del concurso
Convenio:
Pactado en cualquier momento del procedimiento
Junta de acreedores
 Que se liquide el patrimonio del deudor o El concurso tiene una fase especial, porque puede convertirse en un procedimiento abreviado si:  El pasivo es inferior a un millón de euros  El deudor es una persona física o jurídica que pueda presentar balance abreviado con arreglo a la legislación mercantil En este proceso abreviado:  Los plazos se reducirán a la mitad  Se simplifica el órgano de administración a una persona

Estrategia con retrocesos de Fibonacci

Inicio

Arcos de Fibonacci



Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.