Los mercados financieros

Los mercados financieros

Introducción a los mercados financieros

Los mercados financieros se pueden observar desde distintos puntos de vista, en este caso, el más acertado sería observarlo desde el punto de vista de la economía, el cual establece que un mercado financiero es un espacio físico, virtual o ambos el cual se emplea para realizar intercambios de instrumentos financieros entre los inversores que participan en el mercado y los cuales, mediante la libre oferta y demanda.
Los mercados financieros pertenecen al sistema financiero y se encuentra formado por el conjunto de mecanismos, reglas y procedimientos en virtud de facilitar el intercambio y facilitar la liquidez a los activos financieros y reducir los costes de transacción de los mismos. En general, cualquier mercado de materias primas podría ser considerado como un mercado financiero si el propósito del comprador no es el consumo inmediato del producto, sino el retraso del consumo en el tiempo. Los mercados financieros están afectados por las fuerzas de oferta y demanda. De manera simplificada la función de los mercados es colocar a todos los vendedores en el mismo lugar, haciendo así más fácil encontrar posibles compradores.
Cuando el mercado realice con una mayor eficacia su función dotar de liquidez al mercado, este se aproximara a la idea de mercado perfecto, en el que todos los operadores puedan obtener la información completa sobre el mercado sin costes, los precios de los activos financieros sean independientes del comportamiento de la oferta y demanda además de que los costes de transacción sean nulos.
Los mercados financieros al desarrollar su actividad dentro de un sistema financiero permiten:
  • El aumento del capital (en los mercados de capitales).
  • La transferencia de riesgo (en los mercados de derivados).
  • El comercio internacional (en los mercados de divisas).
  • Son usados para reunir a aquellos que necesitan recursos financieros con aquellos que los tienen. (Meoño, 2006)


Hipótesis del mercado eficiente

Fama (1973) establece la hipótesis del mercado eficiente. Esta hipótesis habla de que el mercado es eficiente y los precios de las acciones son el reflejo de toda la información disponible para los inversores.
Fama estima que los mercados no tienen memoria y lo que ocurriera en el pasado no tendría por qué repetirse, además de que todos los inversores tienen la misma información disponible.
Los activos financieros entran en competencia entre sí, puesto que es la única manera de que toda la información que afecte al valor intrínseco de los títulos se refleje inmediatamente en sus precios.
Todos los títulos están perfectamente valorados, los inversores obtendrán un rendimiento sobre su inversión que será el apropiado para el nivel de riesgo asumido.
Por otra parte, esta hipótesis se puede dividir en tres tipos de eficiencia con implicaciones distintas para los mercados financieros, según Harry Roberts (1967) se encuentra la hipótesis débil, la semifuerte y la fuerte. La primera hipótesis muestra que una acción refleja totalmente la información anterior y supone que no se puede conseguir rendimientos superiores mediante el análisis técnico. La segunda hace referencia a que el precio muestra la información anterior y la actual publicada de manera pública. Por último, la hipótesis fuerte supone que el precio refleja absolutamente toda la información del título. (Braun, 2008)
Esta eficiencia del mercado es una consecuencia de la amplitud, la transparencia, la profundidad, la flexibilidad y la libertad imperante en la economía y en el mercado, las cuales se encuentran interrelacionadas entre sí. (Ergonomista)
La amplitud hace referencia a la cantidad de títulos que se negocian en el mercado de forma que cuantos más activos se negocien en el mercado más estabilizado estarán los activos cotizados en dicho mercado.
Un mercado es más transparente cuanto más barata resulta la información a la que pueden acceder los inversores. De esta característica se desprende la integración del mercado y que este no se encuentre fragmentado.
La profundidad de un mercado hace referencia al volumen de transacciones que se registran en cada activo.
La flexibilidad hace referencia a la capacidad de reacción de los mercados financieros.
La libertad se refiere a la ausencia de limitaciones para participar en el mismo, ya sea como comprador o como vendedor.

Funciones de los mercados financieros

Los mercados financieros, dentro del amplio abanico de actividades que realizan las cuales tienen una labor esencial para la economía, entre sus funciones se pueden encontrar las siguientes:
Establecer los mecanismos que posibiliten el contacto entre los participantes en la negociación.
Fijar los precios de los productos financieros en función de su oferta y su demanda.
Reducir los costes de intermediación, lo que permite una mayor circulación de los productos.
Administrar los flujos de liquidez de productos o mercados dados a otros.

La importancia socioeconómica del mercado de valores

Además de las importantes actividades que realiza el mercado de valores, mencionadas anteriormente, se puede resumir que la principal función del mercado es la de captar el capital de los excedentes de capital para otórgaselo a las deficitarias para que puedan llevar a cabo sus proyectos de inversión.
El financiamiento bursátil es una actividad esencial para las economías, y aquí permite que los ahorradores inviertan su capital para que las compañías o agentes deficitarios adquieran financiación y con ello puedan llevar a cabo su actividad, todo ello a cambio de un rendimiento. Al recibir el capital las empresas pueden desarrollar nuevos proyectos que a su vez generarían el crecimiento de la compañía y del número de puestos de trabajo, reduciendo el desempleo.
Por otra parte, en el ámbito público, se puede citar que en el mercado de valores, también se coloca la deuda pública del país facilitando con esta institución el acceso a capital a un coste económico.
Ahora bien, si no se concentra la atención en las actividades de financiamiento empresarial que se llevan a cabo, por medio del mercado de capitales, cabe señalar que éstas se refieren a la colocación (venta) de acciones, que les permiten obtener el financiamiento requerido para desarrollar sus operaciones y proyectos de expansión.
La actividad de financiamiento empresarial y gubernamental, por medio del mercado de valores constituye una amplia y compleja actividad, que se realiza mediante experimentados intermediarios bursátiles.
Gracias a la bolsa de valores, se puede producir un doble efecto positivo, tanto para el inversor, como para la compañía. En el caso del inversor este puede conseguir un rendimiento por el capital aportado a la empresa, beneficio directo, además el inversor también financia proyectos que benefician a la sociedad de forma indirecta por los proyectos de inversión que se generan gracias a la obtención de capital.

Tipos de mercados financieros:

Al estudiar a los mercados financieros se tiene que decir que estos pueden ser divididos en diferentes subtipos:

Por los activos transmitidos

En función de los tipos de activos transmitidos en el mercado se pueden clasificar en:

Mercado monetario: El mercado monetario es aquel en el que se intercambia dinero u otros activos con la característica de ser un mercado de gran liquidez ya que se negocian títulos de corto plazo, es decir, el vencimiento de estos títulos es inferior a un año. Se negocia con dinero o con activos financieros con vencimiento a corto plazo y con elevada liquidez, generalmente activos con plazo inferior a un año.

Mercado de capitales: En este otro tipo de mercado, al contrario que el monetario, se negocian títulos de mayor plazo, medio y largo plazo, los cuales superan el año de negociación siendo el vencimiento a medio plazo entre 2 y 4 años, mientras que en el largo plazo se refiere a periodos superiores a los 5 años. Estos tipos de títulos son esenciales para las empresas y la economía ya que al emitirse a este tipo de plazo permiten la realización de ciertos procesos de inversión que solo puede darse en procesos de plazo superior. (Martin, 2004)

En función de su estructura

Mercados organizados: Los mercados organizados son aquellos en los que todos los contratos negociados en él y los instrumentos financieros se encuentran sometidos a una serie de requisitos establecidos por la autoridad.
Generalmente estos mercados tienen sus productos negociados respaldados por un fondo de compensación y liquidación gestionado y controlado por una institución que vela por el buen cumplimiento de las condiciones y resoluciones de los contratos según los estándares.

Mercados no-organizados denominados en inglés ("Over The Counter"):
Al contrario que el mercado organizado, no se encuentran controlados o regulados. Tan solo existe un acuerdo contractual entre las partes en donde se determina el nominal del contrato, la fecha de vencimiento, el plazo, las condiciones, la liquidación, etc. Obviamente al no estar regulados estos mercados se produce un fuerte incremento del riesgo en dicho mercado, en comparación con el mercado organizado. (Martin, 2004)

Según la fase de negociación de los activos financieros

Mercado primario:
El mercado primario es aquel donde se produce la emisión de los títulos negociables en el mercado y donde se ponen por primera vez a la venta, después de que las entidades que necesitan recursos financieros y acuden a este mercado oferten sus títulos. En este mercado es donde las empresas captan los ahorros y obtienen la nueva financiación para posteriormente pasar a ser negociados en el mercado secundario. (Martin, 2004)

Mercado secundario:
Sólo se intercambian activos financieros ya existentes, que fueron emitidos en un momento anterior. Este mercado permite a los tenedores de activos financieros vender los instrumentos que ya fueron emitidos en el mercado primario (o bien que ya habían sido transmitidos en el mercado secundario) y que están en su poder, o bien comprar otros activos financieros. (Martin, 2004)
Existe una clara diferencia entre el mercado primario y el secundario, en el mercado primario supone una ampliación de capital de la sociedad. Mientras tanto, las acciones del mercado secundario son títulos valores ya existentes en la sociedad que no suponen un aumento del capital social.

Según la perspectiva geográfica

Mercados nacionales:
Los mercados nacionales, son aquellos mercados que los activos financieros se encuentran denominados en la moneda del país de residencia en los que intervienen.

Mercados internacionales:
Mientras tanto, los mercados internacionales se encuentran denominados en monedas distintas a la del país de residencia donde interviene.

Según el tipo de activo negociado

Mercado tradicional:
En el que se negocian activos financieros como los depósitos a la vista, las acciones o los bonos.

Mercados bursátiles:
En estos mercados se proveen financiación emitiendo acciones y permitiendo el intercambio de estas por otras entre los agentes económicos.

>Mercados de bonos:
El mercado de bonos provee de financiación por medio de la emisión de bonos y permiten el intercambio de estos títulos.

Mercado alternativo.
En el que se negocian activos financieros alternativos tales como inversiones en cartera, pagarés, factoring, propiedad raíz, en fondos de capital privado, fondos de capital de riesgo, fondos de cobertura (hedge funds), proyectos de inversión entre muchos otros. (Martín, 2004)

Otros mercados

Mercados de commodities:
Este tipo de mercado permite comerciar con productos cuyo valor viene dado por el derecho del propietario a comerciar con ellos, no por su derecho de uso. Suelen ser materias primas como: trigo, petróleo, etc.; o productos semielaborados: cobre, celulosa, soja, etc.

Mercados de derivados:
En este otro mercado se intercambian un conjunto de instrumentos financieros, cuya principal característica es que están vinculados al valor de un activo que les sirve de referencia, algo que surgió para cubrir las fluctuaciones de precios que sufrían particularmente las operaciones de compra-venta de productos agroindustriales. Los principales derivados financieros son: futuros, opciones, warrants, swaps…

Mercados de seguros:
El mercado de seguros permite la redistribución de riesgos diversos como en el caso de contratos de seguro.

Mercado de divisas:
Por último, el mercado de divisas permite el intercambio de monedas extranjeras. (Martín, 2004)



Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Los mercados financieros. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/analisis-bursatil/los_mercados_financieros.html

         

Experts Training (2017)