Los activos financieros

Los activos financieros

Los activos financieros se pueden clasificar en multitud de formas sobre todo considerando el riesgo asumido la rentabilidad esperada entre otras muchas situaciones.

Las acciones

Definición de acciones:

Las acciones son las partes iguales en las que se divide el capital social de una sociedad anónima. Estas partes son poseídas por una persona, que recibe el nombre de accionista y representan la propiedad que la persona tiene de la empresa, es decir, el porcentaje de la empresa que le pertenece al accionista.
Acciones cotizadas y acciones no cotizadas Las acciones cotizadas son aquellos las partes alícuotas del patrimonio de la empresa que se pueden vender y comprar libremente en un mercado secundario oficial (Bolsa de valores). Las compañías deben de considerar una serie de requisitos antes de poner en circulación este instrumento financiero. Para el inversor, la principal ventaja que existen entre las acciones cotizadas y las no cotizadas, es que en el caso de las acciones cotizadas le permite deshacer la inversión en el momento que estime oportuno sin tener que esperar tanto tiempo como en el caso de las no cotizadas, ya que el inversor no tendrá que buscar por su cuenta un comprador para las acciones. Por otra parte, el precio de intercambio entre las partes interesadas se encuentra formado objetivamente por el mercado.

Precio y valor de las acciones El precio de una acción no es sinónimo de su valor, ya que lo que determina definitivamente la cotización de unas acciones es la oferta y demanda en el mercado. Una empresa emite una cantidad limitada de títulos, por lo que si hay más compradores que vendedores, subirá su precio.
La oferta y la demanda dependen de la valoración que los inversores hacen sobre la empresa que emite las acciones. Los principales factores de los que depende esta valoración son las expectativas sobre el beneficio futuro de la sociedad, su tasa de crecimiento y la evolución prevista de los tipos de interés. Y otros factores más generales también influyen, como las expectativas sobre la evolución económica y la confianza de los inversores.

Cuando se habla de acciones, la palabra valor puede significar varias cosas:
Valor nominal de una acción: El resultado de dividir el capital social de la empresa entre el número de acciones emitidas.

Valor de mercado de una acción: El precio de cotización de la empresa en el mercado de valores, resultado de la oferta y la demanda, por lo que varía continuamente.

Valor de mercado de una empresa: Su capitalización bursátil, es decir, el precio de cotización de una acción multiplicado por el número de acciones emitidas.

Valor contable de una empresa: Es el patrimonio neto de una empresa, es decir, el valor de los recursos propios que aparecen en balance.

Valor contable de una acción: Es el valor contable de la empresa dividido entre el número de acciones emitidas. Normalmente, el precio de una acción es mayor que su valor contable, pero no siempre.

Valor de liquidación de la empresa: Es el precio de venta estimado en el caso de que se liquidaran sus activos y se cancelaran sus deudas. Para un inversor, que suele busca empresas con capacidad para generar beneficios en el futuro, el valor de liquidación tiene poco interés.

Valor actual: Es el valor, en el día de hoy, de la corriente de flujos futuros que se espera de una inversión, a un tipo de interés determinado.

Valor fundamental o intrínseco: No se trata de un valor exacto, ya que depende de previsiones futuras de beneficios que pueden variar según el analista que las realice. Para su cálculo, un tanto complicado, se analizan una serie de “fundamentos” empresariales, incluyendo ventas, beneficios, recursos propios, activo, perspectivas de negocio, etc.
Atendiendo a esto, un inversor en renta variable o acciones de empresas debe prestar especial atención que cuando el valor de una empresa se encuentre alcista por lo que el inversor compra títulos, cuando se piensa que va a caer se venden títulos.


Tipos de acciones

Casi todas las acciones negociadas en las bolsas de valores son acciones ordinarias. Dan derecho a participar en el reparto de beneficios y en el patrimonio resultante de una liquidación, a la suscripción preferente en la emisión de nuevas acciones o de obligaciones convertibles en acciones, a asistir y votar en las juntas generales de accionistas y a impugnar los acuerdos sociales.
Existen otros tipos de acciones que tienen pequeños matices en cuanto a los derechos incorporados, como las acciones preferentes, nominativas, sin derecho a voto y rescatables. Sin embargo, se tratan de emisiones muy escasas en el mercado español.
Para el inversor es mucho más interesante conocer otros criterios de clasificación:
Según la “calidad” de la empresa emisora: Valores con alta calidad: Estos comúnmente se denominan como Blue Chips. Estas compañías se identifican por contar con una sólida estructura económico-financiera consecuencia de una alta capitalización bursátil y elevada liquidez de sus títulos. En cuanto al negocio de estas empresas, los blue chips cuentan con una importante cuota del mercado del sector donde realizan su actividad.
Valores de calidad inferior: Estos valores se suelen denominar valores especulativos y más coloquialmente chicharros. Al contrario que los blue chips, estas empresas son de tamaño pequeña o mediana capitalización, no tienen cuotas de mercado tan elevadas como las anteriores y además su estructura económica y financiera no son tan estables como las anteriores.
Según lo “cíclico” que sea el sector: Acciones cíclicas: Las acciones que se encuentran dentro de las acciones cíclicas son aquellas las cuales su actividad principal se encuentra fuertemente influida por la situación económica del país de forma que en periodos expansivos, su bienes y servicios serán muy demandados mientras que en los periodos recesivos y crisis, su volumen de ventas se reduce enormemente.
Los sectores más identificativos de este tipo de acciones son las de la construcción y el automóvil.
Acciones defensivas: Al otro extremo están las acciones de empresas menos afectadas por las subidas y bajadas de la economía en general. Estas acciones son más estables durante tiempos difíciles porque la demanda de los consumidores no disminuye de forma tan dramática durante ciclos negativos.

Según su “previsión” de beneficios y de revalorización: Acciones tipo “ingresos” o “de renta” (income stocks): Son acciones de empresa tipo “blue chips” que generan ingresos por dividendos de forma regular. Su precio por acción suele ser alto, y el inversor no espera realizar ganancias por su revalorización (plusvalía), pero se consideran las acciones de menor riesgo a largo plazo.

Factores que influyen en el precio de una acción:

En el mercado de la renta variable son muchos los factores que influyen en la variación de los precios de las acciones.
Entre todas ellas las más importantes son los resultados de las compañías, los dividendos, las noticias económicas y los cambios generales en el mercado.
Los beneficios obtenidos y los dividendos que pagan las compañías a sus accionistas son la muestra más clara de la evolución de la empresa exponiendo fácilmente la situación que se esconde detrás de las acciones, por este motivo, son los dos factores que más influyen en la variación de los precios de las acciones.
Los dividendos: Los dividendos son los repartos de beneficios que ofrecen las empresas repartir entre sus propietarios como remuneración del capital invertido. Por esto, las acciones de las compañías con dividendos crecientes suelen subir su precio, mientras que las de las que los reducen suelen experimentar una bajada. Este tipo de rendimiento tiene como característica que es variable ya que su rendimiento depende de los rendimientos obtenidos por la empresa y la política de retribución.
A la hora de invertir en una determinada compañía el inversor debe de tener en cuenta los dividendos repartidos y el potencial de crecimiento de los beneficios y de su futura política de dividendos. De esta forma se pueden producir dos tipos de inversores, aquellos que traten de localizar valores con un alto pago de dividendos pero estos son menos estables y otros que traten de encontrar compañías que ofrezcan dividendos con menores plusvalías pero más estables.
La influencia del dividendo en la cotización del título es que una vez que la compañía ha repartido los dividendos la cotización suele reflejar este rendimiento y caer en dicho importe.
El sistema de corrección se emplea para estimar la corrección que sufrirá un determinado valor al pagar el dividendo. Todo ello se realiza tomando como ejemplo el dividendo anterior.
El reparto de dividendos aunque provoque la caída de la cotización de la empresa la rentabilidad general es positiva ya que el inversor suele recibir junto con el dividendo la remuneración de la cuenta a un determinado porcentaje nominal semestral lo cual unido al dividendo significará un incremento del rendimiento obtenido.

Noticias económicas: Son todos los hechos y publicaciones de datos relevantes que realizan los gobiernos y grupos importantes en relación con la economía.
Estas son oportunidades extraordinarias para conseguir un rendimiento mayor por el movimiento de los precios.
En el caso de las publicaciones económicas suelen estar establecidas con meses de antelación y al inversor se le ofrece la posibilidad de poder intuir el contenido de esta publicación.
Si los datos son distintos a los que el mercado esperaba se producirán grandes movimientos de ajuste, al alza o a la baja. Si coincide con lo que esperaba el mercado no se producirán grandes cambios
En el caso de hechos relevantes siempre se producen movimientos al alza o a la baja que cuando se estabilice la situación tienden a corregirse.
Cambios generales en el mercado: Cuando un mercado se encuentra en una fase de expansiva, la mayor parte de los precios de las acciones crecerán, puesto que la compañía como la economía tenderá a mejorar.
Así mismo, cuando una economía se encuentra en fase recesiva la mayor parte de las acciones caerán porque tanto el valor como la economía tienden a empeorar.
Como ya se verá en el apartado de fuerzas del mercado se pueden encontrar sectores del mercado que estén al alza y a la baja en función del ciclo económico de ese momento.

La evolución de los tipos de interés a largo plazo El riesgo de crédito del emisor
Las emisiones de títulos semejantes a los de la empresa en cuestión. La rentabilidad obtenida por ellas determinan la cotización de las acciones existentes en el mercado.

Variables de una inversión: Las cantidades dedicadas para inversiones de los agentes dependen de distintas variables. Los tres factores que condicionan más decisivamente a esas cantidades son:
  • Rendimiento esperado:
    El rendimiento esperado puede ser positivo o negativo. Este es la compensación obtenida por la inversión, es decir, la rentabilidad
  • Riesgo aceptado:
    La incertidumbre sobre cuál será el rendimiento real que se obtendrá al final de la inversión, que incluye además la estimación de la capacidad de pago (si la inversión podrá pagar los resultados al inversor)
  • Horizonte temporal:
    Puede ser a corto, medio o largo plazo; es el periodo durante el que se mantendrá la inversión


Estos son los activos financieros con mayor riesgo y que a su vez ofrecen una mayor rentabilidad al inversor.

Renta fija:

La renta fija es la inversión en deuda, tanto de empresas como de Estados, en los que el emisor se encuentra obligado a realizar una serie de pagos como remuneración al capital aportado por el tenedor de la deuda y al final del periodo se realiza la devolución del capital invertido.


Materias primas:

Las materias primas representan a la cotización de las materias primas.


Divisas:

Estos activos hacen referencia a la cotización de las divisas de los distintos países, los cuales cotizan por pares de divisas.


Estos son una descripción básica y rápida de los activos financieros más importantes que existen, normalmente se pueden encontrar otros.


Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). Los activos financieros. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/analisis-bursatil/los_activos_financieros.html

         

Experts Training (2017)