Abanico de Fibonacci


8.- La decadencia del imperio hispánico a) El rey y sus válidos: • La política del siglo XVII se caracterizó por el abandono de poder de los monarcas a favor de sus válidos, personas que gozaban de su confianza para desempeñar las labores de gobierno • Así aparecen dos ejemplos muy significativos: o Felipe III: Entrego el poder al duque de Lerma, quien procuró no intervenir en las guerras europeas. Dentro de España no se soluciono el problema de la despoblación y la crisis económica o Felipe IV: Entrego el poder al conde-duque de Olivares, que deseaba reforzar la posición española en Europa b) El fin de la hegemonía española: • La entrada española en la guerra de los treinta años (1618), un conflicto entre católicos y protestantes europeos, trajo dos consecuencias fundamentales: o En un primer momento favoreció a los intereses españoles, con victorias como la de Breda o Pero la entrada de Francia en el conflicto cambio el signo de la guerra y España se vio abocada a la derrota que se vio refrenada con la paz de Westfalia (1468), que supuso el reconocimiento de la independencia de Holanda, el fin de la hegemonía de España en Europa y el ascenso de Francia como potencia europea c) Carlos II y el problema sucesorio: • Tras la paz de los pirineos (1659), que supuso el fin de las guerras con Francia, aparece la figura del último Austria, Carlos II • Su reinado se caracterizó por ser una época de decadencia con tres problemas principales: o Rey enfermo y tachado de incapaz por muchos o Un país cansado y despoblado o Un enemigo poderoso, Francia • Carlos II murió y ello provoco una guerra para ocupar el trono vacante. Esta guerra de sucesión (1701 – 1713) enfrento a los partidarios de Felipe de Borbón (francés) y a los del archiduque Carlos (austriaco). Vencerá el primero



Compartir

Sobre el autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.