La ingeniería financiera

La ingeniería financiera

Muy relacionado con la innovación financiera se encuentra la ingeniería financiera. Mientras que la innovación financiera se puede definir como la creación o modificación de un producto financiero y su introducción en el mercado. La ingeniería financiera, se emplea para referirse al uso de diferentes activos financieros para modificar las características de los instrumentos financieros y obtener otro con otras propiedades que puedan satisfacer las necesidades de los inversores. (Lawrence, 1994)
Generalmente la ingeniería financiera se enfoca en tratar de disminuir lo máximo posible el nivel de riesgo, todo ello a través de sustituir todo el riesgo por certeza o sustituir el riesgo perjudicial dejando solamente el riesgo beneficioso.
Considerando los factores que han influido en la aparición de la ingeniería financiera se pueden destacar los siguientes:
En primer lugar, el paso de los tipos de cambio flotantes, los cuales provocaron fluctuaciones importantes en los tipos de cambio tras la caída del sistema de Bretton Woods acompañado de la existencia de elevadas tasas de inflación. Todo ello conlleva un aumento de la volatilidad del tipo de interés y del tipo de cambio, con el crecimiento de la incertidumbre, su evolución y la necesidad de cobertura.
Como segundo factor se encuentran los ordenadores y la tecnología de la información, con la suficiente agilidad y fiabilidad para su utilización en los mercados financieros, con rápida transmisión de las cotizaciones, haciendo que los mercados sean más perfectos.
En tercer lugar, la innovación y el crecimiento económico mundial, con la creciente internacionalización de los mercados financieros, salvando las barreras creadas por los sistemas de controles de capitales.
El cuarto factor es la regulación y desregulación de los mercados financieros, salvando las barreras creadas por los gobiernos desde una doble perspectiva: en su condición de generadores de innovaciones financieras, dada la necesidad de búsqueda de nuevas vías de financiación que permitan afrontar el déficit público, y en su condición de inductor indirecto de innovaciones privadas a través de la vía legislativa.
El sexto factor es la incidencia negativa en la solvencia de las entidades de crédito que tuvieron fenómenos tales como la crisis de deuda exterior de los países en desarrollo y las crisis sectoriales. (Sanz 2000)
Por último, el séptimo factor es la necesidad de encontrar fórmulas más eficientes para la cobertura de riesgos.
Por otra parte, la ingeniería financiera tiene un importante elenco de aplicaciones las cuales se pueden resumir en cuatro rubricas:
Cobertura. La cobertura, generalmente se emplea para reducir el nivel de riesgo. Su realización consiste en aportar parte de sus fondos para que se pueda tomar la posición contraria a la que actualmente se mantiene en el activo considerado por el inversor. De esta forma, si el desarrollo del precio del activo se mueve en contra de lo que se esperaba en un principio, los beneficios generados por la cobertura reducirán considerablemente las pérdidas potenciales.
Especulación. La cual se produce cuando un inversor pretende obtener un rendimiento extraordinario de su apreciación del mercado.
Arbitraje. Dadas las relaciones matemáticas que vinculan los precios de instrumentos financieros comparables, ofrecen la posibilidad de obtener estrechos márgenes cuando los precios en los mercados se salen de la línea marcada o establecida.
Estructuración. La ingeniería financiera puede utilizarse para reestructurar las características de una transacción o exposición en particular.
Las consecuencias de la innovación financiera se hacen patentes en la economía a nivel mundial.
Se ha rebajado sustancialmente el coste de realizar muchas clases de transacciones financieras: la posibilidad de transformar posiciones en los mercados de renta fija en productos de renta variable o la inversa, puede realizarse en un menor número de operaciones, lo que conlleva un menor coste financiero de su gestión.
Permite compartir el riesgo de manera más efectiva, desplazando el riesgo de las entidades adversas al mismo a aquellas otras que lo encuentran deseable.
Permite una óptima asignación de recursos en el sistema financiero.
Obliga a redefinir los agregados de la política monetaria y a flexibilizar su consecución, además de dar lugar a la introducción de nuevas variables, como el tipo de cambio, como objetivo intermedio.
Obligan a redefinir los objetivos sobre la supervisión del sistema financiero, porque gran parte de los nuevos productos financieros surgidos eluden los antiguos controles establecidos.
Por último, cabe mencionar cuales son los instrumentos financieros que constituyen este mercado. Generalmente este mercado se encuentra formado por cuatro tipos de instrumentos financieros, los contratos Forward o a plazo, futuros financieros sobre materias primas, opciones, tanto reales como financieras y permutas financieras o swaps.
Estos productos, calificados como derivados financieros permiten la construcción de una importante diversidad de figuras, verdaderos productos de la ingeniería financiera.



Señales de trading

Fuentes:

Burgos Baena, Agustín (2017). Análisis bursátil avanzado


Sobre el autor

Datos de contacto del autor

Agustín Burgos Baena
Agustín Burgos Baena

Doctor en Administración y Máster en finanzas en dirección financiera de empresas, análisis bursátil, valoración de empresas y gestión de activos financieros y bancarios.





Citar:

Burgos Baena, Agustín. (2017). La ingeniería financiera. Recuperado de: http://www.xprttraining.com/analisis-bursatil/la_ingenieria_financiera.html

         

Experts Training (2017)