Abanico de Fibonacci


1.- El coste de los servicios exteriores • Con frecuencia se acostumbra a tratar en una sola rúbrica los denominados costes indirectos, entre los que frecuentemente se incluyen factores habitualmente clasificados como suministros o servicios exteriores. Si en ocasiones pueden ser de adscripción indirecta, no siempre sucede así, en cuanto que muchos de ellos suelen comportarse de manera tal que el computo de su consumo es perfectamente determinable y su relación causa/efecto con la producción resulta manifiesta. Buena parte de los servicios exteriores cabe calificar como indirectos sin perjuicio de que en ocasiones permitan una adscripción definida e inequívoca. En todo caso dicha condición no es un atributo inherente a la naturaleza intrínseca de un factor, sino derivado de su funcionalidad y comportamiento, circunstancia que conlleva que un mismo factor pueda permitir su incidencia directa a cualquiera de las fase de localización del proceso y no admita otro tanto en la de afectación al producto • Existe una gran diversidad de interpretaciones por lo que es difícil definir exactamente los servicios exteriores • Los servicios exteriores se tratan de servicios prestados por terceros pero en mayoría susceptibles de poderse llevar a cabo igualmente por personal de la propia empresa. La diferencia esencial entre uno y otro supuesto se centran, en que los servicios exteriores se prestan por personas físicas o jurídicas vinculadas a al empresas, en vez del jurídico laboral que regula las relaciones de esta con el personal de su plantilla • Aunque el marco jurídico sea común su funcionalidad, comportamientos y asignación pueden deferir. Por la modalidad de contratación, en cuanto que un mismo servicio no puede convertirse con distinto alcance temporal. Por la propia funcionalidad, dependerá del marco de sus posibles alternativas de afectación, según que sus fines sean concretos e individualizados o de carácter general • Se define servicios exteriores como consumo, valorado en dinero, de los servicios obtenidos por la empresa del exterior, para su aplicación al normal desarrollo de la actividad genérica que le es propia y/o, en particular, al proceso específico de obtención del producción • En lo concerniente al consumo no presentan mayor problema de valoración, frecuentemente suele coincidir con la adquisición, si bien en ocasiones se realiza en forma estimada con la subsiguiente necesidad de ajustar la posible desviación. En cuanto la aplicación dependerá de la naturaleza y características de la prestación de que se trate: o Servicios ocasionales: Cuando el servicio se contrate con carácter ocasional y por razones concretas El precio está pactado y si el montante de la adquisición no presenta problema alguno de computo, su aplicación suele ser conocida y la adscripción tampoco encierra complejidad alguna, salvo que se trate de prestaciones de plural y/o indefinida incidencia cuya imputación requiera de la aplicación de criterios de reparto ad hoc o Servicios habituales: Se trata de prestaciones pluriperiódicas contratadas por la empresa para usar de ellas, por tiempo definido o indefinido, de manera continua y permanente (limpieza, arrendamientos, seguros, asesorías…). Su precio se pacta para todo el periodo de vigencia y tampoco hay problema alguno que pueda entorpecer la ulterior valoración de los consumos, para cuyo cómputo deberá tenerse en cuenta el principio del devengo a efectos de periodificar hacia adelante los valores consumidos. En lo concerniente a su adscripción, participa de iguales características a los servicios ocasionales, en cuanto que la naturaleza y condiciones innatas del servicio son independientes de su temporalidad, duración o frecuencia o Servicios mixtos: Responden a las características de la función de costes semivariables o mixtos, integrados por un componente fijo (a soportar por la mera contratación del servicio, aun cuando no se haga uso específico de él) y otro variable (en función de su utilización), lo que al mixtificar el computo del montante y valor de la compra correspondiente a un periodo, mixtifica asimismo la valoración y la adscripción de su consumo. El importe que da derecho a usar el servicio debe asumirse en cualquier caso. En cuanto que se trata de precio pactado cuyo montante periódico global viene especificado en la factura, no existe problema alguno para la valoración de los abastecimientos y tampoco para la de los consumos, salvo común para todos los servicios de tener que estimar el montante a imputar en determinado intervalo temporal y la necesidad derivada de ajustar las posibles diferencias No sucede otro tanto en lo concerniente a la adscripción de dichos consumos, habida cuenta que la referida dualidad de cuotas deriva de diferentes causas también tiene diferentes efectos:  Cuota fija: Obedece al estricto derecho a poder usar del servicio, del que participan todos los lugares de coste a los que se haya dotado de esa capacidad potencial de uso. Se trata de un coste fijo que debe ser adscrito en función del criterio que en cada caso proceda  Consumo: Existe una relación causa/efecto perfectamente definida y no plantea problema alguno de adscripción. Basta computar el consumo de que se trate y afectarlo al lugar que lo haya generado

Estrategia con retrocesos de Fibonacci

Inicio

Arcos de Fibonacci





Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Máster de finanzas en dirección financiera, con especialización en análisis bursátil y banca y gestión de activos financieros. Doctorando en Administración sobre la gestión y la creación de valor en las empresas.