Perdiguero de Burgos

Perdiguero de Burgos

Perros de Raza Perdiguero de Burgos TAMAÑO 25-30 kg 66-76 cm ACICALAMIENTO Mínimo ADIESTRAMIENTO Fácil COLORES Hígado y blanco Se ignora con certeza el origen del PERDIGUERO DE BURGOS, que sin duda es el resultado de cruces producidos entre distintas subrazas a lo largo de la historia. Distintos escritos parecen indicar que tal desconocimiento se deba a que esta raza siempre estuvo vinculada al pueblo llano, casi analfabeto y poco dado a escritos y registros. Tratadistas latinos como Plinio y Salustio, ya reseñaban la importancia de los perros procedentes de Hispania, perros de muestra que se empleaban para cazar aves con las redes, alrededor del año 23 d.C. La denominación de «perdiguero», es frecuente en los libros clásicos relacionados con la caza y en los que trataban de definir a los perros utilizados en la caza de la perdiz, pero se desconoce si especialmente se refieren al perdiguero de Burgos. La herencia de los sabuesos de rastreo olfativo se ve en las orejas y labios colgantes, sus grandes pliegues de piel y su gran estructura ósea, mayor que la de otros pointers. (Así eran los pointers alemanes hasta principios del siglo XIX). Esta raza fue creada cruzando razas antiguas de huesos aún más grandes, como el perdiguero navarro, con pointers de huesos más pequeños. Se usaba para cazar grandes presas, como ciervos, pero como el portugués, ahora caza liebres y perdices. Contento en el agua y en la tierra, es tranquilo y fiable, ideal para familias con niños. La piel colgante de la cara puede causarle problemas en ojos, labios y oído. El perdiguero de Burgos, nuestro antiguo perdiguero, es, sin lugar a dudas, un excelente perro de muestra, un versátil cobrador y un incansable cazador. Pero, sin embargo, no acaba de alcanzar el sitio que se merece, no siendo una raza muy conocida ni siquiera en su propio país de origen. Perro de muestra de pelo y pluma. El perdiguero de Burgos es muy apreciado por los cazadores que desean un perro rústico, duro en cualquier terreno y tipo de caza, obediente, fuerte y sobre todo de excelentes vientos y método de caza, debido a su tranquilidad y aplomo en la búsqueda, así como a su muestra y su impecable cobro. De temperamento rústico, equilibrado, tranquilo y sentado, resulta ser un gran perro de muestra, especialmente indicado para la caza de piezas de pelo y pluma. De mirada dulce, muy noble, es una raza de excelente carácter, docilidad e inteligencia. Aspecto general y carácter a) Descripción en conjunto: perro de caza de buena talla, eumétrico y mediolíneo. De cabeza bien desarrollada, tronco compacto y fuertes extremidades. Orejas caídas y pelo corto. b) Alzada a la cruz: Machos: de 62 a 67 cm., hembras: de 59 a 64 cm. Se observa en esta raza un elevado índice de dimorfismo sexual, siendo los machos más homogéneos y las hembras de alzadas más variables y menos corpulentas en general. c) Formación: índice corporal mediolíneo. Diámetro longitudinal lo más próximo posible a la alzada a la cruz. Deben buscarse la proporcionalidad y la armonía funcional, tanto en estática como en movimiento. d) Utilización: perro de muestra de pelo y pluma. Aunque empleado para piezas de caza menor, no desecha el rastro de piezas de caza mayor, en cuyo cometido demuestra gran bravura. Cabeza y cuello a) Descripción en conjunto: grande y fuerte de cráneo bien desarrollado, cara y hocico fuertes y orejas caídas en tirabuzón. El conjunto cráneo cara visto superiormente ha de ser moderadamente rectangular con disminución progresiva hacia la trufa, sin dar sensación de hocico puntiagudo. La relación entre la longitud del cráneo y la de la cara es de 6 a 5. Líneas cráneo faciales divergentes. b) Cráneo: ancho fuerte y de perfil convexo, con surco central bien marcado, abovedado y con cresta occipital poco marcada. Senos frontales acusados. c) Depresión fronto-nasal: suave poco acentuada. d) Cara: perfil recto o con ligerísimo acarneramiento hacia la trufa. Ancha en todo su largo no ha de dar sensación de puntiaguda. Caño nasal ancho. e) Trufa: marrón oscura, húmeda, grande y ancha con ventanas bien abiertas. f) Labios: caídos sin flacidez. El superior cubrirá bien al inferior. El inferior forma comisura labial marcada. Las mucosas han de ser marrones. g) Dientes: fuertes, blancos y sanos, mordida en tijera. Existen todos los premolares. h) Ojos: medianos, almendrados, preferiblemente oscuros de color avellana, de mirada noble y dulce dando en algunas ocasiones sensación de tristeza. i) Párpados: de piel medianamente gruesa, pigmentado al igual que las mucosas en marrón. El párpado inferior deberá ser lo más pegado posible al globo ocular. j) Orejas: largas y caídas de forma triangular. En reposo; insertadas a nivel de la línea de los ojos. Caen graciosamente en tirabuzón. Sin ejercer tracción han de llegar a la comisura labial y no alcanzarán la trufa. Suaves y blandas al tacto de fino pelo y piel y red venosa marcada. En atención de inserción más alta y colocación frontal más plana. k) Paladar: de rosadas mucosas con cuentas bien marcadas. l) Cuello: Fuerte y potente; parte ancho de la cabeza y se continúa con ligero ensanchamiento hacia el tronco. Borde superior ligeramente arqueado. Borde inferior con papada bien definida que partiendo de ambas comisuras labiales se presenta doble sin ser exagerada. Tronco y Cola a) Vista de conjunto: cuadrado, fuerte y robusto de potente pecho y costillar, dando sensación de poder y agilidad. b) Cruz: bien definida. c) Dorso: potente y musculado. Costillas de buen desarrollado, redondeadas no planas. Espacios intercostales bien marcados y amplios a medida que avanzamos hacia las costillas flotantes. El perímetro torácico ha de ser igual a la alzada a la cruz más 1/4 de la misma. Lomo mediano, ancho y musculado, dando sensación de poder. d) Grupa: ancha y fuerte. Su inclinación se procurará sea menor de 45o con respecto a la línea dorso lumbar y el suelo. Alzada a la grupa, igual o menor de la alzada a la cruz. e) Línea dorso lumbar: recta y horizontal o deseable con ligera caída desde la cruz. Nunca ensillada y sin oscilaciones durante el movimiento. f) Pecho: ancho, profundo, alcanza el nivel del codo, musculado y poderoso. Punta del esternón marcada. g) Vientre y flancos: vientre moderadamente recogido hacia los genitales. Ijares descendidos y flancos bien marcados. h) Cola: De nacimiento grueso e inserción media, se presenta amputada entre un tercio y la mitad de su longitud. Miembros anteriores a) Vista de conjunto: perfectamente aplomados. Rectos y paralelos. Fuertes de huesos con cuartillas cortas y pies bien desarrollados. b) Espaldas: moderadamente oblicuas, musculosas. La escápula ha de tener aproximadamente la misma longitud del brazo. Miembros posteriores a) Vista de conjunto: potentes y musculados, fuertes de hueso y bien aplomados con angularidades correctas, corvejones bien marcados y desviaciones, dando sensación de potencia y solidez. b) Muslos: muy fuertes y con clara apreciación de la musculatura, bien marcada y desarrollada. Su longitud es 3/4 de la de la pierna. Los testículos serán bien desarrollados y descendidos en el escroto. Marcha, piel, pelo, capa y defectos a) Marcha: La marcha típica de la raza es un trote económico, suelto y potente sin tendencia a la lateralidad y sin ambladura. b) Piel: Elástica pero no despegada, gruesa abundante de color rosáceo sin manchas. Todas las mucosas serán marrones, jamás negras. c) Pelo: Tupido de mediano grosor, corto, liso y repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Más fino en la cabeza, orejas y extremidades. d) Capa: Los colores básicos del pelo son el blanco y el hígado. Estos colores se mezclan irregularmente dando capas jaspeadas en hígado, hígado canoso, mosqueados en hígado y otras varias combinaciones, según sea predominante el color hígado o blanco y según estén las manchas blancas más abiertas o cerradas. Es característica muy frecuente aunque no necesaria de la capa, la mancha blanca nítida sobre la frente y las orejas siempre manchadas de color hígado homogéneo. Los pelos de color hígado pueden formar manchas nítidas bien definidas de dicho color distribuidas irregularmente por la capa del animal. Lo mismo puede suceder con los pelos blancos que pueden formar lagunas de este color sobre la capa sin que sean extremadamente abiertas. No se admiten jamás las coloraciones negras ni los fuegos sobre los ojos y en las extremidades. e) Defectos: Son defectos leves: - Perfiles de la cara acarnerados sin exceso, ausencia de algún premolar, mordida en pinza. - Línea dorso-lumbar poco sólida. - Conjuntiva ligerísimamente visible. - Belfos o papadas que sin resultar excesivos se encuentren muy marcados. - Cañas o pies no excesivamente débiles. - Cicatrices, heridas y excoriaciones durante la temporada de caza. Son defectos graves que excluyen de la calificación de excelente: - Hocicos puntiagudos y cráneos estrechos. - Ectropión o entornó muy acusado. Orejas demasiado largas o de baja inserción. - Belfos o papadas exageradas. - Cabezas pobres o pequeñas. - Ojos claros. - Ejes cráneo-faciales paralelos. - Ausencia de varios premolares y caninos no debido a traumatismos. - Línea dorso-lumbar ensillada. - Alzada a la grupa notablemente superior a la alzada a la cruz. - Aplomos incorrectos débiles o desviados, codos despegados y corvejones de vaca. - Pelo ondulado o muy largo. - Aspecto ligero, frágil o excesivamente pesado y linfático. - Carácter desequilibrado. - Cola sin amputar. Son defectos eliminatorios, que supondrán la calificación de inepto en confirmaciones de pureza y biotipo: - Nariz partida o negra. - Cualquier grado de prognatismo. - Enognatismo excesivo. - Despigmentaciones en la trufa. - Albinismo en la capa acompañado de las mucosas. - Monorquidismo o criptorquidismo. - Ejes cráneo faciales decididamente convergentes. OBSERVACIONES Y CONSEJOS Hasta el mejor perdiguero de Burgos tiene que nacer y hacerse. La cuna es muy importante, pero no más que la iniciación que se le debe dar desde joven para que pueda formarse física y mentalmente desde temprana edad. Si queremos un buen perro de caza, empezaremos por buscar un perdiguero con buenos orígenes cinegéticos. Éste es el punto que más interés despierta entre los cazadores, ya que servirá para conocer su trayectoria fam Si queremos un buen perro de caza, empezaremos por buscar un perdiguero con buenos orígenes cinegéticos. Éste es el punto que más interés despierta entre los cazadores, ya que servirá para conocer su trayectoria familiar y también para analizar, en parte, su futuro como cazador, que en definitiva es lo que interesa. DESCRIPCIÓN El perdiguero de Burgos es un perro de muestra de tamaño grande, proporcionado, fuerte y de líneas medias. Su cabeza es grande y potente, con el hocico fuerte y cuadrado y las orejas altas y colgantes en forma de tirabuzón. En el cuello destaca su papada prominente. Su cola es de inserción media y suele amputársele parcialmente. Su pelaje es corto, liso, apretado y de textura áspera. El color del manto es hígado o blanco mezclados irregularmente en diversas formas, aunque las orejas suelen ser nítidamente hígado y la frente blanca. Origen e historia del PERDIGUERO DE BURGOS El perdiguero de Burgos es una raza histórica castellana creada en el Siglo XVIII a partir del cruce de razas antiguas como el pachón navarro y otros pointers de huesos más finos. El objetivo era el de obtener un perro polivante para la caza con escopeta, que rastrease y mostrase ya fuera en la caza mayor, en la menor, sobre todo de la liebre, pero también como señalador y cobrador de aves. Era un perro aristocrático usado por la nobleza en sus actividades cinegéticas. No es de extrañar, por tanto, que la primera imagen de la raza aparezca en el cuadro titulado “Retrato en traje de caza del Príncipe Carlos”, realizado por Rafael Mengs en 1765. En 1911 se creó la Real Sociedad Canina de España y los primeros perdigueros de Burgos fueron inscritos. Por aquel entonces la densidad de estos perros en Burgos era mayor que en otras zonas por lo que se adoptó ese sobrenombre para el típico perdiguero castellano. Con todo y con eso, no hubo una previsión ni se aplicaron a la cría conocimientos científicos y genéticos. Tras la Guerra Civil española la raza fue diezmada y su recuperación se inició en 1956 de la mano de Fernando Huerta Ramírez y Raúl García Bengoechea, grandes defensores del perdiguero de Burgos. La raza tuvo un gran boom en los 60 y ello fomentó la reproducción de perdigueros bajo criterios exclusivamente mercantilistas, lo que originó ejemplares que ocasionaron lo contrario de lo previsto: el desprestigio de la raza. Hoy en día es una raza consolidada que se usa principalmente para fines cinegéticos casi con exclusividad dentro de las fronteras de España. Temperamento y comportamiento del PERDIGUERO DE BURGOS El perdiguero de Burgos es un cazador polivalente que viene siendo usado actualmente en todo tipo de caza, principalmente como señalador y rastreador eficaz y tranquilo que usa un ladrido continuo mientras rastrea, adaptándose bien a diversos ambientes: maleza, agua o bosque tupido. Es también un buen cobrador de pájaros abatidos. Por sus características requiere por tanto una gran cantidad de ejercicio por lo que es más adecuado para la vida en las zonas rurales, donde tienen más posibilidad de salir al campo, o para familias numerosas y activas con mucho movimiento y espacio. Son perros tenaces en la caza, de fino olfato, seguros, valientes incluso ante piezas de caza mayor, con una constitución fuerte, muy resistentes, incansables y que disfrutan con el trabajo a las órdenes de un jefe. En familia son amables, obedientes, tolerantes, dóciles, de fácil adiestramiento, juguetones incansables, fiables con los niños y tranquilos con otros perros. Si se aburre o permanece tiempo inactivo puede, sin embargo, volverse muy destructivo y ladrador. Salud y cuidados del PERDIGUERO DE BURGOS El perdiguero de Burgos es una raza que por lo general no presenta especiales problemas de salud salvo que algunos ejemplares pueden llegar a padecer problemas óseos como la displasia de cadera. Menos comunes son otras enfermedades genéticas gracias a la selección de la raza que se llevó a cabo en su origen. Conviene sin embargo revisarle sus ojos para prevenir infecciones, así como sus orejas caídas para que no se acumulen allí bacterias y hongos debido a la humedad que allí se deposita. Como sucede con otros perros de caza es conveniente que se le realice una inspección periódica, después de una jornada en el campo, a fin de descubrir eventuales espigas clavadas o parásitos en la piel o pelos. Especialmente deben revisarse las patas y orejas. Atención a las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir la piroplasmosis. Respecto a su cuidado es un perro fuerte, rústico y saludable que no precisa cuidados especiales más allá de las atenciones veterinarias comunes a todos los perros y un entrenamiento físico diario para mantenerlo en forma. Por último el mantenimiento de su pelaje corto es sencillo y basta con un cepillado semanal para retirar los pelos muertos. l perdiguero de Burgos, nuestro antiguo perdiguero, es, sin lugar a dudas, un excelente perro de muestra, un versátil cobrador, un incansable cazador. Pero, sin embargo, no acaba de alcanzar el sitio que se merece, no siendo una raza muy conocida ni siquiera en su propio país de origen. Pedro Álvarez Vélez La cuna es muy importante, pero no más que la iniciación que debemos dar al perro desde joven Hasta el mejor perdiguero de Burgos tiene que nacer y hacerse. La cuna es muy importante, pero no más que la iniciación que debemos darle desde joven para que pueda formarse física y mentalmente desde temprana edad. Si queremos un buen perro de caza empezaremos por buscar un perdiguero con buenos orígenes cinegéticos. Éste es el punto que más interés despierta entre los cazadores, ya que nos servirá para conocer su trayectoria familiar y, también, para analizar, en parte, su futuro como cazador, que en definitiva es lo que nos interesa. Los cazadores somos cada día más exigentes con los perros de muestra y queremos, egoístamente, que sean los propios perros los que pongan cada día más de su parte, cuando de hecho ya es así. A menudo, nos encontramos en las pruebas de trabajo con perros que participan en el PAN, y es entonces cuando se encuentran por primera vez delante de especies de caza en su medio natural, que les provoca lo suficiente como para que aflore su instinto natural de perro cazador, de muestra y cobrador, con un mismo resultado: entran sin saber a dónde van y salen sabiendo para qué los han llevado; esto es, a cazar. La iniciación El perdiguero va tan ciego detrás de la pieza que el disparo no le intimida en absoluto y lo asume como normal Una buena iniciación en la búsqueda en la muestra y en el tiro garantiza un buen final. De esta forma, sobre los cinco meses de edad ya podemos empezar a campear. Esto, sobre todo, localiza a nuestro perdiguero, ya sea macho o hembra, y un mes más tarde se le puede soltar alguna codorniz y que muerda alguna pieza. No se debe abusar de este tipo de caza ya que, en esta primera etapa, se trata de poner facilidades al cachorro de forma que su instinto de caza se vaya desarrollando en cada salida que hagamos al campo y así picarlo. Y si tenemos la posibilidad de iniciarlo con caza salvaje, mucho mejor. Poseemos en España una de las mejores razas de perros de muestra, el perdiguero de Burgos, que vale tanto para pelo como para pluma. En la imagen, Euro del Nastasi. A la vez que nuestro joven perdiguero aprende a buscar se iniciará, también, en realizar la parada. Inicialmente puede que en esta fase de iniciación predomine el instinto de muestra; pero no hay que asustarse, no pasa nada. Hoy en día si los perdigueros realizan muestra sólo es cuestión de tiempo y, en el peor de los casos, debemos entender que se trata de un aprendiz impetuoso que necesita una buena lección. Para ello, buscaremos un campo grande con visibilidad y codornices que vuelen: con dos o tres carreras detrás de ellas es suficiente para que en la próxima codorniz que encuentre se quede de muestra y demos por aprendida la lección. Iniciación al tiro En este momento es mejor no tener prisa para el tiro, sino hacer las cosas bien desde el principio. Así evitaremos sustos o resabios que son costosos de quitar. Muy dependiente de su dueño, el perdiguero es un perro muy obediente y fácil de manejar. En la imagen, King del Nastasi. Ahora que ya tenemos el perdiguero puesto en la búsqueda y en la muestra, toca la iniciación al tiro. Como he comentado antes, habrá que buscar una zona abierta, sin demasiada vegetación, y sembraremos la caza; daremos un tiempo y sacaremos al perro. Éste empezará la búsqueda y, una vez localizada la pieza, se quedará de muestra; esperaremos a que la pieza salga volando y, con toda seguridad, nuestro perro irá detrás, pues en ese momento no tiene otra cosa en la cabeza que seguir el vuelo de la codorniz para no perderla de vista. Dejaremos que se alejen, cuanto más mejor, y cuando la distancia ya sea considerable entre el perdiguero y nosotros, y siempre antes de que la codorniz toque suelo, realizaremos un único disparo al aire sin dejar de observar la reacción del perro. Al oír la detonación observaremos cómo, en la mayoría de los casos, el perdiguero va tan ciego detrás de la pieza que el disparo no le intimida en absoluto y lo asume como algo normal, algo asociado a lo que le gusta, la caza. Habrá que realizar un par de ejercicios otros dos días más y se tendrá el perdiguero puesto a tiro. Durante este ejercicio de entrenamiento siempre es mejor más caza y menos tiros. De este modo se ahorrará mucho tiempo y algún que otro disgustillo. Polivalente cazador Una de las mejores características de esta raza es su versatilidad. En la fotografía, Tula II de Pedrálvez. Si usted es un cazador que tiene la gran suerte de disfrutar de un coto donde la perdiz roja es salvaje; si además tiene conejos y alguna que otra liebre; si en la caza prefiere la compañía de un solo perro, o dos a lo sumo, de una misma raza; si piensa que los días de perdices son para disfrutarlos con su perro y nadie más; si no le gusta dejar piezas heridas sin cobrar; si quiere disfrutar del silencio de su propia voz; si desea despreocuparse de la situación del perro porque él se encarga de controlar la suya; y si quiere un perro fácil de adiestrar y cómodo, no lo dude: su perro de muestra es un perdiguero de Burgos. Si, por el contrario, es un cazador que tiene varios perros de muestra de diferentes razas y le gusta cazar con todos; caza con más gente, más perros, más razas, más voces, más silbatos y más tiros, entonces, no le recomiendo que se haga con un perdiguero de Burgos. Con todo esto no quiero decir que en estas condiciones no haya algún perdiguero que funcione, pero no es lo habitual en la raza. Por lo tanto, es importante que lo tengamos en cuenta para evitar fracasos que luego se achacan al perro y son sólo a causa de nuestra propia elección. EL SILENCIO DEL PERDIGUERO DE BURGOS Hace unos nueve meses, en la última prueba que celebró la Asociación Española del Perro Perdiguero de Burgos (AEPPB) en La Valdorba (Navarra), asistió a la prueba Javier Ruiz Miguel en calidad de supervisor para la dirección del Libro de Orígenes de la Raza. Finalizado el evento comentó que, bajo su punto de vista, creía que a esta raza le faltaba el que se la conociera un poco más. Y es cierto, no podemos estar más de acuerdo, pero con algún que otro matiz. Desde la Asociación Española del Perro Perdiguero de Burgos siempre se ha intentado que todas las mejoras que se han conseguido en estos veintisiete años de selección y crianza estuvieran al alcance de todos los aficionados al perdiguero. Ésta ha sido nuestra meta: un compromiso de seriedad y responsabilidad con respecto al trabajo que se está realizando, sin dar falsas expectativas y siempre con la mirada puesta en el perro y en el cazador como única alternativa de futuro viable para una raza que casi estaba desaparecida del ámbito cinegético. Inexorablemente, el tiempo da o quita la razón y en nuestro caso nos la ha dado en cada una de las iniciativas que hemos llevado a cabo en todos estos años de funcionamiento y hoy somos más de 400 socios, con nuestro propio Libro de Origen oficial (LOPB) desde junio del 2005 y Registro Fundacional oficial (RFPB) para perdigueros con menos de cuatro generaciones conocidas, que después de haber pasado todas las pruebas exigidas son recomendados para la crianza. En definitiva, todo este trabajo ha servido para que hoy en día cada nuevo perdiguero sea un nuevo aficionado, un nuevo socio y que esta raza esté en el lugar que le corresponde. Ahora, señores, sí toca. Como ya he dicho, el perdiguero de Burgos es un perro para todo: pelo y pluma, llano y monte, un polivalente, como casi todos los continentales, pero a mi entender con una gran ventaja con respecto a las otras razas continentales que tenemos aquí: el perdiguero nunca servirá para otra cosa que no sea para la caza real. Dudo que alguna vez vean a un perdiguero cazando o participando en alguna prueba con un collar eléctrico en el cuello y corriendo como un desesperado a doscientos metros de su dueño o conductor en busca de una pieza que en el momento que la muestre, y sea salvaje, no les va a servir para ninguno de los dos, porque todos sabemos que en condiciones normales volará antes de que el cazador se encuentre a la distancia de tiro adecuada. El perdiguero es una raza muy antigua y tiene un sistema de caza muy fijado que admite pocas manipulaciones, por fortuna. A perdices En la caza de la perdiz el comportamiento es el de un compañero: la mejor mano que puedas hacer tú y tu perdiguero. Su forma de cazar es la de un perro activo. Se mueve y busca mucho más de lo que algunos piensan; tanto, que cada vez son más los jóvenes que se hacen con un perdiguero y es lógico: con la condición física de un joven y un perro que no te espante la caza, las posibilidades de cazar se multiplican: a más piezas más tiros; a más tiros, más posibilidades de hacer caer alguna perdiz herida y más cobros difíciles que aprovecharemos para hacer un respiro en el lance y observar una de las mejores faenas que nos puede hacer un perdiguero de Burgos: el pisteo y el cobro de una perdiz de ala, la prueba de fuego de un perro de muestra polivalente. La caza de pelo Lo mejor de la caza de la codorniz son las muestras y el aguante físico del perdiguero al calor Para el conejo el sistema de caza que emplea es muy diferente al de la perdiz. En ésta vemos a un perdiguero más rápido de movimientos, con la nariz a media altura, buscando siempre al trote y poniendo terreno por medio continuamente, que no se para o entretiene a menos que dé con alguna emanación. En el caso de la caza del conejo nos encontramos con un perdiguero que acerca la nariz al suelo, media altura baja, con una búsqueda metódica, entretenida, mateando… Le veremos más muestras que con las perdices y también cobros más fáciles. Si alguna vez sale a la carrera detrás del conejo por errar el tiro no suele ladrarlo, cosa que sí hace la mayoría de las veces a la liebre. Codornices El perdiguero es un perro ideal para la caza en terrenos ásperos y secos de la Península. Por último, la caza de la codorniz como tal es complicada, porque si el medio donde cazamos es en las alfalfas y nuestro perro no las ha pisado nunca, es muy fácil que ese día no se nos olvide fácilmente en mucho tiempo; por el contrario, si las cazamos es rastrojos no habrá problemas de adaptabilidad, siempre y cuando nuestros perros tengan los pies duros —en el caso del perdiguero, por naturaleza, es un perro que no aspea fácilmente—. El perdiguero, en general, es un buen perro para cazar codornices; su forma de cazar estaría entre la que utiliza para la perdiz y la que emplea para el conejo: cabeza a media altura, paso de caza intermedio y distanciado del cazador unos treinta o cuarenta metros. Lo mejor de esta caza son las muestras y el aguante físico del perdiguero al calor, que le servirá de entrenamiento para la general. Pedro Álvarez Vélez Presidente de la AEPPB Comentarios (7) Perdiguero de Burgos Otros nombres: Braco de Burgos Perdiguero de Burgos Perdiguero de Burgos El Perdiguero de Burgos es un perro de caza idóneo para la caza con pelo y plumas. Rústico y resistente, este perro puede trabajar en cualquier terreno y practicar cualquier tipo de caza, tanto en caza menor como mayor. Información principal sobre el Perdiguero de Burgos Esperanza del vida del Perdiguero de Burgos : Entre 13 y 15 años Carácter : Inteligente, Cazador Tamaño del Perdiguero de Burgos : Grande Tipos de pelaje : Corto Grupo FCI Grupo FCI Grupo 7 - Perros de muestra Sección Sección 1: Perros de muestra continentales Características físicas del Perdiguero de Burgos Tamaño del Perdiguero de Burgos Hembra Entre 59 y 64 cm Macho Entre 62 y 67 cm Peso del Perdiguero de Burgos Hembra Entre 25 y 30 kg Macho Entre 25 y 30 kg Colores del pelaje del Perdiguero de Burgos Blanco y color avellana. Ambos están mezclado de manera irregular. Tipos de pelaje Corto. Apretado, liso y de grosor medio. Colores de ojos del Perdiguero de Burgos Avellana. Características físicas del Perdiguero de Burgos El Perdiguero de Burgos es un perro musculoso, sólido, de cabeza maciza, con evidentes barbas y abundantes bigotes caídos. El hocico es casi cuadrado; la nariz es oscura pero no llega a ser negra. Los ojos tienen una expresión melancólica. Las orejas son grandes, largas y colgantes. El pecho es profundo, la grupa redondeada. La cola la porta alta y alegremente. Las piernas son largas, musculosas y perfectamente rectas. Carácter Cariñoso Fuera de su tiempo de caza, el Perdiguero de Burgos es dulce, amable y simpático. Características que lo posicionan como un excelente perro de compañía pero es muy raro que se utilice como tal puesto que es uno de los mejores perros de caza que existen. Juguetón No dice que no a los juegos de rastreo. Tranquilo Es un perro equilibrado, tranquilo y aposentado. Inteligente Es muy fácil de entrenar y se adapta a todo tipo de terreno, incluso a los más difíciles. Cazador Es un perro adaptado a diferentes tipos de caza: se utiliza principalmente para el faisán, la perdiz, la liebre y el venado. Tiene un olfato muy sensible y es un muy buen ponente. Miedoso / desconfiado con los extraños Nada asusta a este perro porque es imprudente en cualquier circunstancia. Una buena educación le permite recibir a los huéspedes con respeto, pero se debe tener cuidado porque puede llegar a ser violento si siente que sus dueños corren peligro. Independiente El Perdiguero de Burgos es un verdadero perro de caza. Por lo tanto, no es el mejor can de compañía. De naturaleza autónoma, ya sea en familia o en su grupo de trabajo. Comportamiento del Perdiguero de Burgos Tolerancia a la soledad Puede soportar períodos de soledad siempre y cuando sus necesidades hayan sido cubiertas antes de quedarse solo. Fácil de educar / obediente Entrenarlo para cazar es muy sencillo puesto que está predestinado para esa tarea. Por otro lado, si es adoptado sólo como perro de compañía (lo cual no es recomendable), su educación debe ser consistente, temprana y firme. Ladrador Puede ladrar en caso de intromisión de personas desconocidas o cuando trabaja. Tendencia a escaparse Puede llegar a escaparse si sus necesidades básicas no han sido cubiertas y descubre una pista interesante. Tendencia a romper cosas Si se siente inactivo puede desarrollar comportamientos destructivos. Comelón Este perro cuenta con un buen apetito. Esto puede ser una ventaja para su educación pero también dará pie a que desarrolle problemas de obesidad si las raciones no son equilibradas y/o como muchas golosinas. Perro guardián El Perdiguero de Burgos es un buen perro de alerta. Primer perro Este perro no está recomendado como primer perro ni tampoco para personas inactivas. Estilo de vida El Perdiguero de Burgos en un departamento La vida en la ciudad -y mucho menos en un departamento- no le conviene en absoluto. Este perro de caza debe vivir en el campo. Necesita ejercicio / deportista El Perdiguero de Burgos es un perro deportista, con mucha energía y robusto sobre todo cuando está trabajando. Viajes / facilidad de transporte Este perro de caza puede seguir a sus adiestradores en todos sus movimientos, pero para ello debe estar bien educado y socializado de antemano, especialmente cuando viaja en transporte público. Compatibilidad Perdiguero de Burgos y los gatos Si está acostumbrado desde pequeño, puede vivir con un gato. De lo contrario, el Perdiguero de Burgos verá al felino como una presa. Perdiguero de Burgos y los perros Es importante un trabajo de socialización para que este perro se comunique de manera respetuosa con sus congéneres. El Perdiguero de Burgos y los niños El Perdiguero de Burgos está lejos de ser un perro de familia, pero puede vivir con niños si estos respetan su espacio. Perdiguero de Burgos y los adultos mayores Está totalmente desaconsejado para las personas mayores puesto que el Perdiguero de Burgos no es un perro de compañía. Precio del Perdiguero de Burgos El precio de un Perdiguero de Burgos varía en función de sus orígenes, edad y sexo. Puesto que no es una raza muy difundida en México, es difícil establecer el precio medio de un cachorro de pedigrí. En cuanto al presupuesto medio para su manutención es de $ 800/mes aproximadamente. Aseo Cepillarlo regularmente le permitirá tener un manto bello. En periodos de caza, su amo debe cepillar su pelo de manera más regular. Caída del pelo Las pérdidas de pelo son moderadas. Alimentación del Perdiguero de Burgos Las porciones tradicionales, tales como carne cruda, carbohidratos y verduras, son perfectas para este perro, pero también se le pueden ofrecer raciones industriales de alta calidad. Las raciones deben ser adaptadas de acuerdo a su gasto de energía diario. Salud del Perdiguero de Burgos Esperanza del vida del Perdiguero de Burgos 14 años. Resistente / Robusto Es un perro muy robusto que no desarrolla enfermedades. Sin embargo, después de una jornada de caza es importante que su dueño revise sus orejas. Tolerancia al calor El Perdiguero de Burgos puede trabajar en épocas de calor. Tolerancia al frío Acostumbrado a temperaturas suaves debido a sus orígenes, este perro puede tener dificultades para soportar el frío cuando no está en actividad. Tendencia a subir de peso Muy glotón. Su dueño debe prestar mucha atención a su alimentación para que el Perdiguero de Burgos no corra el riesgo de convertirse en un can obeso. Esta raza tiene tendencia a engordar fácilmente. Enfermedades comunes Displasia de cadera. Sobrepeso. Aquí puedes ver cómo acabar con la obesidad en perros. Conviene saber... Esta raza está muy difundida en España, su país de origen, sin embargo en México no es muy popular. Historia y orígenes Existen dos teorías sobre su origen. La primera afirma que es un perro autóctono que se desarrolló solo en la provincia de Burgos. Mientras que la segunda subraya que el Perdiguero de Burgos es el resultado del cruce de un perro de caza ibérico y de un perro español. Las primeras descripciones sobre el Perdiguero de Burgos datan del siglo XVI: una raza que fue mencionada en los ‘Diálogos sobre el arte de la caza’ de Alonso Martínez de Espinar, cabeza de los ballesteros del Rey Felipe VI. Nombres Lipe, Anzar, Zapa, Pedro, Pablo, Ire, Nube, Tilla o Juana son nombres perfectos para este perro. Encuentra más ideas de nombres para tu perro aquí dog-match ¿No sabes cuál escoger? ¿Todos los perros te fascinan? Wamiz te ayuda a descubrir qué raza de perro va mejor contigo... HACER EL TEST ¿Cómo es el Perdiguero de Burgos?. Carácter y Comportamiento Debido a la gran variedad de razas de perros, resulta muy conveniente investigar algunas antes de proceder a la adopción. Con esto, podemos estar mejor orientados para elegir al que mejor se adapte a nuestro estilo de vida. De esta manera, nos evitaremos futuras molestias tanto al nuevo integrante de la familia como a la familia misma. En esta oportunidad, traemos todo lo que se debe saber sobre el Perdiguero de Burgos. Características físicas del Perdiguero de Burgos Lo primero que debemos destacar de esta bella raza, es que el Perdiguero de Burgos es un cazador por naturaleza. Se trata de una raza que ha evolucionado para este fin, es por ello que sus características físicas son tan definidas y especializadas para la caza. Se trata pues, de un perro con patas robustas y rectas muy bien definidas y desarrolladas, mientras su estructura general es compacta y musculosa. Su cabeza es fuerte al igual que su ancho cuello. A su vez, su nariz es de color marrón oscuro sin llegar al negro. Por su parte, sus labios son caídos, y sus ojos en forma de almendra, suelen ser de color avellana, con una mirada triste característica. Sus orejas son triangulares y caen a los lados. En cuanto a su talla, son perros grandes de los cuales los machos pueden llegar a medir entre 62 y 67 cms., y las hembras unos 59 a 64 cms. Su pelaje, es liso y corto de un grosor intermedio, que suele ser de color blanco y avellana (hígado) entremezclado de forma irregular. Por otra parte, la esperanza de vida de estos cazadores puede encontrarse entre los 12 a 15 años. Temperamento y comportamiento del Perdiguero de Burgos Tal como lo señaláramos, esta raza es ideal para la caza. De hecho, su nombre se debe a que se le entrena para cazar pequeñas perdices, pero también conejos y cualquier otro animal que se le enseñe a cazar. Normalmente se adiestra para señalar y rastrear a su presa. Su ladrido es tranquilo y sabe desenvolverse bien en bosques, ríos y áreas con mucha maleza. Es un perro obediente, por lo que su entrenamiento resulta sencillo. Característica ésta esencial para su autocontrol al momento de tener la presa a su merced. A pesar de ser un excelente cazador, es dócil de un comportamiento tranquilo y equilibrado. El Perdiguero de Burgos, por lo general no se recomienda como perro de compañía, pues requiere de mucha actividad física, amplios espacios para movilizarse y realmente bien vale aprovechar sus destrezas naturales. Pero esto no es un impedimento para que se desenvuelva en un ambiente meramente hogareño. En familia son bastante amorosos y amables, les encanta jugar con sus dueños, les encantan los niños y se pueden desenvolver bien ya con otros perros. Tienen un alto sentido del olfato y a pesar de que no son perros de guardia, son bastante valientes, por lo que siempre estarán alertas de lo que ocurre a su alrededor y se encargará de avisar a sus dueños cualquier irregularidad que ocurra. ¿Cómo debe ser el dueño y el entorno de un perro Perdiguero de Burgos? [insert_php]$IDD=1990;$POSICION=»dueño»;include «/var/www/html/PERRO.SHOP/php/includes/publi_amazon.php»;[/insert_php] Ahora bien, con todas las características antes indicadas, es importante que el dueño de estos perros tenga a disposición un campo abierto donde estos puedan practicar sus cualidades, en caso de no tener nada de cazar, entrenarlo buscando objetos es una buena manera de mantener todos sus sentidos alertas y bien desarrollados. Este aspecto será esencial para el Perdiguero, un espacio donde jugar y correr le permite drenar energía y mantener sus destrezas natas al cien por ciento. En este sentido, personas que tenga actividades al aire libre, que practiquen excursionismos, caza y similares, podrán encontrar en esta raza un excelente compañero de aventuras. El entrenamiento y el juego es parte fundamental del Perdiguero de Burgos, un sitio tranquilo donde estos puedan descansar y sentirse a gusto en familia, todo esto para equilibrar sus emociones y su salud. Ya que si estos dos no se equilibran pueden causar cambios emocionales en el perro que, con el tiempo, se van a volver en una consecuencia para toda la familia. No es un perro urbano, es decir, lo pasará mal en un piso o espacios reducidos, así como, paseando con correa a tiempo completo. Por lo que, si vivimos en la ciudad, éste no será nuestro perro ideal. ¿Cuales son los cuidados necesarios de un Perdiguero de Burgos? Es importante conocer los cuidados básicos que le debemos brindar al Perdiguero de Burgos. Con esto, nos aseguramos de que tenga una buena calidad de vida. Ojos Como una característica propia del Perdiguero, es que sus párpados son gruesos, pero particularmente el inferior se encuentra adherido al globo ocular. En este sentido, se le deben revisar de forma constante sus ojos, para prevenir infecciones. Orejas, patas y piel Como animal de caza, el Perdiguero estará constantemente en contacto con árboles, hierba, maleza y cosas por el estilo. Como consecuencia de ello, es normal que se le adhieran, insectos y parásitos como, pulgas y garrapatas, y por tanto se le alojen en las orejas, en las almohadillas y en su piel. Así pues, se debe realizar una revisión exhaustiva cada vez que regresemos de alguna excursión con nuestro perro. Con esto evitaremos la acumulación de parásitos, bacterias y hongos. Para que su pelaje se mantenga en buen estado, será necesario cepillarlo al menos dos veces a la semana. Y en consonancia con el párrafo anterior, en períodos de caza, este cuidado deberá incrementarse para evitar huéspedes indeseados. Visitas al veterinario Llevarlo al veterinario por lo menos cada seis meses es necesario para que esta raza pueda estar totalmente sana. Esto, es algo que no puede ignorarse, pues debido a su constante actividad al aire libre, se encuentra muy expuesto a parásitos externos. Pero también puede llegar a sufrir lesiones, especialmente en sus patas. Por esto, es recomendable hacerle chequeos profundos. Alimentación Su alimentación es básicamente carnívora si optamos por comida casera. Pero si nos decidimos por alimentarlo con pienso, este debe ser de muy buena calidad. Esta raza suele ser muy glotona, y si nos descuidamos puede tender al sobrepeso. No obstante, si es una mascota totalmente activa, pueden llegar a consumir muchísima energía, por lo que en términos generales se les debe ofrecer cerca de 1.500 kilocalorías al día, pudiendo alcanzar hasta 4.500 kilocalorías. Esto debe ser supervisado por su veterinario. Actividad física Como cazador, está acostumbrado a largas jornadas de actividad física y tolera bien el calor. Puede aguantar, horas de caminatas y apenas fatigarse, por supuesto, siempre debe mantenerse hidratado durante estas jornadas. Si no será adquirido como perro de caza, se debe asegurar que tenga suficiente actividad física diaria para mantenerse activo. Es decir, requerirá de largos paseos, preferiblemente a parques donde pueda correr. 30 Kilogramos 67 Altura a la Cruz Max. 13 Años de Vida 60% Coste Mantenimiento Cachorros y Gestación del Perdiguero de Burgos El tiempo de gestación del Perdiguero de Burgos es de unos 58 días, desde que nacen son perros totalmente activos. Es necesario que se empiecen a desarrollar y sacar provecho a todas sus cualidades, por esa razón es importante entrenarlos desde que están chiquitos para que puedan aprender a cazar rápidamente. El Perdiguero de Burgos cuando está pequeño suelen ser muy activos y tremendos, contar con el espacio adecuado para que pueda correr y soltar toda la energía que pueden tener. [insert_php]$IDD=1990;$POSICION=»cachorros»;include «/var/www/html/PERRO.SHOP/php/includes/publi_amazon.php»;[/insert_php] RAZA DE PERRO ADECUADA PARA… PERRO PARA PISO URBANO PERRO PARA CASA CON JARDÍN ADECUADO PARA NIÑOS ADECUADO PARA TERCERA EDAD PERRO GUARDIAN PERRO DE COMPAÑÍA Principales problemas de Salud del Perdiguero de Burgos El Perdiguero de Burgos suelen tener problemas óseos, esto se debe principalmente a su tamaño. Si bien son, por lo general animales muy sanos, presentándose pocos casos no se descarta la posibilidad de que esto ocurra. Las enfermedades más comunes que tienen estos perros son: Displasia de cadera Se trata del desarrollo defectuoso de la cadera, específicamente de la articulación donde el acetábulo y la cabeza del fémur no concuerdan entre sí en su forma. Tiene una causa genética, es decir es hereditaria, aunque de cachorros, la cadera es perfecta con el pasar de los años va apareciendo, en diferente grados de complejidad. Displasia de codo Consiste en anomalías múltiples en la articulación del codo. Es de destacar, que esta articulación es sumamente compleja, por lo que la suma de síntomas darán pie al diagnóstico dado por el especialista. Epilepsia Es el trastorno neurológico más común en perros, se mantiene de por vida y causa convulsiones repetidas. Infecciones del oído Ante los síntomas de infección de oídos (el perro suele sacudir mucho la cabeza, enrojecimiento, fuerte olor entre otros) debemos acudir de inmediato al veterinario para evitar algo peor. En realidad es muy raro cuando un Perdiguero de Burgos se enferme, claro, siempre y cuando el dueño pueda mantener un cuidado específico, ya que tanto sus ojos, como sus orejas y patas pueden ser sitios muy delicados. Se debe tener en cuenta que si se ignora por completo a estos perros y se aburren pueden volverse muy inquietos y agresivos, por lo que la atención y el ejercicio para ellos es fundamental. La crianza del Perdiguero de Burgos debe ser totalmente vigilada, siendo bastante activo y al mismo tiempo lo suficientemente dinámica. [insert_php]$IDD=1990;$POSICION=»video»;include «/var/www/html/PERRO.SHOP/php/includes/publi_amazon.php»;[/insert_php] Video del Perdiguero de Burgos Enlaces de Interés https://es.wikipedia.org/wiki/Perdiguero_de_Burgos Otras Razas que te pueden Interesar Pastor Australiano Leonberger Cavalier King Charles Spaniel Sabueso Español RSS Feed Perros y lo que nos dicen al dormir 12 julio, 2021 Como dueños de perros, es probable que ya conozcamos cuando se siente cómodo, asustado o feliz. Pero nunca sobran métodos para llegar a conocerlo mejor. Es así como diversos estudios y etólogos caninos, han identificado una relación entre las posturas en la que los canes duermen y su personalidad. De esta manera, con sólo observar […] Trucos para acercarse a un perro desconocido 1 julio, 2021 Conoce la forma de acercarse a un perro de forma segura. Trucos a tener en cuenta La entrada Trucos para acercarse a un perro desconocido aparece primero en La más completa información sobre perros. Tienda online. Hora del baño: ¿Cada cuánto debo bañar a mi perro? 24 junio, 2021 Conoce los mejores trucos para bañar al perro. Mitos y verdades La entrada Hora del baño: ¿Cada cuánto debo bañar a mi perro? aparece primero en La más completa información sobre perros. Tienda online. ¿Tecnología en el mundo de las mascotas? 17 junio, 2021 Te has preguntado cómo funciona la tecnología aplicada al mundo de las mascotas La entrada ¿Tecnología en el mundo de las mascotas? aparece primero en La más completa información sobre perros. Tienda online. ¡A celebrar! Organiza las mejores fiestas para perros 10 junio, 2021 Aprende a preparar una extraordinaria fiesta para perros. Celebra sus momentos juntos La entrada ¡A celebrar! Organiza las mejores fiestas para perros aparece primero en La más completa información sobre perros. Tienda online. RAZA Perdiguero de BurgosHomePerros de CazaPerdiguero de Burgos Perdiguero de Burgos Perdiguero de Burgos El Perdiguero de Burgos ha de ser en su trabajo un perro completo, apto para el cazador que desee un solo perro para todo tipo de caza, terrenos y climas. MARCHA: Debido a sus angulaciones, carácter, estructura y tipo de fisiología, el Perdiguero es un trotador y como tal hemos de tratarle. Caza con el trote típico de los perros de muestra continentales afines a él, sosteniendo el mismo ritmo durante una jornada cinegética. El trote, que ha de ser amplio, cubriendo el suficiente terreno para que su búsqueda no sea restringida y sin embargo sea minuciosa y metódica, puede variar a galope corto y galope por algunas circunstancias en la búsqueda y el cobro. BÚSQUEDA: Ha de ser sistemática y minuciosa. El porte de cabeza será serio y elegante, elevando la nariz sobre la línea del dorso, con ligeras oscilaciones a viento o a tierra, según ventee de largo efectúe los cobros o siga rastros, peones, etc. Los lazos durante la búsqueda serán amplios, pero siempre encontraremos a nuestro perro a la mano y se le permitirá dar lazos repetidos si las circunstancias del terreno y la minuciosidad de la búsqueda lo requieren. El porte de la cola durante la búsqueda es un elegante movimiento de derecha a izquierda. Al encontrar emanaciones, el movimiento de la cola se tornará en una especie de lazos en forma de ocho que nos indica la proximidad o el paso de las piezas de caza. MUESTRA: Firme y seria, bien con los cuatro miembros posados o bien con alguna de las extremidades anterior o posterior elevada. Cabeza y hocico en dirección a la pieza más o menos elevada; serán preferibles naturalmente las cabezas altas durante la muestra que nos indicarán la mayor distancia de las piezas detectadas. Las orejas en alerta se colocan ligeramente hacia delante, la cola se mantendrá rígida y alta, sin movimiento cuando la muestra es firme. Si la pieza se mueve, como en el caso de la codorniz, se admite ligero movimiento de la cola, para entrar de nuevo en reposo y caer en una nueva muestra. Súbitamente en presencia de la caza, la muestra será de golpe. COBRO: El Perdiguero es un excelente cobrador, portará pelo y pluma incluso el zorro. La ventaja de esta raza en el cobro estriba en que es capaz de comportarse como un Sabueso cuando de piezas heridas se trata, perdiendo muy pocas, auxiliado de su potente nariz en el rastro. Su boca ha de ser muy suave, portando vivas las perdices alicortadas, la entrega será fácil y cariñosa. En el cobro de piezas de pelo heridas, rematará a la pieza sin deteriorarla, evitando que escape de nuevo o se oculte. Cobrará así mismo en agua por profunda que sea. No temerá a la zarza ni al espino. CARACTERÍSTICAS ESPECIALES DE LA RAZA Se valorará sobre manera la marcha, que ha de ser poderosa y no decaerá jamás. El Perdiguero cazará varios días seguidos con frio o calor, en monte o en llanura. Llama poderosamente la atención la dureza de sus patas, su rusticidad y su aguante para los cazaderos españoles en los que se ha formado y adaptado esta raza. Su muestra es segura y es típico de algunos ejemplares la efectúen de cara al cazador, muestra que se conoce con el nombre de “muestra y vuelta”. Es conocida por los cazadores su enorme resistencia al calor, que le hacen ser uno de los mejores perros de muestra para terrenos cálidos, refrescándose en arroyos, más que bebiendo y aguantando días enteros en los calurosos rastrojos. El perro Perdiguero de Burgos es también un excelente perro de pistas para caza mayor, especialidad heredada por sus más directos descendientes, los perros de muestra alemanes, y aunque rara vez late en el rastro, sí lo hacen de parada o a muerto y es sumamente valiente en el agarre. Se desecharan los ejemplares linfáticos, pesados, con ausencia de muestra, pendencieros y mordedores. El perdiguero es sumamente dócil para con el amo, su familia y otros animales domésticos. ORIGEN: España Publicación del estándar original válido: 26.05.1982 UTILIZACIÓN: Perro de muestra de pelo y pluma. El Perdiguero de Burgos es muy apreciado por los cazadores que desean un perro rústico, duro en cualquier terreno y tipo de caza, obediente; fuerte y sobre todo de excelentes vientos y método de caza, debido a su tranquilidad y aplomo en la búsqueda, así como a su muestra y su impecable cobro. Aunque empleado para piezas de caza menor, no desecha el rastro de piezas de caza mayor, en cuyo cometido demuestra gran bravura. Clasificación F.C.I.: Grupo 7 Perros de muestra. Sección 1.1 Perros de muestra continentales, tipo “Braco”. Con prueba de trabajo. APARICIENCIA GENERAL: Perro de caza de buena talla, eumétrico y mediolíneo. De cabeza bien desarrollada, tronco compacto y fuertes extremidades. Orejas caídas y pelo corto. Diámetro longitudinal lo más próximo posible a la altura a la cruz. Deben buscarse la proporcionalidad y la armonía funcional, tanto en la estática como en el movimiento. TEMPERAMENTO/COMPORTAMIENTO: Rústico, equilibrado, tranquilo y sentado; resulta ser un gran perro de muestra, especialmente indicado para la caza de piezas de pelo y pluma. De mirada dulce, muy noble, es una raza de excelente carácter, docilidad e inteligencia. Perro de muestra de pelo y pluma. El Perdiguero de Burgos es muy apreciado por los cazadores que desean un perro rústico, duro en cualquier terreno y tipo de caza, obediente; fuerte y sobre todo de excelentes vientos y método de caza, debido a su tranquilidad y aplomo en la búsqueda, así como a su muestra y su impecable cobro. Aunque empleado para piezas de caza menor no desecha el rastro de piezas de caza mayor, en cuyo cometido demuestra gran bravura. CABEZA: En conjunto: Grande y fuerte, de cráneo bien desarrollado; cara y hocico fuertes y orejas caídas en tirabuzón. El cráneo, visto de arriba, ha de ser moderadamente rectangular con disminución progresiva hacia la trufa, sin dar sensación de hocico puntiagudo. La relación entre la longitud del cráneo y la de la cara es de 6:5. Las líneas cráneo-faciales son divergentes. REGIÓN CRANEAL: Cráneo: Ancho, fuerte, abovedado y de perfil convexo; surco central bien marcado, cresta occipital poco pronunciada. Senos frontales acusados. Depresión naso-frontal (stop): Suave, poco acentuada. REGIÓN FACIAL: Trufa: Marrón oscura, húmeda, grande y ancha con ventanas bien abiertas. Hocico: Perfil recto o con ligerísimo acarneramiento hacia la trufa. Ancho en todo su largo, no ha de dar sensación de ser puntiagudo. Caña nasal ancha. Labios: Caídos sin flacidez. El superior cubrirá bien el inferior. El inferior forma comisura labial marcada. Las mucosas han de ser marrones. Mandíbulas / Dientes: Dientes fuertes, blancos y sanos; mordida en tijera. Existen todos los premolares. Ojos: Medianos, almendrados, preferiblemente oscuros de color avellana, de mirada noble y dulce, dando en algunas ocasiones sensación de tristeza. La piel de los párpados es medianamente gruesa, pigmentada al igual que las mucosas en marrón. El párpado inferior deberá ser lo más pegado posible al globo ocular. Orejas: Largas, caídas y de forma triangular. Insertadas a nivel de la línea de los ojos, en reposo caen graciosamente en tirabuzón. Sin ejercer tracción han de llegar a la comisura labial y no alcanzarán la trufa. Suaves y blandas al tacto, son de piel y de pelo finos; red venosa marcada. En atención de inserción más alta y conformación frontal más plana. Paladar: De rosadas mucosas con cuentas bien marcadas. Cuello: Fuerte y potente; parte ancho en la cabeza y se continúa con ligero ensanchamiento hasta el tronco. Borde superior ligeramente arqueado. Borde inferior con papada bien definida que, partiendo de ambas comisuras labiales, se presenta doble sin ser exagerada. CUERPO: En conjunto: Cuadrado, fuerte y robusto, de potente pecho y costillar, dando sensación de poder y agilidad. Cruz: Bien definida. Línea superior: Recta y horizontal o deseable con ligera caída desde la cruz. Nunca ensillada y sin oscilaciones durante el movimiento. Espalda: Potente y musculada. Lomo: Mediano, ancho y musculado, dando sensación de poder. Grupa: Ancha y fuerte. Su inclinación se procurará sea menor de 45° con respecto a la línea dorso lumbar y el suelo. Altura a la grupa igual o menor de la altura a la cruz. Pecho: Ancho y profundo, alcanza el nivel del codo; musculado y poderoso. Punta del esternón marcada. Costillas de buen desarrollo, redondeadas, no planas. Espacios intercostales bien marcados y amplios a medida que avanzamos hacia las costillas flotantes. El perímetro torácico ha de ser igual a la altura a la cruz más 1/4 de la misma. Vientres y flancos: Vientre moderadamente recogido hacia los genitales. Ijares descendidos y flancos bien marcados. Cola: De nacimiento grueso e inserción media. Se presenta amputada entre un tercio y la mitad de su longitud. EXTREMIDADES MIEMBROS ANTERIORES: En conjunto: Perfectamente aplomados, rectos y paralelos. Fuertes de huesos con metacarpos cortos y pies bien desarrollados. Hombros : Moderadamente oblicuos, musculosos. La escápula ha de tener aproximadamente la misma longitud del brazo. Brazo: Fuerte y bien musculado; su longitud será 2/3 de la del antebrazo. Codos: Pegados al tronco. Antebrazo: Fuerte de hueso, con tendones marcados. Recto y bien aplomado. Su longitud es doble a la longitud total desde el carpo hasta el suelo. Metacarpo: Visto lateralmente poco inclinado, es prácticamente la continuación del antebrazo. Fuerte de hueso. Pies delanteros: De gato, dedos apretados, falanges fuertes y altas. Uñas oscuras. Tubérculo plantar robusto, almohadillas muy anchas y duras. Membrana interdigital moderada. Angulaciones: Ángulo escápulo-humeral próximo a los 100°. Ángulo humero-radial próximo a los 125°. MIEMBROS POSTERIORES: En conjunto: Potentes y musculados, fuertes de hueso y bien aplomados con angulaciones correctas, corvejones bien marcados y angulados, dando sensación de potencia y solidez. Muslo: Muy fuerte y con clara apreciación de la musculatura, bien marcada y desarrollada. Su longitud es de 3/4 de la pierna. Pierna: Larga y fuerte de hueso con una longitud doble a la del metatarso. Corvejones: Bien marcados con nítida apreciación del tendón. Metatarso: Fuerte de hueso y perpendicular al suelo. Pies traseros: De gato al igual que en los miembros delanteros, aunque ligeramente más alargados. Angulaciones: Ángulo coxo-femoral próximo a los 100°. Ángulo femoro-tibial próximo a los 120°. Ángulo del corvejón abierto superior a los 130°. MOVIMIENTO: La andadura típica de la raza es un trote económico, suelto y potente sin tendencia a la lateridad y sin ambladura. PIEL: Elástica pero no despegada, gruesa, abundante, de color rosáceo sin manchas. Todas las mucosas serán marrones, jamás negras. PELAJE: Pelo: Tupido, de mediano grosor, corto, liso y repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Más fino en la cabeza, orejas y extremidades. Color: Los colores básicos del pelo son el blanco y el hígado. Estos colores se mezclan irregularmente, dando capas jaspeadas en hígado, hígado canoso, mosqueadas en hígado y otras varias combinaciones, según sea predominante el color hígado o blanco y según estén las manchas blancas más extendidas o cerradas. Una característica muy frecuente del pelaje, aunque no necesaria, es la mancha blanca nítida sobre la frente y las orejas siempre manchadas de color hígado homogéneo. Los pelos de color hígado pueden formar manchas nítidas bien definidas de dicho color distribuidas irregularmente por el pelaje del animal. Lo mismo puede suceder con los pelos blancos que pueden formar lagunas de este color sobre el pelaje sin que sean extremadamente extendidas. No se admiten jamás coloraciones negras ni los fuegos sobre los ojos y en las extremidades. TAMAÑO: Altura a la cruz: Machos de 62 a 67 cm, Hembras de 59 a 64 cm. Se observa en esta raza un elevado índice de dimorfismo sexual, siendo los machos más homogéneos y las hembras de altura más variable y menos corpulentas en general. FALTAS: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar. Perdiguero de Burgos Ir a la navegaciónIr a la búsqueda Perdiguero de Burgos Burgos Pointer.jpg Región de origen Bandera de Castilla y León Características Tipo perro Otros datos Federaciones FCI1​ [editar datos en Wikidata] El Perdiguero de Burgos es una raza de perro autóctona de España. Originaria de Castilla, sobre todo de la provincia de Burgos, esta raza rústica se destina a la caza y posee unas características excepcionales para la caza menor. Se trata de una raza de perro de muestra, (también llamada pointer o perdiguera). Índice 1 El origen del perro doméstico 2 El origen del perro de muestra 3 El origen del perdiguero de Burgos 4 Historia de 1911 a la actualidad 5 La raza a partir de 1911 6 Referencias 7 Véase también 8 Enlaces externos El origen del perro doméstico Para hacernos una idea de los orígenes del perro doméstico, del que descienden todas las razas actuales, la hipótesis más aceptada es que procede del lobo2​.3​ Cánidos y humanos hace 15.000 años seguían a los rebaños de otras especies de las que se alimentaban, y en ese tiempo, bien fuera porque los hombres observaron que podrían utilizar las habilidades de los cánidos para la caza, o bien porque estos aprendieron a alimentarse de los restos de las cacerías humanas, surge el primer contacto entre ambas especies.4​ Las primeras aportaciones del perro al hombre fueron dos: por un lado, la ya mencionada colaboración en la caza, y en segundo lugar, la protección de los campamentos. En este momento ya surge la necesidad de dos tipos de perros: uno formado por perros de caza y (…) otro formado por perros de guarda. (…) Pero pronto surge la domesticación de la oveja, que fue la segunda especie en hacerlo, y con ello aparece el perro de tipo Pastor (…), que colabora con el hombre en las labores de manejo (…). Por tanto, se puede admitir que estos fueron los principales troncos originarios del Perro Doméstico, y a partir de cruces, y de duros procesos selectivos apoyados en una gran variabilidad genética de partida, se ha llegado a nuestros días con la gran diversidad racial que conocemos (…).” Hasta aquí hemos visto cómo surgieron los primeros perros domésticos. El origen del perro de muestra El origen del perro de muestra, antes de la aparición de las armas de fuego, está en la caza con red y en la cetrería como ayudante de las rapaces. El perro de muestra nace ligado a la caza con red y la cetrería –en este último caso en España primero bajo influencia visigoda y musulmana después-, pero el siglo XVIII, época del nacimiento o consolidación definitiva de nuestra raza, se caracteriza por un abandono casi total de las actividades de cetrería, ya que no existen citas en la bibliografía de dicho periodo, por lo que la opción más lógica es ligar al perdiguero de Burgos con el establecimiento general de las armas de fuego que tiene lugar en esas fechas. De hecho, en el cuadro que veremos en el submenú siguiente se plasma perfectamente esa relación. El origen del perdiguero de Burgos La imagen más antigua que existe de perros de la raza aparece en el cuadro titulado “Retrato en traje de caza del Príncipe Carlos”, realizado por Rafael Mengs en 1765. En la parte inferior izquierda del cuadro nos encontramos con la inconfundible estampa de un perdiguero de Burgos: se representa perfectamente un perro de la raza ya en 1765. Aunque, como ya hemos visto, el perro de muestra nace ligado a la caza con red y la cetrería, en el siglo XVIII, época del nacimiento o consolidación definitiva de la raza –pues no existen citas ni representaciones anteriores-, la opción más lógica es ligar al perdiguero de Burgos con el establecimiento general de las armas de fuego que tiene lugar en esas fechas. De hecho, en el cuadro se plasma perfectamente esa relación. El perdiguero de Burgos nació ligado a las clases privilegiadas, ya que entonces el pueblo común tenía restringida la actividad cinegética, y debe asociarse por lo tanto, como en el propio cuadro se representa, a clases económicamente pudientes, aristocracia y clero, que son las que además pueden con mayor facilidad dedicarse a una labor de selección, ellos mismos o a través de sus Guardas de caza, para crear un perro adaptado y poder disfrutar de sus privilegios en la caza. La primera persona en exponer el origen de la raza en 1956 fue Don Fernando Huerta Ramírez, un gran defensor del perdiguero de Burgos.5​ Nuestra raza no surgió por casualidad: nuestros antepasados buscaban un perro que compaginase las virtudes de un perro de muestra con las de un perro de rastro. De hecho, del sabueso ha adquirido la facilidad de seguir los rastros, su afición a las piezas de pelo e incluso la caza mayor, su ladrido tan característico y las líneas cráneo-faciales divergentes, típicas de la raza. Del perro de muestra ha adquirido la capacidad de muestra, su sistema de caza, siempre pendiente del dueño, y el cobro o entrega de la pieza al cazador. Historia de 1911 a la actualidad Dispersión geográfica de la raza y el patronímico “de Burgos”. El apellido de la raza parece que intenta circunscribir al perdiguero a una zona determinada, cuando su dispersión geográfica históricamente ha sido mucho más amplia, y el único argumento a su favor es que en dicha zona la densidad de perros de la raza a comienzos del siglo XX era la más elevada en España. Durante finales del XIX y principios del XX era normal encontrar perdigueros en Madrid, Cataluña, distintas provincias de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, La Rioja, Navarra, y en general en el valle del Duero y valle del Ebro. Por lo tanto yerra quien intente circunscribir el ámbito del perdiguero a comienzos del 1900 en una zona determinada, si bien su origen está indudablemente entre ambos valles. La raza a partir de 1911 El perro Perdiguero de Burgos es una raza canina que posee un origen, al menos para mí, un tanto confuso, pues la ausencia de datos escritos y las escasas noticias que sobre ella poseemos nos inducen a creer que cinófilamente hablando es una agrupación étnica relativamente reciente, si la comparamos con otras razas caninas. Si cierto es que la evolución de las razas de perros de muestra ha tenido una marcha paralela a la que ha seguido el desarrollo de las artes y armas de caza, no es menos probable también que ciertas razas son el origen de las que posteriormente se han derivado de ellas. Los cazadores primitivos no conocían el perro de muestra y fueron precisamente los pueblos mediterráneos los que primero nos han dado noticias sobre el hecho de que el perro se quedase parado ante la presencia de la caza. El cazador apreció rápidamente la gran ventaja que suponía esta parada del perro, que dejaba a las piezas en una inmóvil atención que el hombre aprovechaba para lanzar la red sobre los animales y así capturarlos. Fueron aquellos primitivos perros capaces de pararse y parar a su vez la caza, los que inicialmente fueron seleccionados por el cazador hasta conseguir que la muestra rudimentaria que casi todos los depredadores poseen antes de lanzarse sobre su víctima se hiciese en ellos particularmente definitiva y firme. Los autores, como frecuentemente sucede, no logran coincidir en las teorías sobre orígenes de animales y mientras unos afirman que el perro de muestra es originario de Italia, otros opinan que de Francia o España (según la nacionalidad del autor) la que los vio nacer. Sobre la formación del actual perro Perdiguero de Burgos las noticias son nulas y únicamente podremos aplicar los parámetros que se estudian para formar una raza, que son: Tiempo y lugar de formación. Base genética aportada a la raza. Adaptación al medio en que nace. Aislamiento geográfico y consanguinidad operada. En cuanto al primero de ellos, al no ser una raza creada ex proceso por el hombre, con medidas dosis de una u otra sangre, tanto el tiempo como el lugar de formación son inciertos. Una raza no se cimenta en espacios de tiempo cortos y al no tener una selección inicial en un solo punto, no podemos pensar que el lugar de nacimiento ha sido solamente un determinado lugar. ¿Nació el Perdiguero en Burgos únicamente? Rotundamente: ¡No! Esta raza nació en la zona de Castilla que corresponde a lo que hoy es la mitad de la meseta norte. El nombre patronímico que hoy acompaña a la raza pertenece a la historia moderna. Más adelante explicaremos por qué. Para precisar el tiempo nos tendremos que guiar por noticias escritas y bibliografía en general, y aun así, como a continuación veremos, las descripciones de las razas son escasas y genéricas. La palabra «perdiguero» se repite con frecuencia en textos clásicos sobre venatoria y su referencia corresponde al perro cazador genérico de perdices, «perdicero» o «perdiguero», pero no se puede presuponer a la ligera que fuese ese perro un perdiguero de Burgos. En numerosos textos actuales podemos leer diversas teorías sobre el origen de la raza. El más absoluto confusionismo se desprende de su conjunto una vez analizados por separado. Los errores más frecuentes que demuestran una pobre labor de investigación son las siguientes: Asociar la palabra perdiguero a la raza Perdiguero de Burgos. Creer que los perros de muestra, según nos hablan los clásicos españoles, eran Perdigueros de Burgos y olvidar que fuesen otras razas. Definir como Perdiguero de Burgos a los perros que autores desde Velázquez a Goya han ido plasmado en numerosos lienzos donde se reproducen perros de caza. Definir incomprensiblemente y a la ligera al Perdiguero de Burgos como origen del pointer inglés, o bien en un alarde de entusiasmo patriótico, considerarlo además como el padre de todos los bracos europeos. Remitiéndose a los clásicos, encontramos que el Rey Alfonso XI en su Libro de Montería y el francés Gaston Phoebus, en las postrimerías del siglo XIV, nos hablan el primero de sabuesos y el segundo de un perro de pluma que el autor francés denomina "español", pero de pelo largo, de extraordinaria sagacidad para la caza de aves y que realizaba la muestra. Diálogos de Montería, manuscrito anónimo que se conserva en la Biblioteca del Escorial (s. XVI) en conversación mantenida entre los contertulios Montano y Silvano, nos da una interesante localización geográfica como cuna de buenos perros: Navarra. Nos habla también (página 467 y siguientes) de los perros agozcados – de la raza Goth- de los perros navarros y del cruce de ambas razas que nos dará como resultado un excelente perro de perdiz. Llegamos a la conclusión, tras hablar con numerosos hispanistas, incluso eminentes traductores y lingüistas de la Universidad Complutense, de que la palabra Goth significaba «godo» y que los perros agozcados eran los perros de caza de una minoría étnica humana conocida como Agotes y que vivían y viven en un barrio de Arizcum, llamado Bozate, en Navarra. El diccionario enciclopédico Espasa Calpe nos confirmó nuestra teoría. «En el valle de Baztán, en Navarra, existe una minoría étnica conocida como agotes en Bazote.» Los agotes navarros están racialmente emparentados con los agots o cagots, grupos étnicos que habitaron en Francia, desde Bayona a Bretaña. De cualquier forma estos nombres derivan de la palabra goth, godo. Estas agrupaciones étnicas se cree que descienden de los visigodos. Hace doscientos años se les intentó trasladar a una zona cercana a Madrid, llamada Nuevo Baztán, pero todos regresaron a Navarra. Su censo en 1949 era de 209 individuos (Espasa Calpe). Indudablemente la raza de perros que estos hombres poseían debía ser una subraza parecida al perro de muestra de pelo largo del Pirineo o simplemente la misma extendida en ambas vertientes de los Pirineos. Esta similitud entre razas pirenaicas queda avalada por la que existe entre pastores catalanes y pastores del Pirineo, mastines y montañas del pirineo o simplemente entre razas como los antiguos bracos d´Arriège y Carlos X y nuestros antiguos pachones como lo demuestran las fotografías que se muestran en el libro del Conde de Bylandt (finales del s. XIX). Juan Vallés en 1556, capítulo XVI, de su Tratado de Montería y Cetrería, nos habla de las mutilaciones en las orejas y cola de los perros para perdices, pero tampoco se refiere a la raza del Perdiguero de Burgos. Martínez del Espinar en 1644, en su libro El Arte de Ballestería y Montería (Pág. 58) nos cita el perro navarro o francés, ya que como antes decíamos se distribuía en ambos lados del Pirineo y nos presenta a un perro lento y cilíndrico (se refiere al tronco), pero de excelente nariz. Más adelante (Pág. 240 y siguientes) nos informa de los «perros de muestra», también denominados «ventores» ya que cazan, cito palabras textuales, «pico al viento.» La descripción es genérica en cuanto a la forma de cazar del perro, pero no define la raza en concreto. En el manuscrito anónimo del s. XVII De las Propiedades del Perro Perdiguero (Capítulo I) - Colección de los Duques de Osma - leemos otra descripción sobre la forma de conocer a los mejores cachorros, pero la cita también es genérica. Juan Manuel de Arellano en su libro Arte de Cazar (Pág. 96), nos hace leer en 1745, que al efectuar un apareamiento, tanto el macho como la hembra sean buenos en su género, y tampoco este autor nos habla del perro Perdiguero de Burgos. Inmanol Álvarez Arteche en su ensayo El Perdiguero ya habla de esta influencia del perro que también se dio en España, y en Navarra particularmente, al mismo tiempo que en Francia y que presenta una morfología muy parecida al Perdiguero de Burgos, una capa y una dominancia absoluta del pelo blanco e hígado sobre cualquier otro. Estas sangres y su intersección posterior han dado lugar a una raza definida genéticamente como tal y que con cierto aislamiento geográfico y consanguinidad ha llegado a ser la raza que hoy conocemos. Llegado a este punto debemos aclarar que diferencias morfológicas de tronco, cabeza y alzadas que aún poseen los Perdigueros de Burgos, eran en aquella época mucho más notables y que perros de la provincia de Burgos eran diferentes a los de Palencia e incluso dentro de una misma provincia las diferencias eran muy marcadas de los de un valle a otro. Es muy significativo que ningún autor nos haya discutido nuestra raza particularmente. Una simple cita geográfica o bien una descripción sobre el tamaño o la capa de nuestro perro hubiera sido suficiente para poder demostrar su conocimiento ya sea total o parcialmente. Al no ser así no podemos creer que la raza del Perdiguero de Burgos pasara inadvertida para nuestros escritores clásicos sobre venatoria. Tendremos que pensar más bien que aún no estaba consolidada, al menos con anterioridad al siglo XVII; por este motivo no llegó a describirnos la raza ni en nuestros textos ni en los de otros países ricos en libros sobre perros de caza. La literatura cinegética inglesa es particularmente rica y ni tan siquiera en el Sports-man´s Dictionary de 1735 se habla de esta u otra raza de perros españoles. Esta obra está escrita veintitrés años después del retorno de los oficiales del ejército inglés que combatieron en la Guerra de Sucesión Española. Los ingleses conocieron una raza de perros de muestra de los que hablaremos más adelante, pero no era la raza del Perdiguero de Burgos. Para concretar y ya que analizar textos tanto nacionales como extranjeros ha sido una de las constantes para poder escribir este artículo, adelantaremos ya que la más antigua descripción que sobre la raza conocemos se la debemos a un oficial alemán de la Legión Guelfa, más conocida como «The King´s German Legion» o legión alemana, era un cuerpo de mercenarios al servicio de la Corona Inglesa, bajo las órdenes supremas del general Wellington. Mandada por el coronel Rottembourg y el segundo inglés Day, llegó desde Hannover a Portugal en 1808, pasó la frontera por Fuentes de Oñoro y combatió en Talavera de la Reina y en Gamonal, batalla liberada cerca de Burgos, donde quedó de guarnición hasta el final de la guerra. Compuesta por hanoverianos, suizos, croatas e italianos y distribuidos en infantes, artillería y caballería. (Wellington´s Army, 1809-1814; C.W.C. Oman, 1913.). Pues bien, un oficial de este cuerpo de ejército, según el mayor Ludlow Beanish en su libro The History of de King´s German Legion, escribía en el inventario de embarque antes de regresar a su país, todas aquellas provisiones, materiales y animales que se embarcaban, y en este inventario se puede leer: «de la existencia de una raza de perros de caza en esta zona, que se crían con el nombre de Perdigueros de Burgos». El capitán Schewertfeger en Hannover, 1907, en su libro Geschichte der Koniglich Deutschen Legion cita también esta raza de perros como «regalos y presentes de los patriotas de aquellas tierras de Burgos» y da esa sucinta y gráfica descripción que tanto habíamos buscado inútilmente en textos clásicos: «Fuertes de cuerpo y cabeza, blancos y marrones, con manchas y pecas.» Estos ejemplares fueron trasladados a Alemania y darían origen poco tiempo después a una raza denominada como Perro de muestra de pelo corto de Wutembers, que fue una de las principales aportaciones genéticas para la selección del actual Kurzhaar o braco alemán, como normalmente se conoce a esta raza. Tenemos por lo tanto fechada en 1814 la primera denominación racial con el nombre y la descripción que sin equívoco alguno corresponde al perro que nos ocupa. Si en 1735 los ingleses habían estado con anterioridad en España, desconocen nuestra raza y la primera cita es en 1814, indudablemente entre aquellas fechas podemos cifrar el nacimiento del Perdiguero de Burgos como raza definida y con gran similitud a como hoy la conocemos. El estudio de los libros ingleses de caza nos abrió en nuestro trabajo una importante panorámica ante la cortedad de noticias y datos que poseíamos y resulta curioso ver como la documentación que sobre perros españoles de muestra que podemos encontrar en lengua inglesa es muy superior en cantidad y calidad a la de nuestras propias letras. Los ingleses conocieron los perros de punta navarros, de los que con anterioridad hemos tratado y está asimismo probado que en 1713, tras la Paz de Utrech, el ejército inglés introdujo en Inglaterra numerosos ejemplares de España y Portugal, que se distribuyeron por todo el territorio británico y fueron los núcleos genéticos de la selección posterior hacia el actual pointer inglés. Efectivamente los primeros y más importantes centros de selección de esta raza se encontraban en manos de grandes propietarios, militares o aristócratas, descendientes de los militares que vinieron a España. El cuadro incluido en el libro de Arkwright, «El Pointer y sus antecesores» pintado en 1768 por G. Stubbs, representa un pointer español y Arkwright aun sabiendo lo poco representativa que puede resultar la interpretación de un artista sobre su modelo, puede darnos una idea de cómo eran nuestros perros de muestra en el siglo XVIII; por otro lado esta representación es acorde con la de otros perros pintados contemporánea y posteriormente por autores españoles. El autor inglés continua citándonos el pointer del norte y del sur de Inglaterra, procedente de los que llevaron desde España y manifiesta abiertamente que el pointer inglés desciende de la raza de Navarra (Pág. 182). Es indudable, pues, que existía una raza de perros de muestra en España y Portugal, que siendo más antiguos que los Perdigueros de Burgos, habrían dado origen a la raza de pointer inglés una vez seleccionada. Arkwright nos habla con todo lujo de detalles sobre los pointers negros de Escocia procedentes de España (Pág. 109 y 117) y de la bondad de cruzar de nuevo con el pointer español para volver al origen (Pág. 182 y 188). El Shooter´s Preceptor en 1842 (pág. 6), nos habla por boca de su autor Johnson de la similitud observada por él entre el pointer portugués y español y la presencia de la doble nariz de algunos de estos perros, encontrados en un viaje que realizó a nuestra península. Todas estas citas sobre pointers españoles corresponden a perros que no son de la raza que nos ocupa sino ejemplares del antiguo perro de muestra ibérico. A todos aquellos aficionados a la bibliografía canina les recomendamos lean el libro El Pointer y sus antecesores, escrito en Inglaterra a principios de siglo y cuyo autor realiza un extenso, detallado y magníficamente documentado trabajo de investigación, en el cual el Perdiguero de Burgos no es citado. Este hecho puede demostrarnos claramente que aunque el autor Arkwright, que para escribir su libro trabajó durante diez años, viajando por diferentes países incluida España, la extensión y difusión de la raza Perdiguero de Burgos era tan escasa que pasó desapercibida ante sus ojos, aún a finales del siglo XIX. Los perros que nos presenta El Pointer y sus antecesores son de morfología y capas variadas, dentro siempre de un tipo fuerte y redondo y cabezas de cráneo anchos con líneas cráneofaciales convergentes, como corresponde a las de la pintura «El pointer español» de Stubbs. Todos estos datos nos hacen pensar que no fueron los perdigueros burgaleses los que saltaron a Inglaterra, sino el antiguo perro de muestra ibérico, que correspondía a un perro poco homogéneo pero con unas constantes mínimas que lo hacen poder ser definido como un tipo de morfología y cabeza bastante homogénea para una raza primitiva y sin seleccionar. Hay un dato muy esclarecedor que confirma esta teoría. En su libro Arkwright nos hace leer unas líneas encontradas en los libros de crianza de uno de los principales criaderos de pointer inglés, que partió con perros importados desde España, se refiere al criador MWR Pape, situado en Newcastle-om-tyne, donde el señor Pape escribía en 1894: «Hace ya cerca de 40 años que comencé a criar mi raza de pointers negros, e incluso los he tenido antes. Conseguí una perra pointer del almirante Mitford, que tenía una perrera de pointer muy famosa en su condado. Esta hembra trabajó con una maravillosa perfección, así que obligado por mis amigos cazadores, me decidí a reproducir con ella. Me habían dicho que en España la raza negra aún existía y que uno de mis amigos partía a ese país para comprar mineral de hierro y carbón. Yo le encargué que me procurase un perro. El tuvo la suerte de entrar en la casa de un gran propietario que tenía una raza de pointer españoles absolutamente negros. Le regalaron un macho fuerte y bueno y yo no he visto jamás una cabeza que me impresionara más que la de ese perro. Era pesado y masivo, muy fuerte, de excelente salud y uno de los perros más inteligentes que jamás he conocido. Yo lo cacé catorce o quince años. Su hijo procedente de un acoplamiento era también excelente. Lo conservé durante trece años y luego se lo regalé al general York (en América) que se sirvió de él durante tres años más. En todas sus cartas, el general que era un buen conocedor de perros me decía que no había visto jamás un perro semejante, sobre cualquier tipo de caza.» Autor : José Manuel Sanz Timón. Veterinario genetista En 1911 se crea la Real Sociedad Canina y empiezan a inscribirse los primeros perdigueros de Burgos. Pero nunca hubo una previsión ni se aplicaron a la cría conocimientos científicos y genéticos. La Guerra Civil supone un duro mazazo, los criadores dejan de inscribir ejemplares, las relaciones entre los distintos criadores se distancian y la consanguinidad remarca más sus perjudiciales consecuencias. La raza tiene una notable promoción los años siguientes a 1959, es lo que Ángel Martínez, en su publicación, denomina Efecto del Trielo: los estupendos artículos sobre la raza en la revista “Caza y Pesca” de Don Raúl García Bengoechea y de Don Fernando Huerta Ramírez, junto con el inmerecido premio dado por la Canina a “King II” darán lugar a una artificiosa Edad de Oro (el término Trielo fue acuñado por el director de cine italiano Sergio Leone para definir un duelo entre tres: Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef, en la película “El bueno, el feo y el malo”, en nuestro caso Don Raúl, Don Fernando y “King II”.) Pero esta Edad de Oro lo único que consiguió fue fomentar la reproducción de perdigueros bajo criterios exclusivamente mercantilistas, lo que originó ejemplares que ocasionaron lo contrario de lo previsto: el desprestigio de la raza. Tras la formación a principios de los 80 de las Asociaciones de razas autóctonas, surgen colectivos que consiguen la recuperación de ejemplares. Actualmente la raza se encuentra libre del riesgo de desaparición que la ha amenazado siempre, pero se enfrenta a nuevos peligros que evitan su consolidación entre las razas de primera línea. El mercantilismo, el egocentrismo de quienes se creen en posesión de la verdad indiscutible, los intereses personales y las opciones sin futuro a largo plazo pueden sumir de nuevo en el futuro a la raza en el pozo del olvido. (Textos seleccionados del libro “El perdiguero de Burgos: historia, características y futuro”, de Ángel Martínez Ibáñez, editor de esta información). Referencias Federación Cinológica Internacional: Grupo 7 Sección 1 subst:#90 Camacho, M.E.; et alli (1996). «Antepasados del perro, domesticación y evolución». Canis et Felis (Revista) (20). «Sobre el origen del perro doméstico existen varias teorías: que desciende del lobo (teoría más consolidada), que desciende del chacal e incluso que desciende de un ancestro independiente del que no existen evidencias arqueológicas (eslabón perdido)». Jordana, J.; P. Folch (1996). «Relaciones filogenéticas de los cánidos». Canis et Felis (Revista) (20). «El perro doméstico es un pariente extremadamente cercano al lobo gris difiriendo en sólo un 0,2% en la secuencia de sus ADN-mitocondriales». Zeuner (1963). A History of Domesticated Animals. New Cork: Hutchinson. Huerta Ramirez, Fernando (Noviembre de 1956). «Perros de caza de España y de otros países». Caza y Pesca (Revista): 672. «Es de suponer que también provengan estos animales de acertados cruces de nuestro antiguo perro de muestra español (el tan citado “old spanish pointer” de los ingleses), del que conserva las preciosas cualidades que le afamaron, y (…) del sabueso». Véase también Categoría:Perros cobradores Ver el portal sobre Perros Portal:Perros. Contenido relacionado con Perros. Enlaces externos Más información sobre la raza

¿Le gustaría recibir señales de trading Gratis?

Pulse aquí para registrarse y obtener señales de trading gratis en su movil

Aprende a generar ingresos con tu propio capital


Referencias:

Burgos Baena, Agustín (2022). Razas de perro


Sobre el autor

Dr. Agustín Burgos Baena


Catedrático - investigador - inversor, ofreciendo mis servicios y conocimientos a empresas (consultoría), universidades (formación), estudiantes (tesis) y público en general (inversiones).

Disponibilidad para impartir formación, consultoría empresarial, conferencia y/o cualquier otro tipo de servicio. No duden en ponerse en contacto conmigo a través del siguiente enlace.

Contacto.



Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Perdiguero de Burgos. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/ayudando_mascotas/perdiguero_burgos.html

 

Experts Training (2017)